Diario y Radio U Chile

Escritorio

La Feria del Libro de Santiago, en medio de una grave crisis

Más de 80 editoriales anunciaron que no asistirán a la próxima edición del evento, por diferencias con la Cámara Chilena del Libro.

Diario Uchile

  Viernes 3 de agosto 2018 11:36 hrs. 
filsa

A menos de tres meses de su realización, la Feria Internacional del Libro de Santiago (Filsa) enfrenta una grave crisis, luego que más de 80 editoriales anunciaran esta semana que participarán de ella.

La determinación fue tomada por la Corporación del Libro y la Lectura, que agrupa a algunos de los sellos más importantes del evento, como Penguin Random House, Planeta, Zig Zag, Catalonia y Santillana, entre otros.

“No teníamos ninguna información oficial ni extraoficial sobre cómo iba a ser la Filsa 2018 y eso era una falta de respeto”, argumentó Arturo Infante, presidente de la entidad, en el diario El Mercurio.

“La única forma de revertir esta decisión es buscando las bases para una nueva Filsa, que esté a la altura de lo que representa la industria editorial chilena, y que en su organización estén todos los editores. Es absurdo que quienes hacen los libros no estén en la feria mayor del país”, añadió.

Las críticas de los editores apuntan a la Cámara Chilena del Libro, organizadora del evento, que a través de un comunicado dijo esperar “que sea reconsiderada y manifiesta su expresa voluntad para trabajar en revertirla”.

La controversia tiene antecedentes de larga data. La Cámara del Libro hoy es presidida por Eduardo Castillo, quien también la lideró en dos periodos anteriores, entre 1989 y 2001 y entre 2003 y 2011.

Infante, actual presidente de la corporación que agrupa a las editoriales, fue presidente de la Cámara entre 2011 y 2014, año en que se retiró en medio de una dura disputa que luego terminó con los editores fuera de la organización, conformada hoy mayoritariamente por libreros y distribuidores.

Ante la crisis, otros actores tomaron posición. Editores de Chile, que reúne a 70 sellos nacionales, informó que no participarán con un stand colectivo, como lo han hecho en años anteriores. “Esta situación se debe a que este tipo de ferias, por sus altos costos de arriendo de stand, implementación y su gran extensión de días, no es viable para gran parte de las editoriales asociadas”, comentó su directora ejecutiva, Francisca Muñoz, a La Tercera.

Por su parte, la Cooperativa de Editores de la Furia, que agrupa a más de 30 editores, estará con un pabellón como en ediciones anteriores, aunque su evento principal es la Furia del Libro que se hace cada diciembre en el GAM.