Diario y Radio U Chile

Escritorio

Las calles en Argentina reclaman: Pan y Trabajo

Durante la conmemoración de San Cayetano, miles de trabajadores y desempleados marcharon desde el partido de Liniers hasta el centro de Buenos Aires para rechazar las políticas de ajuste del Gobierno de Mauricio Macri. “La pobreza disciplina, está planificada”, subrayan los dirigentes sindicales mientras el salario continúa a la baja.

Raúl Martínez

  Miércoles 8 de agosto 2018 10:47 hrs. 
Pan y Trabajo

Miles de argentinos se sumaron a la marcha por el Pan y el Trabajo en Buenos Aires donde rechazaron la política de ajuste del Gobierno de Mauricio Macri y el acuerdo alcanzado por el Ejecutivo con el Fondo Monetario Internacional.

Con incrementos permanentes en los precios de los artículos de primera necesidad, el transporte y los servicios, los argentinos han observado una devaluación de su calidad de vida y de sus ingresos, lo que ha llevado a miles de personas una vez más a vivir bajo la línea de la pobreza.

Durante la manifestación, Hugo Godoy, Secretario General de la Asociación de Trabajadores del Estado, sostuvo que el reclamo de los asalariados apunta a las políticas neoliberales de la administración macrista que perjudica directamente los avances sociales alcanzados en los últimos años.

El dirigente destacó la presencia en las calles de organizaciones históricas y las surgidas al calor de las demandas de los últimos años, además del respaldo de las iniciativas planteadas para proteger el trabajo y el salario de los argentinos. “Las diversas organizaciones de trabajadores que han surgido en los barrios, en las cooperativas, nuevas organizaciones que hoy marchamos todas juntas por pan, trabajo, tierra y techo. Y respaldando los proyectos de ley que presentamos en la marcha federal y rechazando absolutamente el acuerdo del Gobierno con el FMI”.

Por su parte, el dirigente de la Central de Trabajadores Argentinos (Autónoma), Víctor De Gennaro, apuntó al modelo de precarización laboral que están aplicando desde el gobierno federal, lo que presiona a la baja el valor del salario y afecta la calidad de vida de los obreros y sus familias.

“La pobreza disciplina, está planificada. En un país en que está todo por hacer, sobra trabajo, pero no quieren pagarlo. El hambre es una inmoralidad en la Argentina. Y por lo tanto estas marchas que después fueron contra la pobreza, se están empezando a madurar para ir por la riqueza. No alcanza con sólo denunciar lo que está pasando, sino que además que esta rebelión está en marcha hacia un destino diferente que es encontrar la recuperación de la riqueza para el pueblo y no para los ricos”, subrayó el representante.

En las últimas semanas el gobierno anunció sucesivas alzas en los precios del transporte, el combustible y otros bienes de consumo común de los argentinos.

De hecho, el aumento de los alimentos en Argentina llegó al 87,7 por ciento el primer semestre de 2018. Los que más subieron fueron la harina con 87 pesos, es decir alrededor de dos mil pesos chilenos el kilo; los huevos con un 50 por ciento; pan con un 35,9 por ciento; fideos secos con un 39,9 por ciento de incremento; el arroz un 34,2 por ciento, y el aceite de girasol con un 26,2 por ciento.

Ya en 2017 se informó de un aumento del 33 por ciento de la pobreza durante el primer año de administración de Mauricio Macri llegando a 13 millones de argentinos, además del paso de 600 mil personas a la indigencia según datos divulgados en marzo de ese año por la Universidad Católica Argentina.