Diario y Radio U Chile

Escritorio

Museo de la Verdad: La nueva arremetida para negar los horrores de la dictadura

Justo el día en que la oposición presentó una acusación constitucional contra los jueces de la Corte Suprema por otorgar libertad condicional a cinco reos de Punta Peuco, un grupo de familiares de condenados por violaciones a los DDHH anunció la creación del Museo de la Verdad. La medida se suma al Museo de la Democracia dado a conocer por el Ejecutivo.

Abril Becerra

  Miércoles 22 de agosto 2018 18:29 hrs. 
20180822_114037

Si hace una semana atrás la imagen de la actividad Volver a pasar por el corazón del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos conmovía producto de su alta convocatoria, este miércoles la situación fue completamente opuesta. Esto, ya que la Corporación 11 de Septiembre llegó ante la Corte Suprema para anunciar la creación del Museo de la Verdad, instancia que busca exhibir, a través de una plataforma virtual, el relato de víctimas civiles y uniformadas que habrían sido asesinadas por supuestas “organizaciones de izquierda”.

La noticia fue dada a conocer justo cuando la oposición presentó una acusación constitucional contra tres jueces de la Corte Suprema -Carlos Künsemüller, Hugo Dolmestch y Manuel Valderrama-, quienes otorgaron libertad condicional a cinco presos que estaban detenidos por crímenes de lesa humanidad.

Raúl Meza, abogado defensor de los internos de Punta Peuco, explicó que este proyecto presentará el relato de los uniformados que fueron asesinados por grupos “extremistas”.

“Creemos que en este país se ha contado solo una verdad, la verdad de la izquierda. Por generaciones no se ha contado que aquí hubo mil 322 muertos asesinados bajo atentado de organizaciones terroristas de izquierda. Ninguno de los responsables paga un día de cárcel, están amnistiados, indultados y sobreseídos, por lo tanto, hay que hablar con la verdad histórica. Los derechos humanos no pertenecen a un sector del país”, comentó el jurista.

De esta forma, el Museo de la Verdad incluiría testimonios, fotografías y videos. Además, según informó la Corporación, para la creación de la instancia, que será presentada el próximo 11 de septiembre, se solicitará financiamiento al Estado.

“Así como se invierten 11 mil millones en el Museo de la Memoria, también las víctimas del terrorismo de izquierda tienen derecho a recordar a sus deudos”, dijo Meza, quien además, junto a Loreto Iturriaga, hija del general (r) Raúl Iturriaga, presentó una carta a favor de los magistrados cuestionados por la oposición.

20180822_114029

20180822_113913

20180822_115800

¡Es el colmo!

El anuncio de la Corporación 11 de Septiembre de inmediato despertó las críticas de diferentes sectores.

En este sentido, el artista y director del Museo de Arte Contemporáneo, Francisco Brugnoli, subrayó: “¡Es el colmo! ¡Es insólito! Es como si el ladrón fuera detrás del juez. Es incomprensible que en una sociedad civilizada pueda suceder algo así”.

Al mismo tiempo, el académico alertó respecto de cómo, un sector político, ha justificado los crímenes perpetuados durante el régimen militar.

“Tenemos que prestar mucha atención, porque, de lo contrario, van a suceder cosas iguales o peores”, recalcó el artista, quien durante la dictadura, trabajó junto a la Vicaría de la Solidaridad, generando instancias de colaboración entre artistas y defensores de derechos humanos.

Por su parte, Alexandra Benado, Coordinadora Ejecutiva de Londres 38, señaló que la iniciativa presentada por la Corporación 11 de Septiembre sólo es posible porque en Chile la ley aún es débil respecto de las “apologías a genocidas”.

“Hoy está todo este negacionismo que se instala en la sociedad donde el sistema permite que, efectivamente, esto suceda y nadie puede hacer algo. Nos quedamos impávidos frente a este tipo de situaciones”, subrayó.

El Museo de la Verdad surge a pocos días de que se conociera el proyecto del Museo de la Democracia, instancia patrocinada por el Ejecutivo.

Ambas propuestas han sido fuertemente cuestionadas, tanto por el sector artístico como por las organizaciones de DDHH. Las observaciones apuntan, directamente, a que ambos relatos intentarían negar los horrores de la dictadura.