Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Santiago a Mil en peligro: Trabajadores del GAM radicalizan movilización

Por su parte, Felipe Mella, director ejecutivo del espacio cultural, señaló: "Lamentamos que el sindicato exija una propuesta que se escapa a las reales posibilidades de GAM y que haya rechazado nuestra propuesta".

Abril Becerra

  Martes 15 de enero 2019 15:01 hrs. 
gam huelga

A mediados de diciembre de 2018, el sindicato de trabajadores del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) comenzó a instalarse, paulatinamente, en el debate público. Entonces, el gremio difundió a través de sus plataformas una serie de demandas que tenían relación con el derecho a la negociación colectiva y a la mejora de sus condiciones laborales y de sueldos.

No obstante, el conflicto tomó más notoriedad cuando la organización indicó que si no se llegaba a un acuerdo, iniciarían una huelga que afectaría directamente el desarrollo del Festival Internacional Santiago a Mil que, por estos días, tiene copada la cartelera del GAM.

Durante este martes, sin embargo, el ultimátum cobró forma, ya que la organización resolvió iniciar una paralización total de sus actividades. La decisión surgió luego de que el gremio votara, durante dos días, el curso de la movilización. Los resultados fueron 43 a favor, seis en contra y uno en blanco.

“Ahora, estamos llamando a todos los artistas y a todos los políticos para que solidaricen con nosotros, porque somos un sindicato pequeño y estamos totalmente desprotegidos, pero, al mismo tiempo, estamos metidos hasta el cuello en el proceso. Decidimos llegar hasta el final”, indicó Simón Bousquet, presidente del sindicato del GAM.

Las demandas

El pasado lunes, el directorio del GAM presentó a la organización una oferta que buscaba zanjar el conflicto. Sin embargo, la propuesta desencadenó un efecto contrario.

El ofrecimiento tenía que ver con aumentar en 500 pesos el bono de alimentación diario que reciben los trabajadores e incrementar en 100 mil pesos una bonificación que se da por estudio y que favorecería a cinco personas. También se propuso implementar un plan de capacitación. Este proyecto posee un costo de 22 millones de pesos.

50407412_2208924166029323_6243193173321973760_o

Foto: Facebook sindicato GAM.

Al respecto, Simón Bousquet manifestó que en la negociación se integraron puntos que ellos nunca han pedido y que, por lo tanto, la propuesta de la empresa no representa ni siquiera el uno por ciento del petitorio de los trabajadores.

“Estábamos pidiendo un pilar solidario para todos los que ganan menos de 5 mil pesos la hora y un incremento real en las remuneraciones de 100 mil pesos. De eso no se respondió absolutamente nada”, dijo.

“Pero, también hay una cosa importante: el GAM retrocedió en un derecho que habíamos conquistado con movilizaciones. Este punto tiene que ver con que se pague la totalidad del costo de la sala cuna. Finalmente, el GAM dejó este derecho en un 50 por ciento, lo que está por fuera de la ley”, agregó el dirigente.

El rol de Andrés Rodríguez

En octubre de 2018, arribó como presidente del directorio del GAM, el abogado Andrés Rodríguez.

Fundador y actual vicepresidente de Opera Latinoamérica (OLA), organización que agrupa a los teatros líricos de la región, Rodríguez llegó al cargo despertando más de una crítica por sus vínculos con la derecha.

Pero, más allá de estos cuestionamientos, los trabajadores del espacio, han sostenido que su presencia ha entorpecido las negociaciones. “No es casualidad que llegáramos a este recrudecimiento de la movilización. Creemos que tiene todo que ver con que él esté liderando el directorio, por eso, seguimos exigiendo su salida inmediata”, puntualizó Simón Bousquet.

Además, el dirigente señaló que todo este conflicto tiene que ver con un problema mucho más complejo: “Creemos que impera un modelo desigual, un modelo de mercado en la cultura que permite la precarización del trabajo. En función de eso, se decidió que se mantendrá la máxima unidad para enfrentar el conflicto. Somos todos o ninguno. Estamos pidiendo cosas mínimas y cualquier tipo de represalia por esta movilización la vamos a rechazar”, dijo.

¿Y qué dice Santiago a mil? 

El Festival Santiago a Mil había programado para estos días, en el GAM, diferentes actividades. Entre ellas, tres funciones de la obra Idomeneo, protagonizada por Paulina García; y Paisajes para no colorear, pieza dirigida por Marcos Layera que aborda la vulnerabilidad de un grupo de adolescentes.

En el ámbito musical, el certamen contemplaba la presentación de Nadir ensamble, proyecto conformado por grupos de Chile, Hungría y España; y Ül Kimvn o canto a la sabiduría, obra que reúne una serie de cantos originarios, entre otros. A ello también se sumaba el ciclo de Tocatas Mil, que incluía presentaciones de Yorka, Niña Tormenta y Evelyn Cornejo.

Con la movilización del sindicato del GAM, esta programación podría ser afectada, sin embargo, desde el Departamento de Comunicaciones del certamen señalaron que las actividades se desarrollarán con normalidad. “En el caso de que hubiese alguna interrupción concreta de alguna función, se esperará a que el sindicato termine y luego, se va a continuar con las funciones”, indicaron.

Aún así, Simón Bousquet manifestó: “Si hay huelga, no hay trabajo y, por lo tanto, no hay ejecución de nada de lo que está andando. Nosotros nunca quisimos llegar a este caso, pero la intransigencia de la empresa nos está llevando a esto. Respetamos el trabajo de los artistas, pero no tenemos muchas opciones”.

La postura del GAM

Una vez conocida la información sobre la huelga, Felipe Mella, director ejecutivo del espacio cultural, indicó que “la actual Administración de GAM ha mantenido siempre una disposición a conversar con el sindicato y con cualquier trabajador que lo solicite, pero no ha participado de una negociación colectiva debido a que por Ley está impedida de hacerlo”.

Asimismo, sostuvo que la propuesta que realizó la empresa fue “responsable” y “consecuente” con los recursos del centro. “Esto significa mantener por dos años más los beneficios extraordinarios que se acordaron en la anterior negociación no reglada (por un monto de 180 millones para 2019), e incorporar nuevos beneficios”, dijo.

“Lamentamos que el sindicato exija una propuesta que se escapa a las reales posibilidades de GAM y que haya rechazado nuestra propuesta. Como administración, estamos convencidos de que los trabajadores de GAM disponen de buenas condiciones laborales, las que, en muchos casos, superan la realidad de otras organizaciones. Y si bien es legítimo que los trabajadores planteen sus ideas, también es fundamental que los recursos de esta corporación se administren de manera responsable. Quedamos abiertos al diálogo para llegar a un acuerdo que sea enriquecedor para todos y todas”, añadió.

Las acciones a seguir 

Durante estos días, el sindicato del GAM desarrollará una serie de acciones culturales para reforzar su movilización. Por ello, se espera que durante este miércoles se realice una jornada de actividades.

Imagen principal: Facebook sindicato GAM.