Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de noviembre de 2019

Escritorio

Escuela para todos, el proyecto de Claudia Aldana que busca la inclusión educacional

En medio del debate generado por Admisión Justa, la periodista está formando una agrupación para padres de niños con necesidades educativas especiales, con el objetivo de visibilizar que son excluidos de los colegios tradicionales, y cómo el proyecto del Ejecutivo seguirá segregando y fomentando la discriminación.

Andrea Bustos C.

  Sábado 2 de marzo 2019 15:55 hrs. 
Aldana ripley

“Mi nombre es Claudia Aldana, tengo 43 años, soy periodista y cientista política, tengo dos niñas y la menor tiene síndrome de Down, Fátima. Hoy me dedico a patalear, a alegar y a tratar de poner en la mesa el tema de la inclusión en los colegios, en los trabajos y en las familias, y mi causa hoy es una Escuela para Todos, porque todos los niños tienen espacio en la sala”.

Así se describe Claudia Aldana cuando en un café de Providencia se le pregunta cómo se presentaría en la actualidad. Cuando habla lo hace segura, apasionada, sin titubear, porque está segura de su causa, de su meta para este 2019: posicionar en el debate público la inclusión escolar para niños y niñas con necesidades educativas especiales.

Hace 8 años era impensado para ella que su vida podría haber tenido este enfoque, pero la llegada de su hija Fátima en 2011 cambió su forma de ver la vida. Fue un embarazo inesperado, acababa de tener a su primera hija y tener otra no estaba en un plan tan cercano. Sin embargo, disfrutó el proceso, lo vivió feliz, y aunque se sometió constantemente a exámenes, no se esperaba que ella tuviera síndrome de Down.

Claudia cuenta que siempre lo preguntó, que en cada ecografía lo consultó, pero siempre se lo negaron. Hoy cree que los médicos siempre lo supieron, y que no se lo quisieron contar para que terminara su gestación sin estrés, aunque de cierta forma siempre lo intuyó.

“Yo creo que fue un tema de criterio, y como soy media loca y tiraba en talla que no quería un hijo con síndrome de Down, nadie me quiso decir, pero lo agradezco mucho porque lo pasé muy bien en mi embarazo”.

querida fatima

Claudia Aldana creó el podcast Querida Fátima para hablar de inclusión – Fotografía: Instagram Claudia Aldana

Si bien hasta antes de la llegada de Fátima tenía un completo desconocimiento del trastorno genético, con su nacimiento decidió que eso debía cambiar, y comenzó a estudiar, a buscar médicos, procesos, lugares que ayudarán a su hija a desarrollar su vida de la mejor forma, aprovechando todas sus capacidades.

Desde su experiencia personal entendió que era necesario crear consciencia sobre el trato que existe hacia los niños y niñas con síndrome de Down y sus familias, pues en varias ocasiones sintió que incluso los equipos médicos caían en actos de discriminación.

En Chile, uno de 450 niños nace con síndrome de Down, y es con esta cifra el país donde más niños con esta alteración cromosómica nacen, por lo que Aldana sintió que era importante crear consciencia sobre las condiciones que nuestro país les está entregado para su desarrollo no solo a ellos, si no a todas las personas con discapacidad. Así se fue haciendo parte del debate, reuniéndose con organizaciones, realizando charlas de sensibilización, y en 2013 escribió el libro “Downtown, cómo un hijo con síndrome Down mejora la vida”.

Hoy, 5 años después, frente al anuncio del proyecto de Admisión Justa se sintió motivada a organizarse junto a otros padres para visibilizar la exclusión de los niños con necesidades educativas especiales del sistema escolar tradicional chileno.

A través de las redes sociales ha levantado la discusión, emplazando directamente a la ministra Marcela Cubillos, y está en proceso de que su proyecto virtual una Escuela para Todos se convierta en una fundación formal que recoja historias de discriminación, para demostrar cómo el Estado de Chile no se ha hecho cargo de garantizar una real admisión justa.

aldana icare

En 2012 Aldana expuso en Icare sobre inclusión en Chile – Créditos: Instagram Claudia Aldana

Una Escuela para todos

A través de las redes sociales, la periodista Claudia Aldana inició una contra campaña a Admisión Justa, haciendo notar que el proyecto no es inclusivo, pues no solo deja fuera a los niños que tienen menos posibilidades de acceder a una educación de calidad y fortalecer su aprendizaje, sino también a los niños con necesidades especiales.

Las leyes de educación chilena no garantizan su acceso a la educación, sino que su selección queda a criterio de cada establecimiento en función de si quieren aceptarlos o si se cuenta con condiciones para recibirlos. Además, si el centro de este proyecto es el “mérito” académico, los niños y niñas con necesidades educativas especiales van en desventaja, pues no pueden ser evaluados bajo las mismas condiciones.

Hoy existe el Programa de Integración Escolar (PIE), mediante el que “se ponen a disposición recursos humanos y materiales adicionales para proporcionar apoyos y equiparar oportunidades de aprendizaje y participación” para estudiantes con necesidades educativas especiales, indica el Ministerio de Educación, pero esto no garantiza el acceso de estos niños y niñas a un establecimiento educacional.

“Los colegios con PIE son bastante mejores de lo que la gente piensa (…) Sé que un niño con síndrome de Down en una escuela con PIE lo puede pasar mal, pero van a existir herramientas para ayudarlo, en cambio en una escuela especial matas su desarrollo, cómo después va a postular a un trabajo”, indicó Aldana, y agregó que “debemos entender que la educación especial nos hace mal a todos como sociedad, nos hace segregar, vivir en distintos mundos y no permite que ellos tengan una inclusión laboral más adelante”.

Respecto de Admisión Justa, la periodista dijo que “este proyecto es nazi por esto de la selección de los más aptos, no tienen ninguna cabida, solo está fortaleciendo colegios especiales y guetos educacionales, tirandolos para el lado”.

Claudia Aldana explicó que medir el mérito quita cualquier posibilidad de entrar a un colegio convencional a los niños con necesidades educativas especiales, pues si bien pueden aprender, no pueden ser evaluados bajo los mismos mecanismos que sus compañeros.
“Una nota no representa a un niño, y en particular a los niños con necesidades especiales. Mi hija tiene un plan de evaluación distinto al resto en su colegio, que es entre comillas normal, pero en una evaluación normal le iría mal porque va en tercero básico y no sabe leer sola, le pondrían un 1 y no tendría cabida en ningún colegio. Pensar que los niños con necesidades educativas especiales tienen la cancha igual que el resto es de una miopía y un egoísmo tremendo, de pensar que lo diferente no se merece un espacio, y habla de la visión del gobierno de la educación como industria que los hace a todos iguales”.

Con este panorama, una vez que vio el énfasis del gobierno con Admisión Justa, a través de Twitter comenzó a interpelar a la ministra Marcela Cubillos para que respondiera qué pasa con los niños y niñas con necesidades educativas especiales, pero hasta ahora desde el Ministerio de Educación no han emitido respuesta.

Sin embargo, a ella se han sumado otros padres, fundaciones, organizaciones y expertos, que de forma pública o privada le han manifestado su apoyo en la visibilización de la falta de políticas públicas en este tema. Así, formó la cuenta Escuela para todos, y mediante este proyecto su objetivo es recolectar historias de niños y niñas que han sido discriminados por el sistema educacional chileno.

Su plan es poder en el futuro crear una fundación que permita reunir este problema, y que trabaje también en la elaboración de ideas para mejorar las condiciones educacionales para las personas con discapacidad. Sin embargo, sabe que el desafío es difícil, pues los recursos del Estado solo se enfocan en la educación especial, donde muchas veces solo se opta por el cuidado de los niños y no por garantizar su desarrollo cognitivo, y no hay dinero para reforzar en los colegios tradicionales su formación para trabajar con niños con necesidades educativas especiales.

“Una Escuela para todos busca que todos los niños con algo diferente tengan un espacio, porque los niños que se forman en una sala con inclusión son niños con mejores capacidades cognitivas, todos tienen una inteligencia emocional distinta, y nos hace bien a todos, porque los niños ven que las capacidades distintas te obligan a esforzarte de maneras distintas, y a trabajar de forma solidaria y cooperativa. Eso buscamos porque serán niños más colaborativos, solidarios, mejores ciudadanos”.

Para visibilizar su campaña, que es apoyada por otros padres, Claudia Aldaba ha empleado la misma estrategia que la ministra Marcela Cubillos realizó para posicionar el proyecto Admisión Justa. Al igual que la secretaria de Estado ha difundido historias de niños y niñas que quedan sin colegio porque son discriminados, acción con la que esperan se genere espacio para el diálogo y para que el gobierno levante políticas públicas de inclusión educacional, y aseguró que no se rendirán, ya que aunque sabe que para las actuales generaciones es difícil ya mejorar el panorama, es importante pensar en el futuro, y en que para los niños y niñas que lo requieran más adelante sí debe existir una educación inclusiva.

 

Fotografía referencial: Campaña Ripley de Claudia Aldana 2018.