Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Distintas miradas desde el feminismo abordan la agenda legislativa del Gobierno

Luego de un histórico 8 de marzo, Radio Universidad de Chile junto con la Comisión Chilena de Derechos Humanos realizó este lunes el foro ¿Acoge la agenda del Gobierno las demandas feministas?

Pilar León P.

  Martes 26 de marzo 2019 18:15 hrs. 





Reiniciando el ciclo de conversaciones que se realizaron durante el segundo semestre de 2018, Radio Universidad de Chile y la Comisión Chilena de Derechos Humanos llevaron a cabo este lunes el foro ¿Acoge la agenda del Gobierno las demandas feministas?

La actividad contó con la participación de la directora de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, Sandra Piñeiro, de la investigadora de la Fundación Nodo XXI y activista feminista, Sofía Brito y de la vocera de la Coordinadora NO+AFP, Carolina Espinoza.

Respecto a las semejanzas y diferencias entre las demandas del movimiento feminista y la Agenda Mujer del Ejecutivo, la directora de la Comisión Chilena de Derechos Humanos afirmó que “el oportunismo de quien este gobernado un Estado va a depender si se adhiere a esta causa de derecho feminista o si prefiere poner paños fríos a demandas sociales y políticas. Y en este caso veo que hay un gran oportunismo, donde la satisfacción de demandas de derechos que no son comprendidas desde la visión de los derechos más profundos –derechos humanos, derechos feministas- sino que son entendidos como estrategias de control político social”.

Sobre la legitimidad del Ejecutivo para llevar a cabo la Agenda Mujer, la investigadora de Nodo XXI, Sofía Brito, aseguró que “efectivamente un Gobierno que establece alianzas con quienes defienden las violaciones a los derechos humanos en todo el mundo, un Gobierno que es capaz de hacer alianzas con personas que valoran los asesinatos en dictadura, probablemente es imposible que sea capaz de avanzar en una agenda feminista porque va en contra de lo que siempre ha planteado: el feminismo es un movimiento de amplitud democrática”.

Acerca de los desafíos que deberá enfrentar el movimiento feminista, la vocera de la Coordinadora NO+AFP, indicó en coincidencia con las otras invitadas, que el principal reto para el feminismo es poder generar un cambio en nuestras vidas cotidianas.

“Es una transformación cultural y estructural, es un proceso dialéctico. Sin lugar a dudas, creo que tiene una gran relevancia esto que estamos construyendo día a día dentro de nuestro contexto político y social. Tiene que ver con revisarnos nosotras y nosotros mismos, la carga de cultura machista está en el cotidiano y no nos damos cuenta como reproducimos las desigualdades”, añadió.

En relación al vínculo que existe entre la Constitución y el movimiento feminista, las tres participantes coincidieron en señalar que la actual carta fundamental carece de legitimidad desde su origen pues es antidemocrática.

Por tanto, para las demandas feministas, que aspiran a la consagración de más derechos, esta Constitución se transforma en una piedra de tope, es por ello que resulta necesario pensar en una nueva carta que nazca desde y para los movimientos sociales.