Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de septiembre de 2019

Escritorio

A un año de la reforma: 54,8 por ciento de la población migrante considera que Extranjería ha empeorado

El estudio realizado por la Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile abarcó tres temáticas: valoración del servicio otorgado, evolución del servicio tras la incorporación de las diferentes modificaciones anunciadas en abril pasado y los principales problemas del servicio.

Tomás González F.

  Martes 9 de abril 2019 12:55 hrs. 
EX-1-950x634

Este 9 de abril se cumple un año desde la entrada en vigencia de una serie de medidas implementadas por el gobierno de Sebastián Piñera a través de un decreto, con el objetivo de “ordenar la casa” y cambiar la política migratoria de nuestro país. Además de nuevas figuras migratorias -como la visa de responsabilidad democrática y la visa de oportunidades laborales-, entre las medidas, se incorporaron nuevos sistemas para mejorar el servicio otorgado por el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) dependiente del Ministerio del Interior y Seguridad Pública. Así, a lo largo de estos doce meses las modificaciones se han ido profundizando, con la creación de nuevos mecanismos de atención y la habilitación de nuevas sedes en puntos de mayor afluencia.

Sin embargo, durante este año de cambios y de implementaciones, las organizaciones de inmigrantes constantemente manifestaron sus preocupaciones por una nueva política migratoria que seleccionaba, criminalizaba e incluso discriminaba a ciertos grupos de inmigrantes, que no lograban encontrar respuestas a sus inquietudes en el organismo responsable de la implementación de los cambios: el Departamento de Extranjería y Migración.

foto_0000000120180417135745
Fue el caso de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile, quienes, a través de su vocero, Héctor Pujols, criticaron las medidas implementadas en abril pasado. “A un año del decretazo migratorio, de estas modificaciones que prometían ordenar la casa, pero que lejos de eso, lo que hemos visto ha sido un empeoramiento y una precarización a los trabajadores y trabajadoras migrantes”, comentó Pujols a Diario y Radio Universidad de Chile.

Justamente con el objetivo de conocer la percepción general de la población migrante sobre estos cambios y la evolución -o involución- de la DEM, la Coordinadora Nacional de Inmigrantes realizó un estudio de carácter cuantitativo durante el mes de marzo.

En total, 452 personas de Perú, Colombia, Venezuela, Haití y República Dominicana, entre otras nacionalidades, fueron encuestadas de manera presencial y online sobre tres temas: valoración del servicio otorgado, evolución del servicio tras la incorporación de las diferentes modificaciones anunciadas en abril pasado y los principales problemas del servicio.

Así, los consultados dejaron en evidencia la preocupación existente debido al servicio que entrega el Departamento de Extranjería y Migración a la población migrante. Esto porque, en su mayoría, consideran que el servicio es muy malo o malo, con un 52 por ciento, frente a tan solo un 19 por ciento que lo considera bueno o muy bueno.

COMO VALORA

En cuanto a las modificaciones, si bien el principal objetivo planteado por el Gobierno era que pudiesen mejorar el servicio, la encuesta deja de manifiesto una opinión contraria. Frente a un 17,9 por ciento que considera que el servicio ha mejorado, aparece un 53,8 por ciento que opina que el servicio solo ha empeorado en el último año.

COMO EVOLUCIONA

El tercer hito del estudio realizado por la Coordinadora Nacional de Inmigrantes abarca los principales problemas percibidos por la población migrante respecto del DEM. En primer lugar, un 48,7 por ciento identifica como principal problema la demora en los trámites. Luego de éste, se identifica la preocupación por el nuevo sistema de obtención de citas, uno de los principales cambios del Gobierno, como otro de los principales obstáculos.

Para Héctor Pujols, vocero de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, todas estas problemáticas asociadas a los cambios en el servicio tienen un claro propósito, que va en la línea de generar un ambiente hostil para quienes llegan al país. “Todo esto tiene una intencionalidad política. Cuando se retrasa más de un año la entrega de la visa, cuando se dificulta poder acceder a algo tan simple como una cita, lo que se está haciendo es generar una situación hostil contra la población migrante para que la única alternativa sea marcharse del país, por ejemplo, en el caso de los planes de retorno humanitario para Haití”, señaló el vocero de la Coordinadora.

Finalmente, en el estudio comentan que, si bien se eliminaron las filas físicas en la Región Metropolitana, se generan otros nuevos problemas en la obtención de citas, como señala el 30,1 por ciento de las personas encuestadas. Además, y como elementos de menor preocupación, aparecen la discriminación, la falta de información y la falta de personal, con el 21 por ciento de las elecciones.

PPLES PROBLEMAS