Diario y Radio U Chile

Año XI, 18 de junio de 2019

Escritorio

¿Es posible reconstruir Notre Dame en cinco años como quiere Macron?

El presidente francés afirmó que la catedral desfigurada por el incendio quedará “aún más bella” tras las obras que el mandatario quiere ver terminadas en 5 años, un plazo juzgado demasiado ambicioso por especialistas. Este miércoles, las donaciones para financiar la reconstrucción deberían superar los mil millones de euros.

RFI

  Miércoles 17 de abril 2019 9:18 hrs. 
2019-04-16t114411z_906332075_rc13dd9a96c0_rtrmadp_3_france-notredame

“Reconstruiremos la catedral aún más bella y quiero que esté acabada en cinco años”, anunció sorpresivamente Emmanuel Macron en una alocución televisiva difundida el desde el Palacio del Elíseo.

La intención del mandatario, que permitiría que Notre Dame esté reconstruida para los Juegos Olímpicos de París 2024, contrasta con las proyecciones de los profesionales de la restauración de monumentos.

“Una restauración de entre diez y quince años me parece razonable”, opinó Frédéric Létoffé, uno de los dos presidentes del Grupo de Empresas de Restauración de Monumentos Históricos (GMH), que nuclea a 200 compañías.

“Antes de la restauración, será necesario asegurar el sitio y será necesario trabajar mucho”, aseguró Létoffé.

 Una de las claves para conocer los plazos es saber qué se pretende de la reconstrucción de Notre-Dame. Como explica Gaël Hamon, fundador y director de Art Graphique & Patrimoine, empresa que digitalizó monumentos históricos y trabajó en Notre-Dame, se puede hacer una restauración para que la catedral quede “idéntica”. “Tenemos el ‘savoir-faire’”, asegura.

Sin embargo, se plantea la cuestión de si es deseable. “No se reconstruye una obra que ha sido tan alterada, modificada, reforzada,” estima Benjamin Mouton, quien ha trabajado para identificar cada una de las vigas de roble en esta estructura apodada “el Bosque”, que data en gran medida de 1220.

“Podemos poner las muescas falsas, es posible colocar el refuerzos, podemos romper la madera donde se rompió para repararlos después, podemos hacer todo absolutamente en lo mismo. En mi opinión, no tiene sentido. No merece que hagamos todo esto”, añadió.

“Lo que se necesita es restaurar la silueta y reconstruir la flecha. (…) Me parece indispensable”, recalcó.

El periodista francés especializado en historia Stéphane Bern coincide en que las obras de reconstrucción tardarán “entre 10 y 20 años como mínimo”. Los tiempos dependerán de la evaluación de los daños, del peritaje, de las licitaciones. También de los trabajos preparatorios, de saneamiento, de consolidación y de secado.

Pese a estos obstáculos, la reconstrucción de Notre-Dame cuenta con gran aliado para ganar tiempo: el dinero, que llegará por una colecta pública, la alcaldía de París y empresarios al frente de inmensas fortunas que han anunciado donaciones, como Bernard Arnault, propietario del grupo de productos de lujo LVMH, que prometió 200 millones de euros.

A esta promesa se suma la familia Bettencourt, heredera de L’Oréal, que anunció una donación de 200 millones de euros, cien a través de la compañía y cien a través de su fundación, o François Pinault, propietario del grupo Kering, que comercializa marcas como Gucci o Yves Saint Laurent, y anunció 100 millones de euros a través de su compañía de inversiones Artemis.

“Esta mañana estamos cerca de los 900 millones de euros. Creo que superaremos los mil millones de euros en el día”, indicó el periodista Stéphane Bern el miércoles por la mañana en una entrevista para la radio RMC.