Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Carmen Luisa Letelier: “Un músico debe ser una persona integralmente culta”

En conversación con el programa Con Cierto Oído, la Premio Nacional repasó su trayectoria, habló de su labor como formadora y recordó cómo fue crecer en una familia con tradición artística. “Nacimos rodeados de música”, dijo.

Diario Uchile

  Sábado 1 de junio 2019 10:16 hrs. 

Escuche acá la entrevista completa a Carmen Luisa Letelier:

La cantante y académica Carmen Luisa Letelier concedió una entrevista a Radio Universidad de Chile, en la que habló sobre su trayectoria musical y su visión acerca del desarrollo que ha tenido la música clásica en el país.

En el programa Con Cierto Oído, conducido por el concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional, Alberto Dourthé, la ganadora del Premio Nacional de Artes Musicales 2010 explicó que sus primeros acercamientos a la música se produjeron en su propio entorno familiar.

Aunque su padre fue el compositor Alfonso Letelier Llona, quien también recibió el premio en 1968, la intérprete explicó que era su familia materna la que más cercana a la música: “Mi abuelo, Horacio Valdés, tenía un órgano de tubos en el living de su casa, en el Llano Subercaseaux, y tocaba chelo. Mi bisabuelo tocaba violín. La abuela tocaba piano. Mi abuela materna, Blanca Valdés, era una gran pianista y estudió en Berlín con el profesor de Claudio Arrau, con Martin Krause. Mi mamá, sus hermanos, todos tuvieron clases de piano”, recordó.

“Nacimos rodeados de música. Mi papá tocando piano y componiendo, mi mamá (Margarita Valdés) cantando y tocando piano a cuatro manos. Desde chicos teníamos coro, cantábamos en familia, leíamos música. Los coros que escribía mi papá -que eran bastante difíciles- los cantábamos alrededor de una mesa. Nos sentábamos y pasábamos tardes enteras cantando. La música siempre fue una cosa natural”, agregó.

61789025_10157292105609483_1807111282248122368_o (1)

Sin embargo, precisó que nunca fueron presionados para adoptarla como profesión y ejemplificó con su hermano Miguel Letelier, también compositor, quien recibió el Premio Nacional en 2008 y primero estudió Ingeniería Forestal en la Universidad Austral. Solo cambió de rumbo cuando conoció al organista y compositor belga Julio Perceval. “Cayó fascinado con su talento y ahí entró a estudiar Composición”, dijo.

“Yo tampoco quería ser música. Estudié Pedagogía en Castellano en la (Universidad) Católica, alcancé a hacer clases y todo, pero hablaba muy mal y tomé clases de canto con la señora Lila Cerda, la profesora de mi mamá. Yo cantaba jazz, cuecas, Violeta Parra, de todo, pero tenía la voz bastante echada a perder. Esta señora era mágica, tenía una técnica realmente impresionante. Ella me hizo cantar y me di cuenta que eso era lo que quería”, contó.

Aún así, la contralto sostuvo que su padre fue su “máximo hincha” y la ayudó siempre en su carrera como cantante: “Me tenía las guaguas con tal de que cantara. Me grababa los conciertos y me acompañaba en la mayoría de los viajes que hacía. Era mi máximo crítico y mi mejor apoyo”.

Formada como Intérprete Superior en el Conservatorio, Carmen Luisa Letelier integró durante 20 años el pionero Conjunto de Música Antigua de la Universidad Católica. También ha actuado en países como Argentina, México, España, Estados Unidos y Brasil, abordando un repertorio que abarca desde el periodo barroco hasta la música contemporánea, con especial énfasis en los compositores locales.

“Estrené cualquier cantidad de obras de compositores chilenos, un poco por razones obvias: en mi casa veía que no tenían prácticamente ningún estímulo. O sea, escriben una obra, la meten dentro de un cajón y si no hay un músico que la toque, ahí murió. Siempre he tratado de dar a conocer la música chilena”, afirmó.

También habló sobre su labor como docente, desarrollada desde el Departamento de Música (DMUS) de la Universidad de Chile, donde ha formado a cantantes como Patricio Sabaté, Evelyn Ramírez y Paulina González, entre otros.

“Siendo un país chico y con tan poca gente, tenemos una cantidad fantástica de talentos. Con los niños que llegan a estudiar canto hemos tenido casos notabilísimos, en los cuales el ambiente y la familia no han contado para nada, pero hay un talento y están como tocados por un ángel. Tengo alumnos que han hecho carreras fulminantes”, dijo.

Sin embargo, Carmen Luisa Letelier sostuvo que “los chiquillos realmente talentosos deben ser guiados en el sentido de la disciplina. El talento es una de las patas de la mesa, nada más. Eso hay que hacérselos saber, porque después salen afuera, se encuentran en un ambiente profesional y se dan cuenta que si no están muy bien preparados, el talento no alcanza”

“La formación debe ser musical, teórica, histórica, cultural… un músico tiene que ser una persona integralmente culta, no solamente en su propia disciplina”, recalcó.

Finalmente, habló de dos proyectos que la ocupan actualmente. Uno consiste en conciertos educacionales que se realizarán en escuelas rurales y contarán con la participación de alumnos del DMUS: “Vamos a hacer una pequeña historia de la música, pero en vivo, para chiquillos que yo creo que nunca han oído una fuga de Bach, un aria de Mozart, una obra de Alfonso Letelier o de Villa-Lobos”.

El otro, explicó, es un libro desarrollado junto a la pianista Patricia Castro, con grabaciones y partituras de 14 compositores chilenos. “Es para que se suba a internet y cualquier persona que quiera cantar algo de Alfonso Leng, por ejemplo, pueda buscarlo, escuchar cómo suena y ver la partitura. Es dar la facilidad para que la gente acceda a esa música”, concluyó.

 

Foto referencial @Museo Violeta Parra