Diario y Radio U Chile

Año XII, 2 de diciembre de 2020

Escritorio MENÚ

La salida de Plá, proceso constituyente y violencia estatal: los desafíos feministas post 8M

Desde las organizaciones feministas proyectan que el 2020 estará marcado por el cumplimiento y la inclusión de sus demandas.

Andrea Bustos C.

  Martes 10 de marzo 2020 18:29 hrs. 
Portada historia



Tal como las organizaciones feministas lo venían proyectando hace semanas, la conmemoración del 8M 2020 fue masiva y se tomó no solo las principales calles de Santiago, sino también las de regiones.

Una de las principales críticas realizadas desde el movimiento feminista hacia el poder Ejecutivo durante los últimos meses ha sido el rol que ha tenido la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá, ante las violaciones a los derechos humanos a mujeres en el marco del estallido social.

Respecto de su cargo, este martes la ministra indicó a T13 Radio que “voy a estar en mi lugar, que es como ministra de la Mujer y la Equidad de Género, mientras yo sea un aporte a la agenda que le comprometimos a las chilenas”. Y agregó que no ha renunciado ni formal ni informalmente.

Asimismo, dijo que durante los primeros días de la crisis “en lo que respecta al Ministerio de la Mujer, desplegamos toda nuestra capacidad. Primero, para advertir de las denuncias que estábamos recibiendo y exigí que se cumplieran los protocolos”.

“Si yo retrocediera (en el tiempo), puedo aceptar que habría sido mucho más enfática comunicacionalmente”, indicó.

ISABEL PLÁ

Respecto de estas declaraciones y la autocrítica realizada por la secretaria de Estado, Alondra Carrillo, vocera de la Coordinadora Feminista 8M, señaló que “el día de ayer hubo altas expectativas por parte de nuestras compañeras de que se materializara la renuncia de la ministra, que es lo que nosotras estamos pidiendo hace ya varios meses, por su complicidad con este gobierno y con las violaciones a los derechos humanos que ella de hecho negó estando en la interpelación en el Parlamento”.

“Lamentamos sus declaraciones, lamentamos que no renuncie, nosotras esperábamos que lo hiciera. Nos parecía lo mínimo que podía ocurrir para que ella se hiciera, al menos parcialmente, responsable de su complicidad con la violencia política sexual en particular”, agregó.

Por su parte, Camila Aguayo, de la Asamblea Feminista Plurinacional, dijo que la renuncia de Isabel Plá sería un triunfo para el movimiento feminista y que “es difícil mantener diálogo con una ministra que tiene oídos sordos al movimiento feminista”.

“Es difícil dialogar con un gobierno que es responsable político de violaciones sistemáticas a los derechos humanos, más con una ministra que no solo ha guardado silencio, sino que frente a las declaraciones de Sebastián Piñera el día de que hizo oficial la Ley Gabriela la ministra lo defendió y lo explicó. Eso da cuenta de lo desconectada que está ella del movimiento feminista”, comentó.

8m 2

Respecto de los desafíos que tendrá el movimiento feminista durante este año posterior a la masiva marcha del 8M, Alondra Carrillo, de la Coordinadora Feminista 8M, señaló que los ejes girarán en torno a lo que ya se había establecido de cara a la huelga general: estar en la primera línea contra el terrorismo de Estado; exigir una asamblea constituyente, libre, soberana, feminista, plurinacional y popular; e impulsar un programa feminista contra la precarización de la vida.

“Lo que se viene ahora para nosotras es empujar estas tres centralidades a través de un proceso político feminista que pueda darle continuidad a la lucha que tuvo su punto máximo de expresión este 8 y 9 de marzo, y que pueda permitirnos, efectivamente, conquistar todas estas cosas”, señaló.

“Nuestro programa además este año tiene tres claves, urgencias, demandas estructurales y también demandas constituyentes, y ahora una de las discusiones más interesantes que vamos a tener es cuál va ser nuestra participación o no, de qué modo vamos a participar del proceso constituyente que está abierto, y cómo vamos a seguir peleando para terminar con el terrorismo de Estado”, añadió.

Sobre continuar con la masividad de la manifestación, Alondra Carrillo indicó que “lo que vamos a tratar de empujar es que todas esas compañeras, y las que no pudieron estar ahí que también son muchísimas, puedan sentirse parte de un proceso feminista, un proceso político feminista orientado a luchar contra el terrorismo de Estado, a pelear por una asamblea constituyente y a seguir luchando por ese programa, y esa masividad ojalá pueda desarrollarse en esa clave, en un proceso de auto organización, de articulación y de lucha”.

marcha 8m

En tanto, Camila Aguayo, de la Asamblea Feminista Plurinacional, señaló que a medida que se avance en la articulación, también el movimiento mantendrá su masividad.

“Uno de los desafíos importantes es poder articularnos como movimiento feminista, en conjunto con otros movimientos que están por transformaciones profundas para poder instalar las ideas programáticas que nos interesan a nosotras como feministas, poder disputar esa constituyente para que, efectivamente, feministas estén presentes ahí. Es decir, poder instalar lo que tiene que ver con nuestros derechos sexuales y reproductivos, el reconocimiento del trabajo doméstico y de cuidado, el efectivo fin a la violencia machista”, comentó.

Además, señaló que otro gran desafío es poder continuar la movilización, que la gente permanezca en las calles, pues, aunque exista la posibilidad de cambiar la Constitución eso no significa que se deba abandonar la manifestación.