Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Archivo Central Andrés Bello reconstruye la voz “pública” de Gabriela Mistral

Actualmente, la entidad patrimonial cuenta con una serie de materiales relacionados con la vida y obra de la autora. A partir de ello, ha realizado una investigación respecto de cómo Mistral transgredió su espacio doméstico para asumir un rol activo frente a los debates de su época.

Abril Becerra

  Sábado 11 de abril 2020 13:57 hrs. 
gabriela-mistral





El Archivo Central Andrés Bello, entidad patrimonial dependiente de la Universidad de Chile, cuyo antecedente directo es la Biblioteca del Instituto Nacional que comenzó a funcionar en 1813, cuenta con un cuantioso acervo. En él existen textos que datan del siglo XVI al XIX, documentos producidos por la misma casa de estudios entre 1843 y 1985, y una extensa serie fotográfica. No obstante, entre sus registros también se encuentra una importante colección relacionada con la figura de Gabriela Mistral. 

Durante los últimos años, estos materiales han atraído a académicos e investigadores que continúan indagando en el legado de la Premio Nobel de Literatura. Sin embargo, ante la necesidad de permanecer en casa frente a la pandemia del coronavirus, estos registros cobran un nuevo valor, sobre todo, considerando la conmemoración del natalicio de la escritora celebrado el pasado 7 de abril.  

A raíz de ello, el Archivo Central llamó a conocer estos registros que hoy se encuentran disponibles en su múltiples plataformas virtuales. En esa selección se encuentran fotografías del funeral de la autora, un manuscrito de los Sonetos de la Muerte (1914), un grabado realizado por André Racz, una edición de la revista Anales de la Literatura Chilena publicada en 1957 y el libro (Re)vuelta Mistral que reunió recortes de prensa, fotografías y materiales inéditos de la Premio Nobel.  

Gabriela-Mistral_Andre_Racz

Grabado realizado por André Racz. Fuente: Archivo Central Andrés Bello.

“El acervo que nosotros tenemos no es un patrimonio específico, personal de Mistral, sino que tiene que ver con los materiales que estaban en nuestras colecciones. En específico, el más importante es el registro fotográfico de la muerte de Mistral. Eso nos permitió recuperar un hito importante de la Universidad de Chile, porque ella fue velada en la Casa Central”, dijo Alejandra Araya, directora del Archivo. 

“También tenemos uno de los borradores de Sonetos de la Muerte. Ella hizo muchas versiones de sus textos, pero éste es un borrador bastante particular, porque fue donado por Laura Rodig. Esta edición iba a estar a cargo de Pablo Neruda, entonces, ese manuscrito también tiene una carta de presentación de Neruda. Se trata de una especie de prólogo, donde él le rinde un homenaje a la poeta”, añadió la investigadora.      

Una voz “pública”

Más allá de estas materialidades, el Archivo Andrés Bello también cuenta con diferentes registros que, de una u otra forma, realizan guiños a la figura de Gabriela Mistral. La investigación en torno a estas materialidades se abordó, sin embargo, a través de un enfoque particular: la reconstrucción de su rol como intelectual público. 

Según Alejandra Araya, esta labor se concentró en dos enfoques específicos: el vínculo que tuvo Mistral con la misma Universidad de Chile y los alcances de su dimensión pública: “Ella fue una de las primeras mujeres que llevó su voz a la prensa. Durante mucho tiempo fue columnista de El Mercurio, fue diplomática y se hizo cargo de grandes procesos como la declaración de los derechos del niño. Entonces, hemos tratado de ir elaborando un perfil de Mistral que, no es del todo desconocido, pero que sí pone en evidencia los caminos que abrió en un momento de grandes transformaciones globales”.

“Ella fue una mujer que ocupó su voz y su palabra para hacer una crítica social y poner el acento en cuestiones que la gente no quería ver con claridad. Era muy crítica del militarismo, de lo que ella llamaba la sociedad patronal. Decía que en Chile no la querían por su activa democracia, por ser una mujer de pueblo, por ser una mujer por sobre todo. Entonces, efectivamente ella es una figura que hay que seguir estudiando y conociendo”, agregó la historiadora. 

sonetos de la muerte

En la imagen, el manuscrito Sonetos de la Muerte. Fuente: Archivo Central Andrés Bello.

De acuerdo a Araya, existen varios elementos que dan cuenta de cómo Mistral transgredió su espacio doméstico para situarse en una esfera tradicionalmente patriarcal. De ese modo, se transformó en una oradora extraordinaria, utilizó los medios de prensa, mantuvo correspondencia con figuras del ámbito político y creó el género del recado, a través del cual se refirió a los principales debates de su época. 

“Ella generó estrategias muy originales para intervenir en el espacio público con su voz. Hizo un camino independiente utilizando su palabra como herramienta, siendo profesora, utilizando distintos seudónimos desde los 14 años o antes”, explicó la historiadora.    

Para Araya también es importante avanzar en el descubrimiento de la vida y obra de Mistral, sobre todo si se considera que durante dictadura su legado fue “secuestrado”. Aquí, los antecedentes hablan de una expropiación de derechos de autor, lo que repercutió en un “blanqueamiento” de su figura y obra. 

gabriela mistral

En la imagen, Gabriela Mistral. Fuente: Archivo Central Andrés Bello.

“Cuando muere Mistral, ella es reconocida como uno de los pilares fundamentales de la cultura chilena y latinoamericana, pero luego esto se pierde y se transforma en dictadura. Entonces, Doris Dana, quien tenía una postura crítica sobre el régimen, niega la autorización para editar las obras de Mistral en Chile. Allí se produce este hecho inédito en el mundo: la expropiación de sus derechos”, dijo Araya. 

“Ahí se empieza a trabajar una especie de reescritura que nos va a situar en este terreno evidentemente pedagógico, pero bastante maternal. La hacen un poco menos ácida, un poco menos dura en sus opiniones, lo que no quiere decir que era una mujer brusca”, añadió. 

Coordenadas

Los registros sobre Gabriela Mistral pueden encontrarse en el sitio web del Archivo Central, pero también en la Biblioteca Digital de la Universidad de Chile. A ello se suman las redes sociales del Archivo así como las plataformas de la Sala Museo Gabriela Mistral, espacio que se encuentra en la Casa Central del plantel.