Diario y Radio U Chile

Año XIII, 20 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Vivir con demencia en medio de la pandemia: cuando la rutina es el calmante

Al ya difícil trabajo de estar a cargo de un enfermo con algun tipo de demencia se suma el tratar de mantenerlos a salvo de la pandemia de coronavirus. La comunicación en forma simple, pero principalmente la mantención de hábitos que marquen la jornada diaria hacen que los enfermos puedan adaptarse mejor a esta "nueva normalidad".

Claudia Carvajal

  Sábado 25 de abril 2020 15:02 hrs. 
anciana


35 millones de personas en el mundo presentan algún un tipo de demencia. De acuerdo a la información proporcionada por el Ministerio de Educación, en Chile viven 200 mil  personas que presentan alguna enfermedad de este tipo.

Según señala el Plan Nacional de Demencia del año 2017, estas patologías causan altos costos familiares, sociales y económicos. “Cuando es diagnosticado un integrante de la familia, ésta debe generar cambios importantes en su configuración, dado que el cuidado comienza a ser un eje relevante en la organización cotidiana, lo cual tiene consecuencias directas en la vulnerabilidad y la pobreza”, señala el documento.

La mayor parte de los enfermos vive con sus familiares. Los datos del Servicio Nacional del Adulto Mayor señalan que  el 95% de los cuidadores son parientes, entre los cuales se destacan las hijas(os)  con un 44%, seguido por los cónyuges  en un 23,8%. De ellos, son principalmente las mujeres quienes deben asumir  como cuidadoras en un 89,6%de los casos.

El tener que hacerse cargo de un adulto con demencia es un asunto de por sí complejo, ya que, según las definiciones clásicas de esta enfermedad, existe una amplia gama de síntomas asociados con el deterioro de la memoria y otras habilidades del pensamiento, que llegan a reducir la capacidad de una persona de realizar sus actividades diarias.

584810

A eso agreguemos hoy la situación excepcional de vivir un estado de catástrofe, una emergencia sanitaria a nivel mundial a causa del nuevo coronavirus, que requiere de medidas drásticas para contener la propagación y evitar el colapso del sistema sanitario: distanciamiento social, la protección de grupos de riesgo y el confinamiento domiciliario.

La doctora Marilú Budinich, médico geriatra y miembro de Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile, explica cómo afecta la demencia a las personas.

“Lo primero que hay que entender cuando hablamos de demencia es que afecta tres cosas, por una parte lo cognitivo, es decir, el procesamiento de la información, el lenguaje, la capacidad de comprender, el cálculo etc; la funcionalidad que tiene que ver con la capacidad de la persona de desarrollarse de forma autónoma en las distintas actividades de la vida diaria, y lo tercero es la conducta, porque al afectarse el cerebro se afecta todo lo demás”.

Entonces, ¿cómo se puede explicar a una persona con demencia que hay que mantenerse en casa, que hay que lavarse las manos a menudo y, lo más difícil, que debe mantenerse aislada para protegerse?

Marilú Budinich

Dra. Marilú Budinich

Para la doctora Budinich la comunicación y cómo entreguemos la información es fundamental para llevar adelante de manera más o menos exitosa la cuarentena en compañía de un enfermo.

“Un asunto muy importante es informar a la persona enferma en la medida que su comprensión y su interés lo necesite. Eso quiere decir que hay que explicar de manera acotada y simple. Si la información que nosotros entregamos genera angustia o no es comprendida, no hay que repetirla, sino cambiarla por algo que responda a las preguntas de la persona pero sin generar ansiedad. Si no hay respuesta o reacción ante lo informado, entonces no hay que insistir”.