Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Raúl Sohr por disposición de Trump de reunirse con Maduro: “Contribuye a debilitar a Juan Guaidó”

Para analizar la situación del diputado venezolano, Radio y Diario Universidad de Chile conversó con el analista internacional, quien afirmó que, desde el mismo momento de la autoproclamación, Guaidó se tiró a “una piscina sin agua”.

Camilo Villa J.

  Martes 30 de junio 2020 17:14 hrs. 
Raul sohr





Fue el 23 de enero del 2019 que el diputado venezolano, Juan Guaidó, se autoproclamó Presidente Encargado del país llanero, amparándose en el artículo 233 de la Constitución, para convocar a nuevas elecciones.

Apoyado desde el comienzo por Estados Unidos, el líder opositor al Gobierno de Nicolás Maduro acaparó la mirada de la prensa internacional y de autoridades políticas de distintos países de la región que lo reconocieron como Presidente –Chile incluido. Fue su momento de gloria, pero no fue más que eso: un momento.

Hoy el autoproclamado mandatario ha perdido apoyos dentro de la misma oposición y su nombre ya no está en primera plana de la prensa internacional. Además, la justicia de su país lo requiere por intento de golpe de Estado y, recientemente, anuló el nombramiento de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional.

Para analizar la situación del diputado venezolano, Radio y Diario Universidad de Chile conversó con el analista internacional Raúl Sohr, quien afirmó que, desde el mismo momento de la autoproclamación, Guaidó se tiró a “una piscina sin agua”.

“A partir de ese momento se comienza a resquebrajar la figura de Guaidó que había hecho un llamamiento sin ningún realismo, es decir, no tenía la menor noción de si la piscina tenía agua o no, y se lanzó de cabeza, y la piscina no tenía agua. No tuvo respaldo interno en Venezuela y cada vez que lo presentan ahora dicen ‘Juan Guaidó, presidente alternativo de Venezuela, reconocido por cincuenta países a nivel internacional’ pero, bueno, finalmente el poder es algo que reside en el país y no en el reconocimiento internacional”.

Si bien el opositor mantuvo cierto reconocimiento por gran parte de la oposición y la prensa internacional, fueron las pruebas que lo vinculan con el fallido intento de secuestro a Nicolás Maduro, el pasado tres de mayo, con la llamada Operación Gedeón –en la que también participaron ex soldados estadounidenses- las que le hicieron perder, según Sohr, gran parte de su apoyo nacional.

“Esto, naturalmente comprometió de manera decisiva Juan Guaidó de cara al conjunto de la oposición. Frente al Gobierno, a las huestes de Maduro, él era un enemigo y vivían en permanente fricción con él y su gente, pero para muchos de la oposición esto ya fue un paso demasiado lejos”.

Sin embargo, la estocada que algunos avizoran como mortal se la dio su principal aliado: el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien afirmó estar dispuesto a juntarse con Nicolás Maduro, deslegitimando, de esta manera, la figura de Guaidó.

Para Sohr, esta disposición de Trump deja enormemente debilitado al autoproclamado presidente de Venezuela.

El solo hecho de reunirse con Maduro y lanzar ciertas dudas sobre la competencia o la validez de Juan Guaidó es un hecho muy relevante que contribuye a debilitar a Juan Guaidó como el líder de la oposición”.

Si bien el mandatario estadounidense afirmó después –a modo de corrección- que una reunión con Maduro solo sería para abordar la manera en que este salga del poder, la idea ya la había lanzado.

Otro de los aliados más recalcitrantes de Guaidó ha sido el Presidente de Chile, Sebastián Piñera. Desde el primer momento, el jefe de Estado reconoció y comprometió ayuda al diputado venezolano.

Piñera, incluso, fue más allá y asistió a la ciudad colombiana de Cúcuta, en febrero del 2019, para ser parte de un show mediático en el que muy pocos líderes regionales se atrevieron a participar.

Respecto de esto, Raúl Sohr señala que ha sido uno de los “grandes fallos” del Gobierno de Sebastián Piñera, apoyando un intento de golpe de Estado y, condicionando así, e prestigio internacional de Chile.

“La facción de Guaidó no hizo ningún progreso, yo creo que para el Presidente Piñera la asistencia a Cúcuta va a quedar como uno de los grandes fallos de su Gobierno en política internacional. Realmente fue un desacierto absoluto haber asistido a ese evento que no tuvo ninguna consecuencia política, por lo menos, en el plano que ellos esperaban, de lograr un cambio en la situación interna de Venezuela y que terminó como un fiasco, y comprometió de manera significativa el prestigio internacional de Chile, involucrado en una intentona de golpe de Estado que no tenía base”.

La relación del gobierno de Piñera con el diputado venezolano no ha dejado de llamar la atención, pues, quien era representante de Guaidó en Chile, Guarequena Gutiérrez, dejó su cargo el pasado 31 de mayo argumentando razones económicas y migratorias. Hasta hoy no tiene reemplazante y, por ende, no existen “representantes diplomáticos” entre Chile y el opositor venezolano.

Venezuela, desde que asumiera el gobierno bolivariano con Hugo Chávez a la cabeza, en febrero de 1999, no ha dejado de ser un foco de atención internacional y, este 2020, no parecer ser la excepción.

Claro, ya que este año se celebrarán elecciones legislativas en la nación llanera. Sohr asegura que es difícil adelantar resultados en la batalla Gobierno-oposición, pero sí advierte que los adversarios a Nicolás Maduro han perdido mucho apoyo no en favor del Ejecutivo, sino en contra de la misma oposición por su pobre desempeño en los últimos meses.

“Quizás, lo que más ha favorecido al Gobierno dentro de la situación caótica, extraordinariamente difícil en que se encuentra, es que la oposición, especialmente la facción de Guaidó, ha cometido tantos desaciertos que si bien el apoyo al Gobierno de Maduro ha caído en forma radical comparado con el apoyo al Presiente Chávez, hoy mucha de la votación es anti oposición más que pro gobierno”.

Ante tal situación, el analista internacional advierte que Nicolás Maduro podría salir fortalecido, aunque, “con las urnas nunca se sabe”, finalizó Sohr.