Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Gremios de la cultura reclaman ayuda concreta ante profundización de la crisis en el sector

El año recién pasado, los trabajadores y trabajadoras de la cultura y las artes debieron enfrentar uno de los momentos más difíciles de su trayectoria. Sin apoyos directos, los creadores se vieron sumergidos en una crisis profunda que se ha extendido en el tiempo. “Ya no sabemos qué hacer”, cuentan los dirigentes.

Abril Becerra

  Martes 5 de enero 2021 18:03 hrs. 
Cuarteto_por Josefina Pérez


Durante 2020, los trabajadores y trabajadoras de la cultura y las artes debieron adaptarse a una situación inusual dentro de sus prácticas: crear de forma aislada, de la mano de pantallas, sin ensayos presenciales, sin funciones, sin audiciones, sin conciertos, con toda la industria cultural en confinamiento. 

Así, de un momento a otro, marzo se transformó en un mes negro para el sector, dando origen a una crisis que afectaría a disciplinas tan variadas como las artes escénicas, el audiovisual, la música y las artes visuales. La situación alcanzó tal punto que, según un monitoreo del Observatorio de Políticas Culturales, el 69% de los artistas encuestados disminuyó sus ingresos, mientras el 55% obtuvo 300 mil pesos o menos durante los primeros meses de la crisis. 

Con el pasar de los meses, la situación se fue complejizando, cerrando un 2020 marcado por las incertidumbres. “Mientras más avanza el tiempo, más profunda se hace la crisis”, comenta Verónica Tapia, presidenta de la Red de Salas de Teatro. 

Para la dirigenta, el inicio de 2021 marca una nueva etapa dentro de la crisis de los trabajadores y trabajadoras de la cultura y las artes. Según dice, hoy el interés por los espectáculos virtuales ha bajado de manera considerable, a lo que se suma, una postura que, previamente, se había eludido: la decisión de cerrar los espacios culturales. 

“Los espacios necesitan ayuda externa para poder sobrevivir y continuar. Sino, durante enero y febrero van a empezar a cerrar con la idea y la esperanza de continuar con el nombre y esperar, en algún minuto, poder seguir trabajando”, sostiene, añadiendo que esta situación es lamentable, porque estos lugares van a ser necesarios, una vez superada la crisis sanitaria.  

“Los teatros de la comuna de Providencia están hablando con el municipio para que, por favor, aporten con la compra de funciones. Eso es lo que se necesita. También, nos hemos dado cuenta que la virtualidad no nos beneficia, porque ya estamos cansados de la virtualidad. Nos aportó en su momento, pero ahora vamos para atrás (…). Ya no sabemos qué hacer, porque teníamos la esperanza de que en el verano íbamos a poder estar un poco más libres y que en marzo nos volvíamos a encerrar”, agrega. 

En la imagen, Verónica Tapia.

En la imagen, Verónica Tapia.

Un plan sin enfoque cultural 

Daniela Espinoza, presidenta del Sindicato Nacional Interempresa de Profesionales y Técnicos del Cine y Audiovisual (Sinteci), también ve con preocupación el actual momento de los trabajadores y trabajadoras de la cultura. Según relata, uno de los mayores problemas tiene que ver con la pasividad con que ha operado el Ministerio de las Culturas de cara a la crisis. Sin embargo, esto también se relaciona con un plan “Paso a Paso” que posee un enfoque económico y que desconoce las prácticas culturales. 

“Tenemos dos puntos de evaluación respecto de la gestión del Gobierno: uno tiene que ver con las ayudas, los fondos y la aplicación de promesas de activación que hasta ahora no han sido efectivas. Por otro lado, la decisión de iniciar un proyecto requiere mayores garantías respecto de los permisos y de que vamos a poder trabajar”, dice. 

“Necesitamos tener garantías de que en una Fase 2, durante los fines de semana, vamos a poder trasladarnos de una comuna a otra, de que vamos a poder hacer traslados intrarregionales, de que vamos a poder filmar en una playa, en un lago, de noche en toque de queda, de que los extranjeros que entren a Chile van a poder entrar y salir. Esas son acciones que el Gobierno ha hecho con otros medios como la construcción, la minería, el turismo, pero que ocurren porque son lideradas por el ministerio intersectorial. Eso es lo que nosotros también le reclamamos a cultura: tener un rol más activo, más útil y más práctico”, recalca la dirigenta. 

Desde las dirigencias de los gremios de la cultura advierten que, en ese sentido, es necesaria una ayuda concreta. Más que incentivos, dicen que lo ideal sería generar las modificaciones legales para que el Ministerio avance en la entrega de subsidios base que aplaquen la situación. Otro camino sería la actualización del Plan Paso a Paso respecto de las necesidades de la industria: “Una gestión de reactivación es sentarse con los actores y decir qué necesitan y cómo lo podemos ayudar”, recalca Daniela Espinoza. 

sinteci

Carlos Huckstadt, presidente de la Asociación Gremial de Trabajadores de las Artes y Espectáculos (AGTAE), también dice que las evaluaciones no son de las mejores y que, pese a la complejidad de la crisis en la cultura, “no se ha podido avanzar en ningún aspecto” de acuerdo a las demandas de los trabajadores y trabajadoras del gremio. 

Según el dirigente, la situación es preocupante, ya que muchos colegas han debido vender sus equipos para enfrentar el momento. “Nos preocupa de sobremanera que haya un retroceso tecnológico y cultural y que eso tenga como consecuencia que los espectáculos no vayan a ser del mismo nivel de años anteriores”, dice.

“Mucha gente que trabajaba en cultura ha tenido que reconvertirse o hacer negocios distintos, porque de momento está todo totalmente congelado y no hay posibilidades ciertas de volver. No tenemos un estimativo de tiempo y puede ser que eso nos juegue en contra y que haya una fuga de profesionales, lo que profundizará aún más el problema”, recalca.

Huckstadt comenta que, ante este contexto, lo esperado sería avanzar en medidas de prevención y normativas que permitan valorar a los trabajadores y trabajadoras respecto de las necesidades particulares de sus disciplinas. “No existen políticas que nos puedan proteger. Entonces, las demandas van encaminadas hacia ese lado. A poder ser reconocidos realmente”, subraya.

agtae

Imagen capturada durante movilización de AGTAE.

La crisis en el mundo 

La pandemia ha golpeado al sector de la cultura en todo el mundo, sin embargo, han sido diferentes las formas de ir en ayuda de los artistas y gestores. En Argentina el gobierno rápidamente contrató a artistas para que realizaran actividades de forma virtual. A ello se sumó el anuncio de becas y bonos, y una inversión histórica en la cartera de Cultura: más de $3000 millones para la implementación de un plan especial para el sector. 

Por su parte, en España el gobierno ya anunció la puesta en marcha de un proyecto que busca ir en ayuda del los trabajadores y trabajadoras durante el primer semestre de 2021. La medida considera el aumento de la partida de cultura, dos decretos para apoyar al sector frente al COVID-19 y el desarrollo del Estatuto del Artista, normativa que busca fortalecer a la industria cultural ante la crisis. También destaca un convenio para apoyar a las librerías locales. 

En Alemania el gobierno se abrió a financiar proyectos audiovisuales, editoriales y musicales, incrementando incluso los fondos de un seguro social asignado a los artistas. Todo ello con el objetivo de incentivar a un área que no ha podido reponerse desde el inicio de la crisis sanitaria. 

En Chile, en cambio, la situación ha sido compleja. La implementación del Plan de Emergencia, que consistió en la redistribución de 15 mil millones y que fueron otorgados por medio de concurso públicos, es algo que ha dejado insatisfecho a los artistas y gestores. Esto, ya que los fondos aún no son entregados en un cien por ciento, pese a ser requeridos de forma urgente por los creadores y creadoras.

Para los dirigentes esta realidad chilena solo refleja que la cultura se ha mantenido en un segundo plano, lo que no deja de ser preocupante pensando en el desarrollo de las disciplinas durante 2021.