Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 20 de septiembre de 2021

Escritorio MENÚ

Una transición con dificultades: el complejo momento de la CUT después del voto universal

Sindicatos excluidos, baja participación electoral, acusaciones en contra de miembros de la lista ganadora y un posible fraude en los comicios, son algunos de los problemas con los que se ha visto enfrentada la dirigencia que asumió durante la semana pasada. La nueva mesa directiva, liderada por Silvia Silva, tendrá como principal desafío reencontrarse con el mundo sindical, del que hace varios años se encuentra distanciada.

Héctor Gabriel Campos

  Miércoles 9 de junio 2021 20:44 hrs. 
A_UNO_249736 CUT


Durante la semana pasada, asumió la nueva dirigencia  de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), liderados por su nueva presidenta, Silvia Silva. Sin embargo, el proceso electoral no estuvo exento de críticas debido a la marginación de algunos sindicatos,  la escasa participación que solo alcanzó el 18% del padrón total y reclamos de un posible fraude electoral. A eso, se debe agregar la acusación de acoso sexual que pesa sobre el dirigente que obtuvo la primera mayoría, José Manuel Díaz, quien asumió nuevamente el cargo de tesorero.

Esta elección fue histórica, puesto que por primera vez se pasó de votos delegados (que en el pasado habían sido objeto de suspicacias por su real representatividad) al voto universal, lo cual había sido considerado un gran avance democratizador en la Central.

En este contexto, Radio Universidad de Chile conversó con diferentes voces del mundo sindical, para abordar este nuevo escenario de la entidad.

Para el presidente del sindicato de Starbucks, Andrés Giordano, la situación por la que atraviesa la CUT se debe a que la forma de hacer sindicalismo en Chile no se condice con los tiempos que vive el país, ya que durante últimos años se ha ejecutado un plan de negociación con las autoridades, en vez de preocuparse por movilizar a sus trabajadores.

“Este modelo institucional que hace crisis en el año 2019, con todas estas instituciones desprestigiadas, el Parlamento, el Ejecutivo, el Poder Judicial y el sindicalismo, también es parte de esa estructura. El sindicalismo que conocemos en Chile se  ha acostumbrado al pacto con la institucionalidad, sin tener un programa intransable que le permita movilizar a sus trabajadores. Hoy la CUT adolece de capacidad de movilización y convocatoria , vemos que se ha llegado a un punto donde no hay una sensación de representatividad de los trabajadores comunes, que es lo que importa”, subrayó.

 

Sindicato de Starbucks.

Sindicato de Starbucks.

Por otra parte,  el exsecretario de negociación colectiva de la CUT y actual vocero del Frente Unitario de Trabajadores, Cristian Cuevas, señaló que la crisis de representación por la que atraviesa la Central , pasa por la desconexión absoluta con sus trabajadores y que no se ha logrado conectar con las demandas de la clase obrera de hoy y que, por lo mismo, sus candidatos no fueron electos en la Convención Constitucional.

“Esto ocurre cuando se desconecta  de la cotidianidad de los y las trabajadores. Yo soy crítico y pienso que en Chile no hay movimiento sindical porque cuando hay movimiento, se mueve, se cambia, se transforma. Hay un trabajo sindical pero que no se siente representado por las principales organizaciones  y eso habla del porqué la gente no está participando. No se ha logrado conectar con el Chile de los cambios, es decir, un sindicalismo de territorio, masificado y vinculado a las luchas sociales”.

A la hora de hacer un mea culpa interno, Nolberto Díaz, exsecretario general y actual consejero nacional electo de la CUT, comenta que hay mucho que reflexionar en cuanto al accionar de la central de trabajadores en los últimos años, asumiendo la falta de conexión con los sindicatos. Sin embargo, Díaz acusó que siempre se tuvo que hacer frente a diferentes poderes fácticos.

“Nosotros tenemos mucho que hacer en materia de autocrítica, creo que le falta mucho a la CUT para estar conectada directamente con todos los trabajadores, pero también hay que distinguir todos los enemigos que la CUT ha tenido. En épocas pasadas, el fraude electoral que fue perpetuado al interior de la CUT, tuvo el respaldo de poderosos gobiernos – y no precisamente de la derecha- , la central de trabajadores fue intervenida para que las cosas siguieran de un modo y no de otra manera“, añadió el sindicalista.

Nolberto Díaz, ex secretario general y consejero nacioal electo de la CUT. FOTO : Sindicato de ENAP

Nolberto Díaz, exsecretario general y consejero nacional electo de la CUT. FOTO : Sindicato de ENAP.

En ese mismo sentido el dirigente hizo referencia al proceso de elecciones internas de la CUT realizadas en 2016, donde Arturo Martínez intentó quedarse en el poder. Según Nolberto Díaz, éste tuvo un fuerte apoyo  en el segundo piso de La Moneda, específicamente de Mahmud Aleuy y Guillermo Miranda, exfuncionarios de gobierno de la segunda administración de Michelle Bachelet.

En cuanto a los desafíos de la próxima directiva, Andrés Giordano fue bastante crítico debido a que pese al cambio del rostro principal, la presidenta, el eje directivo sigue siendo el mismo, en el que se incluye a José Manuel Díaz (tesorero) sobre el que pesan dos denuncias que según Giordano se realizaron en la entidad sindical pero que no habrían sido tomadas con seriedad por la dirigencia.

Lamentablemente me parece que como se dieron las cosas, se trató de configurar el triunfo de dirigentes militantes del Partido Socialista y en particular la situación que a nosotros nos parece más preocupante es que quien saca la primera mayoría es José Manuel Díaz, que es la persona que nos vetó de las elecciones y es una persona que tiene una acusación de acoso sexual por parte de otra dirigenta, además, de prácticas fraudulentas que nosotros mismos hemos denunciado y que la Central ha hecho vista gorda y se perpetúa la misma lógica. La directiva no cambia mucho, se han rotado un par de rostros, pero lo cierto es que son las mismas personas”, precisó.

Un poco más positivo se mostró Cuevas, recalcando que esta nueva dirigencia debe aprovechar el histórico proceso constitucional que vive el país, ya que es una gran oportunidad de reencontrarse con los trabajadores.

“Yo espero que hagan un reflexión crítica. Esta es un oportunidad para aprovechar el proceso constituyente, también para hacer un proceso de reconstrucción y reconfiguración del rol de los trabajadores en el Chile de hoy, se deben abrir los brazos en función del interés mayoritario y hacer posible un sindicalismo para este siglo XXI”, finalizó.

Posible fraude electoral

Para Nolberto Díaz, es difícil poder referirse a la nueva dirigencia, porque asegura que el proceso electoral estuvo marcado por situaciones extrañas, ya que, a su juicio, fue muy dudoso que más del 40% del total de los votos se radique en dos organizaciones sindicales, mientras que en el resto del país hubo una escasa participación, por lo que desde su perspectiva no hay dudas que existió algún tipo de manipulación electoral .

“Esto es algo muy distinto a lo que se buscó cuando se trabajó y se peleó por tantos años para que haya elecciones universales (…) se acreditaron más 170 organizaciones con sus cuotas al día para votar. Sin embargo, solo en dos sindicatos se concentra más del 40% de la votación; eso claramente no es fácil de explicar. No podemos permitir  que cuando se busca que haya una elección universal exista gente que quiera interferir maliciosamente y burlar la verdadera soberanía sindical“, sostuvo, el exsecretario general de la CUT.

Según algunas denuncias recibidas por el consejero nacional electo, existieron casos donde se amenazaba a los trabajadores con una multa para obligarlos a votar e incluso se suplantaron códigos de identificación para que los dirigentes  sindicales votaran por los trabajadores. Situaciones que se sumarían al historial de irregularidades acontecidas en las elecciones de la CUT, ya que en 2011 y 2016, el mismo Díaz denunció padrones electorales abultados con las denominadas organizaciones sindicales “fantasmas”.

Sin lugar a dudas, esta elección sindical pudo ser intervenida en forma maliciosa y nosotros queremos llamar la atención y abrigamos la esperanza de que la CUT a través de su comisión de ética, pueda establecer una investigación y aclarar esta situación”.

Por el momento, es difícil poder impugnar los resultados de la elección por vía institucional ya que se está muy encima del plazo. De todas formas Nolberto Díaz sostuvo que no descarta recurrir a los tribunales de justicia para pedir un peritaje informático en las actas electorales de la CUT, y de esta manera transparentar el proceso.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.