Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 12 de agosto de 2022

Escritorio

Paulina Astroza, sobre Polonia, Hungría y eventual gobierno de Kast: “No son democracias liberales”

La doctora en Derecho Internacional y académica de la Universidad de Concepción analizó el escenario político que presentan los bastiones de la ultraderecha en Europa y sus elementos en común con el proyecto político que representa el candidato del Frente Social Cristiano.

Maria Luisa Cisternas

  Domingo 12 de diciembre 2021 9:46 hrs. 
Paulina Astroza

Compartir en

El año 2020 en unas reñidas elecciones presidenciales, Andrzej Duda, resultó reelegido en el cargo de mayor magistratura de Polonia logrando superar con el 51,2 por ciento de los votos a su contendor liberal, timonel de “Plataforma Cívica” y alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, quien se adjudicó el 48,7 por ciento de los sufragios. Con ese resultado polarizado, el país de Europa Oriental le concedió cinco años más de gobierno al partido “Ley y Justicia” -“PiS”, en sus siglas en Polaco- cuyo signo político es la derecha radical.

En el marco de este período, el gobierno de Duda se ha caracterizado por desacatar las disposiciones de la Unión Europea, por oponerse a los derechos de la comunidad LGTBIQ+ y establecer políticas consideradas asfixiantes para los medios de comunicación, entre varias materias controversiales.

En Hungría, en tanto, lidera el primer ministro ultraderechista del partido “Fidesz”, Viktor Orbán, quien también es conocido por su abierta hostilidad hacia la UE, siendo considerado como un socio poco grato. Además se le adjudica el fenómeno de la “democratura” – acrónimo entre democracia y dictadura– a razón de iniciativas que van desde las vallas antimigrantes y restricción en el acceso de niños y jóvenes húngaros a cualquier información sobre temas de homosexualidad y transgénero.

Ambos países son considerados bastiones de la ultraderecha en Europa y ambos son objeto de estudio de autores como Cristóbal Rovira y Cas Mudde de la denominada “derecha populista radical“, explicó a Radio y Diario Universidad de Chile la doctora en Derecho Internacional y académica de la Universidad de Concepción, Paulina Astroza, quien desmenuzó el escenario político que presentan estas naciones y los elementos en común con el proyecto que representa para Chile el candidato presidencial del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast.

Las características de la derecha populista radical que se ven en Hungría y Polonia, así como también fue patente en Estados Unidos e incipientemente se está desarrollando en Latinoamérica, se ven lucidamente reflejados en lo que es el partido Republicano en nuestro país y en el tipo de liderazgo que representa Kast, aseveró Astroza.

“Se presenta una ideología en el cual ellos dividen a la sociedad por un lado en lo que es un pueblo virtuoso frente a una elite corrupta, eso los caracteriza a todos, o sea vivir en una sociedad en estos dos grupos y dentro de esa elite corrupta meten de todo, están obviamente los partidos tradicionales, en el caso europeo la social democracia y el partido popular o el partido conservador europeo”, señaló.

Dentro de esa élite interpelada también se encuentran “los medios de comunicación, los académicos, los expertos, los científicos, en el fondo todo aquello que va en contra de sus creencias y que ellos quieren difundir como los representantes verdaderos de este pueblo virtuoso”, añadió.

Así como el populismo, otro rasgo en común de los gobiernos de la ultraderecha es el “nativismo“, explicó la académica, que es la noción mono-cultural que deviene en el rechazo de la población migrante. Una característica que no solo se manifiesta con políticas públicas represivas y criminalizadoras a los extranjeros sino también en términos de estructura, como se hace evidente con la valla kilométrica de Hungría, el muro de Trump y la zanja que propone Kast. 

valla hungría

Hungría.

Esto está muy fuertemente marcado en Polonia y Hungría por el elemento religioso, sobre todo en Polonia. Está también muy marcado por el nacionalismo y esto se explica en especial por hecho de ser países ex Comunistas que no quieren tener encima de ellos de nuevo un Estado, ser el Estado satélite de otros, que los manden, eso lleva también a que sean soberanistas y aquí es donde están chocando con la Unión Europea, entonces muchos de estos elementos uno los ve en Kast”, explicó.

De ahí que los partidos políticos de este signo se bauticen a sí mismos con conceptos como patriotas, libertarios o utilicen frecuentemente la idea de la libertad, señaló Astroza, “son soberanistas, están en contra de la integración europea, en contra de cualquier organización internacional, son antiglobalistas”, añadió.

En esa línea, la académica ilustró estos rasgos con las declaraciones que José Antonio Kast realizó en un Congreso Latinoamericano celebrado en Colombia el año 2017, “él presenta sus ideas y dice, ‘primero está Dios, después está la patria, después está la familia’ y esas son las bases de su ideología”, ejemplificó.

Contra los derechos de mujeres y diversidades

Objeto de denuncia de organismos como Amnistía Internacional ha sido el enjuiciamiento de mujeres que enarbolaron carteles de la virgen María y en el fondo, un halo de los colores del arcoíris de la bandera LQBTIQ+ en Polonia. Ellas eran detenidas por “ofender las creencias religiosas” en lo que se ha considerado como “una caza de brujas” por parte del gobierno, que no por consideraciones que van desde una reducción de la libertad de expresión y la protesta pacifica, sino que es evidencia de una profunda homofobia cristalizada en el Estado. 

polonia

Polonia (Fotografía de El Periódico). 

Desarrollando esta arista, Astroza explicó que existe un discurso contra la identidad de género, “porque también es algo que ven como aquello que hay que contrarrestar, una contra-revolución silenciosa o contrarrevolución ideológica que se da mucho en Europa, fuertemente en España con Vox y que encuentran que se les ha dado muchos derechos a las mujeres, a las comunidades gays, a los inmigrantes y reaccionan ante eso“, sostuvo.

“Reaccionan ante el feminismo, reaccionan en contra de los inmigrantes y los expulsan, reaccionan en contra de los derechos de las minorías, dictan leyes como el caso de Hungría, como el caso de Polonia, que va en contra justamente de los matrimonios homosexuales, la adopción homosexual, entonces uno encuentra esas características dentro de esta corriente que son llamados derecha populista radical”.

Contra los medios de comunicación 

En Polonia se han suscitado manifestaciones encabezadas por los medios de comunicación contra el gobierno de Ley y Justicia por políticas que han sido consideradas como asfixiantes, particularmente en lo referido a la introducción de un impuesto a la publicidad por parte de las autoridades.

medios polonia dos

Manifestación febrero 2021 en Polonia, protestantes enarbolan carteles que rezan “medios libres” (Fotografía de Atalayar.com)

Al respecto, Astroza reparó en que “en el caso de los medios de comunicación, en los populismos tanto de izquierda como de derecha, son objetivos de ataque”, aseguró. “No solamente ha ocurrido en Polonia y en Hungría, sino que también en Estados Unidos, pasó en Ecuador, en Bolivia, donde son objetivos de ataque, hay estrategias sobre las restricciones de libertades y leyes que intentan controlarlos, pautearlos, de que no haya una prensa libre, eso pasa y es un riesgo”, explicó.

En esa línea y abordando un eventual gobierno de José Antonio Kast, la académica sostuvo que si bien existe un riesgo, es muy difícil que el republicano pueda materializar medidas de este orden en cuanto no tiene mayoría en el Congreso, situación que a su juicio, se extrapola en un presunto gobierno de Gabriel Boric, en un contexto “todavía de pandemia, todavía de crisis económica, tendrá características muy complejas”.

“Riesgos si existen para la prensa sobre todo por aquellos que ven a la prensa como un enemigo y eso la derecha populista radical lo ve como una elite corrupta, como formando parte de ellos y por eso que la atacan, decretando leyes, cerrando medios, cerrando universidades para que no hayan voces críticas como el caso de Hungría o tratando de intervenir el poder Judicial, el Tribunal Constitucional como el caso de Polonia, y de esa forma se conforman en democracias que se llaman iliberales, no democracias liberales que respeten los derechos humanos, las minorías, sino que justamente lo contrario y es lo que pasa en Europa y por eso la Unión Europea tiene a Hungría y a Polonia con expedientes abiertos por incumplimientos de los valores de la Unión Europea”, explicó.

Síguenos en