Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Horacio Salinas: “Los artistas son quienes estructuran todo un campo emotivo, sin lo cual los pueblos se mueren”

El próximo 27, 29 y 30 de diciembre, el grupo Inti Illimani Histórico realizará su tradicional concierto de fin de año. Con ello, el conjunto iniciará un nuevo ciclo de presentaciones y, a mediados de enero, en el marco del Festival Santiago a Mil, estrenará su más reciente proyecto: Suite Patagonia.

Abril Becerra

  Sábado 25 de diciembre 2021 15:37 hrs. 
horacio-salinas


La pandemia fue una pausa. Una interrupción involuntaria que, para el grupo Inti Illimani Histórico, significó un alto en las agendas y en el desarrollo de sus proyectos. Pero, según relata el músico Horacio Salinas, el conjunto no se vio tan afectado en contraste con aquellas bandas que debieron rearmarse por completo ante la crisis. 

“En nuestro caso, tenemos un bagaje de repertorio muy nutrido y bastante clásico que viene desde hace más de 50 años de trabajo. Entonces, podemos darnos el lujo de parar un tiempo, pero lo terrible es para los artistas jóvenes que necesitan ir fogueando lo que hacen con el público”, comenta. 

“Este frenazo que hemos tenido en la actividad, ha sido menos fuerte para los grupos que tienen una trayectoria. Por otra parte, se nos ha presentado algo inédito: el tiempo de ocio. Para los artistas, el tiempo de ocio es tremendamente productivo, aunque parezca una paradoja. Necesitamos mucho del silencio, de las soledades, para inventar”, añade.

Por suerte, según dice, hoy el momento es otro y, aunque la reactivación está repleta de incertidumbres, el grupo Inti Illimani Histórico ya se prepara para regresar a los escenarios. De esa forma, el próximo 27, 29 y 30 de diciembre el conjunto llegará hasta el Centro de Extensión del Instituto Nacional para presentar su tradicional concierto de fin de año. 

En esta ocasión, el grupo rendirá un homenaje al músico Patricio Manns, por lo que reinterpretará parte de las canciones del disco Inti Illimani Histórico canta a Manns (2014). Posteriormente, el grupo presentará, a mediados de enero y en el marco del Festival Santiago a Mil,  la obra Suite Patagonia. Esta pieza está dedicada al territorio más austral de nuestro país y cuenta con la participación de la Orquesta Sinfónica Nacional.

FOTO_inti_illimani_historico.max-1450x800

Para ustedes, ¿qué significado tiene este reencuentro con el público? 

Estamos felices. Para los músicos es un asunto esencial el poder enfrentar, dialogar y encontrarse con el público. Eso es lo que le da sentido al trabajo que hacen los artistas. Sin ello, las obras quedan en un limbo que uno no logra descifrar bien. Retomar el camino de los conciertos es una maravilla. Lo hemos percibido en carne propia en estos últimos tiempos, en que hemos hecho unas poquitas presentaciones, pero ya se vienen conciertos con mayor continuidad. 

En este contexto, ¿surgieron nuevas composiciones? 

Si. De hecho, esta suite, que se llama Suite Patagonia, está basada, emotivamente, en todo lo que es la Patagonia y no solo por su naturaleza, sino que también por su naturaleza humana. Es un poema un poco sinfónico y relacionado con ese territorio. Lo pude completar porque conté con mucho tiempo destinado a eso. En otras circunstancias hubiera sido más difícil. 

Durante estos meses, también debieron enfrentar la muerte de Patricio Manns. Para ustedes, ¿qué sentido tuvo esta pérdida? 

Patricio Manns fue una persona con la que convivimos, felizmente, durante mucho tiempo. Empezamos a trabajar juntos a partir del año 78. Él fue esencial en nuestro repertorio, Siempre nos costó mucho hacer canciones que no fueran textos de Patricio Manns. A veces se recoge el corazón pensando que ya no está entre nosotros, pero, sin embargo, nos dejó este patrimonio notable de canciones, de músicas, de historias, de invenciones, porque también era un gran fabulador. Trabajar con él era muy fácil. Nos resultó natural trabajar con él y en muchos sentidos fue un privilegio que atesoramos mucho mientras estuvimos juntos. 

A Patricio Manns, el Estado nunca lo reconoció en vida, ¿cómo ves esa situación que se replica a su vez con otros creadores y creadoras?

Es una letanía. Es el pago de Chile. Distintas envidias hicieron, seguramente, que no se le reconociera, pero no es algo nuevo. Gabriela Mistral tuvo muchísimas dificultades para ejercer como profesora, porque no tenía título. Esperamos que esto se remedie con el tiempo, porque es una falencia cultural enquistada. Los artistas, de cualquier disciplina, son quienes estructuran todo un campo emotivo sin lo cual, los pueblos se mueren.

Inti_Historico_k7E2dL9.max-1450x800

Hablando de Suite Patagonia, ¿qué motivó la creación de esta obra? 

Una autoridad de la región me comentó que le parecía muy curioso que no hubiese una música que se asociara a este territorio, aparte de aquellas folclóricas argentinas que pasaban a través de la cordillera y que, de alguna manera, son utilizadas por la gente de la Patagonia, porque, efectivamente, la Patagonia argentina es mucho más publicitada que la chilena. Ellos tienen una conciencia de que este es un territorio único. Entonces, esta persona me lanzó el desafío. Eso fue un empujón enorme y empecé a ver qué significaba en términos emotivos para mí la Patagonia. Fue bastante bonito descubrir qué significaba para mí esta soledad, esta estepa, estas montañas gigantescas, estos territorios deshabitados, con pueblos olvidados, exterminados. 

Entiendo que esta obra fue pensada para un ballet, ¿cómo fue evolucionando? 

Siempre imaginé que esto pudiera tener una traducción coreográfica. Pero hay que esperar a que se conozca y quizás se pueda hacer un montaje. Está pensado como una suite de seis piezas orquestales que sin duda pueden ser una música para un ballet. Sin duda que una de las piezas tiene que ver con los pueblos olvidados, con los pueblos que desaparecieron. Ahora, en términos musicales, no hay textos. Luego, en la música hay una exaltación de los territorios, de los hielos, de las montañas increíbles. También hay una mirada a esta inmensidad de canales que pueblan la Patagonia. La soledad en medio de estos parajes majestuosos es uno de los temas que me impactó mucho y que los traduje en emociones musicales. 

Para cerrar, ¿cómo vislumbras este nuevo ciclo que se instala con el Gobierno de Gabriel Boric?

La mayoría de los chilenos no cabe de felicidad por este renovado ciclo que se inicia con nuestro flamante nuevo presidente. Me parece maravilloso que toda esta generación de jóvenes que se alzaron muy justamente hace más de 10 años, hoy sean autoridades. Eso me llena de emoción. Me produce una tranquilidad y una confianza muy grande, porque se ve que este país tiene reservas espléndidas y muy reconocidas en el exterior. He tenido comentarios muy laudatorios de italianos y franceses, que miran nuestra experiencia como una experiencia fundacional en el mundo. Estamos muy felices.