Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 3 de diciembre de 2022

Escritorio

Reducir el aforo en lugares abiertos y cerrados: el nuevo dilema que debe enfrentar el Minsal ante la ola de contagios

Para el salubrista Gonzalo Bacigalupe es urgente la reducción de gente que pueda estar concentrada en un mismo lugar, tomando en cuenta la gran velocidad de contagio de la variante ómicron que ya es la de mayor circulación en el país.

Camilo Villa J.

  Miércoles 2 de febrero 2022 18:34 hrs. 
La-Hostelería-en-España-estudia-diferentes-estrategias-_1682253604

Compartir en

Los contagios diarios de coronavirus ya bordean los 30 mil, los exámenes PCR escasean en diversos puntos del país y los casos activos superan las 112 mil personas; sin embargo, bares, restaurantes y recintos de recreación poseen aforos idénticos a cuando no se registraban más de dos mil casos al día.

A la medida que los nuevos contagios siguen aumentando, son cada vez más los expertos que exigen al Ministerio de Salud reducir los aforos. Por ejemplo, la totalidad de la Región Metropolitana y gran parte de comunas costeras se encuentran en Fase de Preparación, lo que implica que en restaurantes y bares los espacios cerrados pueden ser ocupados por personas con pase de movilidad, mientras que en exteriores las mesas deben estar separadas por dos metros suprimiéndose el límite de comensales.

Lo anterior ha generado gran preocupación, de hecho, este martes el Consejo Asesor por el Covid-19 recomendó bajar los aforos en todo el país ante la ola de nuevos contagios.

“Porque la diseminación no tiene límites regionales, ni límites comunales ni límites por barrios. Hoy el estándar -además en un periodo de vacaciones- es igual en términos de factor de riesgo de diseminación”, sostuvo para Teletrece el ex ministro de Salud y miembro del Consejo, Álvaro Erazo.

En tanto, el salubrista Gonzalo Bacigalupe, en conversación con nuestro medio, se mostró de acuerdo con la recomendación del Consejo Asesor afirmando que, “definitivamente hay que bajar los aforos”.

Para el experto, es urgente la reducción de gente que pueda estar concentrada en un mismo lugar, tomando en cuenta la gran velocidad de contagio de la variante ómicron, que ya es la que más afecta a la población en territorio nacional.

Por su parte, ante los llamados a reducción de aforos el gremio de locatarios no se ha quedado de brazos cruzados y, este miércoles, se reunieron con el ministro de Economía, Lucas Palacios, para expresarle su preocupación en caso de que las recomendaciones de expertos sean escuchadas.

Desde el Patio Bellavista, en el corazón del barrio homónimo, los locatarios advirtieron de los efectos económicos negativos que tendría una reducción de aforo para el sector el que, sin duda, ha sido uno de los más golpeados durante la pandemia.

Por lo demás, Álvaro Jadue, director del Patio Bellavista, recordó que en los diversos locales se toman las medidas adecuadas y exigidas por las autoridades, como la toma de temperatura, la distancia social y la instalación de dispensadores de alcohol gel.

Sin embargo, para Bacigalupe dichas medidas no son garantía de que la gente no se contagie, pues la transmisión del virus es por aerosol y ante eso no hay toma de temperatura que valga.

En ese sentido, el salubrista acusó un abandono del Estado en cuanto a la estrategia de la lucha contra el Covid, dejando la responsabilidad de su cuidado exclusivamente a la población. Por lo mismo, hizo hincapié en la importancia de las mascarillas que es, a su juicio, el principal freno a la propagación del virus.

“Básicamente es una estrategia de abandono, se abandonó a la población esperando que la población se cuide sola, y no necesariamente gran parte de la población está completamente informada de cómo se produce el contagio, además, la mayoría de las personas no tiene acceso a buenas mascarillas y creo que de esto se debiera hablar más, más que ver la temperatura a la entrada del negocio. La gente debe usar mascarillas de buena calidad, incluso debiesen ser entregadas por los establecimientos donde las personas entran”.

Bacigalupe ahondó más en este “abandono” de la estrategia contra el Covid y sostuvo que, al parecer, lo que buscarían las autoridades es que la gente se contagie para que, inevitablemente, las cifras comiencen a bajar con el paso de las semanas.

Gonzalo Bacigalupe.

Gonzalo Bacigalupe.

Ahora bien, el salubrista también llamó a limitar los eventos masivos. Hasta el día de hoy son cientos los eventos que se realizan en el país, mismos que reúnen a miles de personas. Sin ir más lejos, este fin de semana se dará el puntapié inicial al futbol chileno, para lo cual las entradas ya están a la venta siendo miles las personas que asistirán a los estadios.

En ese sentido, Gonzalo Bacigalupe advirtió sobre el peligro que conlleva la realización de eventos masivos pese a que gran parte de ellos se haga al aire libre, pues la concentración de gente burlando la distancia social es inevitable.

“En un concierto de música la gente se relaja, toma alcohol, fuma y, claro, se relajan las normas. La gente lo está pasando bien, la gente se abraza,  se acerca, y esa falta de distancia física hace que sean mucho más posible los contagios, más cuando hay miles de asistentes que están muchas horas en el mismo lugar. En general las actividades al aire libre son mucho más seguras pero si están todos unos encima de los otros la posibilidad de contagio es muy alta. Esto es algo que hay que evitar”.

Otro punto conflictivo es la vuelta presencial de miles de estudiantes en marzo próximo. Desde el Consejo Asesor recomendaron a las autoridades evaluar cada uno de los establecimientos para recién ahí decidir si es factible el retorno físico de las y los estudiantes.

En tanto, el presidente del Colegio de Profesores, Carlos Díaz, puso en duda el retorno a clases presenciales en marzo tomando en cuenta el “dramatismo que representan hoy las cifras”.

“Tenemos que esperar y ver cómo estarán los contagios en esa fecha y hoy sabemos que estamos ante una situación realmente dramática”.

Pese a la advertencia del Magisterio, el futuro ministro de Educación, Marco Ávila, fue claro: “las primeras en abrirse y las últimas en cerrarse deben ser las escuelas. Creo que ese debe ser el mensaje, no en responder para hacer polémica”.

Síguenos en