Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Pese a la guerra… el mundo sigue girando

China anunció que prepara naves que podrán explorar los confines del universo y espera que artefactos suyos estén recogiendo muestras de la rugosa superficie de Marte en ocho años más. Australia, por su parte, anunció este lunes la construcción de una nueva base de submarinos en la costa este del país para hacer frente a las que llamó “amenazas en la región del Indopacífico”, en directa alusión a China. Y en Estados Unidos se agudiza el drama de los migrantes: centenares de haitianos, muchos de ellos deshidratados, arribaron a las costas de una exclusiva zona de recreo en Cayo Largo, al sur de La Florida, a bordo de un barco de madera que encalló en aguas poco profundas.

Luis Hernán Schwaner

  Lunes 7 de marzo 2022 16:52 hrs. 
Zhurong

China recogerá muestras de la superficie de Marte antes de 2030, declaró el diseñador jefe del programa de exploración lunar, Wu Weiren, citado este lunes por el diario local Global Times. Wu, quien es miembro de la Conferencia Política Consultiva del Pueblo de China, reunida por estos días en Pekín, explicó que la recogida de muestras en el planeta rojo es “mucho más difícil” que en la Luna y que el primer obstáculo es “el desarrollo de un cohete con mayor empuje”.

El vehículo de exploración Zhurong, parte de la misión china Tianwen-1, la primera del país asiático en llegar a la superficie de Marte en mayo del año pasado, se encuentra actualmente en Marte. El objetivo es, según Wu, que las misiones chinas hayan recorrido en el espacio profundo 100 veces la distancia entre el Sol y la Tierra -de 150 millones de kilómetros- para 2049, cuando se cumpla un siglo de la fundación de la República Popular China. Además, el gigante asiático está construyendo su propia estación espacial, la “Tiangong”, la que estará lista a finales de este año.

Por su parte, el gobierno de Australia anunció este lunes la construcción de una nueva base de submarinos en la costa este del país para hacer frente a “las amenazas en la región del Indopacífico”, tras el polémico pacto que le permitirá construir submarinos nucleares con tecnología estadounidense, después de haber descartado en 2021 el contrato que había establecido con Francia para tal propósito, causando la profunda molestia en Paris.

En una directa referencia a China, el primer ministro australiano Scott Morrison afirmó durante un acto del Instituto Lowy que “las amenazas por parte de actores estatales y no estatales están proliferando en nuestra región. La militarización se está expandiendo y evolucionando con rapidez”, declaró, como justificación para la decisión de Canberra.

China es un importante socio comercial de Australia pero mantiene con ese país una fuerte tirantez diplomática, al reclamar prácticamente la totalidad de las islas y atolones del Mar de China Meridional, una ruta clave del comercio marítimo y rica en recursos naturales. El gobierno australiano aún no ha anunciado donde se ubicará la nueva base, aunque Morrison dijo que estudian tres lugares entre las ciudades de Brisbane, Port Kembla y Newcastle, estas dos últimas cerca de Sídney.

Y en otro punto del planeta, más de 150 migrantes haitianos llegaron hasta cerca de una exclusiva zona de recreo de Cayo Largo, en el sur de Florida (EE.UU.), a bordo de un barco de madera de medianas dimensiones que encalló por la poca profundidad del mar en la zona. Equipos de rescate de diversas agencias federales han concurrido al lugar para detener estos viajes inseguros antes de que se pierdan vidas en el mar, explicaron  las autoridades estadounidenses. Según el portavoz de la Oficina del Alguacil del condado de Monroe, Adam Linhardt, unas 150 a 200 personas a bordo del barco cuando éste encalló en el fondo de arena y aguas poco profundas del Club Ocean Reef.

En el sur de La Florida el agudo drama humano de la migración se manifiesta prácticamente a diario. El sábado, la Guardia Costera de Estados Unidos interceptó un velero haitiano en el islote Anguilla Cay, perteneciente a las Bahamas, con unas 300 personas a bordo que realizaban “un viaje inseguro”, según las autoridades, que calificaron el hecho de “tráfico marítimo de personas”. En enero pasado, la misma entidad federal interceptó cerca de los Cayos de Florida otra embarcación que navegaba sobrecargada con 176 haitianos a bordo, diez de los cuales tuvieron que ser hospitalizados por presentar graves síntomas de deshidratación.