Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de julio de 2022

Escritorio

Isabel Amor y las tareas pendientes tras el matrimonio igualitario: “La gran bandera que tenemos que llevar adelante es el fin de la violencia”

Analizando la realización de los primeros matrimonios entre parejas del mismo sexo en el país, la directora ejecutiva de Fundación Iguales proyectó los desafíos que continúan en la agenda de derechos para las diversidades sexuales y de gènero. En esa línea consideró fundamental que la sociedad promueva la erradicación de la violencia hacia las comunidades LGTBIQ+.

Maria Luisa Cisternas

  Jueves 10 de marzo 2022 16:15 hrs. 
WhatsApp Image 2022-03-10 at 15.54.41

Compartir en

Una fecha que pasará a la historia de la ampliación de los derechos civiles es este jueves 10 de marzo, día en que las parejas del mismo sexo comenzaron a contraer matrimonio en Chile tras aprobarse la ley de Matrimonio Igualitario en diciembre del 2021. Una iniciativa que el Ejecutivo apuró en el Congreso Nacional y que el Presidente Piñera ha destacado como uno de los principales legados que deja su gobierno. Al respecto la directora ejecutiva de la Fundación Iguales, Isabel Amor, en conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, celebró este hito en cuanto es un anhelo que se ha empujado desde prácticamente una década, sostuvo la activista.

Feliz y sumamente orgullosa dijo estar la representante de Fundación Iguales con la celebración de los primeros matrimonios entre parejas del mismo sexo en el país, los cuáles inauguraron Javier Silva y Jaime Nazar la mañana de este jueves en una ceremonia realizada en el Registro Civil de Providencia. Este logro, indicó Amor, fue posible tanto por la voluntad del gobierno de Michelle Bachelet y de Sebastián Piñera, así como de los muchos y muchas activistas que “históricamente han sacado adelante la cara” para impulsar el matrimonio igualitario.

“Hoy se casó una pareja de hombres y también una pareja de mujeres y ellas, además son la primera pareja que logra reconocer a su hija solamente haciendo un trámite en el Registro Civil y eso es una maravilla, es un sueño que han tenido muchas mamás y que nos debiese enorgullecer muchísimo como sociedad porque finalmente hoy somos un país un poco más igualitario y un poco más amable donde tenemos familias que son iguales, independientemente de la orientación sexual, de cómo se conforman, tienen el acceso a derechos igual que cualquier hijo de vecinos. Eso es muy lindo”, consideró.

Pero la celebración de los primeros matrimonios igualitarios contrasta con las materias que aún quedan pendientes y en ese sentido la activista consideró que “la gran bandera que tenemos que llevar adelante como sociedad, no sólo las organizaciones de diversidades sexuales y género, es el fin de la violencia hacia las personas homosexuales, bisexuales y transexuales”. 

“Eso se hace por supuesto a través de una serie de acciones, la primera considero yo debiese ser avanzar en un proyecto de educación sexual integral que dé cuenta a todas las personas, a toda una generación que podría cambiar de mentalidad, que existen personas gays, lesbianas, bisexuales y trans que tienen todo el derecho a vivir en el país, a generar sus propios proyectos de vida y a ser felices. La violencia es un estigma que cargamos como sociedad y cuando se trata de cuestiones que tienen que ver con género, es particularmente fuerte porque es violencia motivada por odio”, señaló.

Abundando en las medidas, Amor añadió que “tenemos que avanzar con una Ley Antidiscriminación que según el Congreso será modificada de manera que esta ley prevenga la discriminación y para eso necesitamos avanzar como sociedad. Esto no es un cambio que podamos hacer únicamente como personas parte de las diversidades sexuales y de género sino que necesitamos que todo el mundo se ponga esta camiseta y cambiemos de mentalidad de una vez por todas”.

Menos de 24 horas restan para que asuma la administración del Estado el gobierno de Apruebo Dignidad y aquilatando ese traspaso, la directora ejecutiva de Fundación Iguales consideró que el Ejecutivo de salida ha dado pasos gigantescos en términos legislativos para el acceso a derechos, sin perjuicio de que estos se asientan en el trabajo que se realizó durante el mandato de Michelle Bachelet, quien ingresó el proyecto de ley de Matrimonio Igualitario al Congreso Nacional y en cuyo gobierno se avanzó el grueso de la Ley de Identidad de Género, reparó. Así las cosas, aseveró que la fundación tendrá los ojos puestos en la administración entrante.

“Para nosotros es muy importante el compromiso feminista, el compromiso con las diversidades sexuales y de género que tiene el próximo gobierno se haga cargo en políticas públicas concretas, en materia legislativas concretas, que podamos ver no en mucho tiempo más un cambio general tanto en la administración del Estado como en espacios más privados”.

Mientras en Chile se celebran los primeros matrimonios igualitarios, en otras partes del mundo, particularmente en Guatemala, el denominado Congreso “Provida” visa leyes que, además de elevar las penas de cárcel para las mujeres que aborten, prohíben el matrimonio entre parejas del mismo sexo e impiden que las escuelas impartan contenidos relativos a las diversidades sexuales y de género. Recientemente, el presidente de dicho país, Alejandro Giammattei, celebró la consagración de Guatemala como la “Capital Provida de Iberoamérica” constituyéndose así un escenario que mantiene en alerta y permanente disputa a las agrupaciones feministas y de las comunidades LGTBIQ+ de ese país. Analizando este contexto, Amor sostuvo que la Fundación Iguales está en contacto con diferentes organizaciones a nivel Latinoamericano para hacerle frente a este avance. 

“En Latinoamérica desde un tiempo a esta parte, entre unos cinco a diez años, hay un movimiento ultra conservador financiado desde Estados Unidos y Europa que se ha preocupado de usar a ciertos países de Latinoamérica como un laboratorio para tratar de sacar adelante medidas en relación a esta idea de capital provida y me gustaría decir que provida somos todos, creo que es importante resaltar eso. No hay gente que sea pro-muerte, hay gente que está de acuerdo con que las mujeres tomen las decisiones respecto a su salud reproductiva y gente que no está de acuerdo con que las mujeres tomen esas decisiones”, señaló.

La activista aseveró que “nosotras salimos del clóset hace rato” y que Chile “no va a volver a ser un país que tengan activistas y personas escondiéndose, porque ya hemos avanzado contundentemente y lo que hemos avanzado nos ha costado muchísimo, así que no hay ningún centímetro que vayamos a ceder respecto a esta pugna porque aunque a muchos les pueda parecer una pugna simbólica, para nosotros es una pugna muy real. Yo soy mujer y soy lesbiana y como tal no estoy dispuesta a vivir en un país en silencio si estoy viendo injusticias respecto a las demás mujeres, cisgénero, transgénero, ni tampoco respecto a las personas que son gays, lesbianas y bisexuales”.

Síguenos en