Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Hace tres años, la catedral de Notre-Dame se incendiaba

El 15 de abril de 2019, un gigantesco incendio arrasó la catedral de Notre-Dame en el corazón de París. El techado, parte de la bóveda, el reloj y, sobre todo, la magnífica aguja diseñada por Viollet-le-Duc, no sobrevivieron al incendio.

RFI

  Viernes 15 de abril 2022 12:59 hrs. 
Smoke billows as flames destroy the roof of the landmark Notre-Dame Cathedral in central Paris on April 15, 2019. - A major fire broke out at the landmark Notre-Dame Cathedral in central Paris sending flames and huge clouds of grey smoke billowing into the sky, the fire service said. The flames and smoke plumed from the spire and roof of the gothic cathedral, visited by millions of people a year, where renovations are currently underway. (Photo by FRANCOIS GUILLOT / AFP)

Tres años después, las causas de la catástrofe siguen sin determinarse. Y dada la magnitud de los daños causados por el incendio, es muy probable que nunca lo sepamos. Esto es al menos lo que anunció el miércoles 13 de abril una fuente cercana a la investigación. En cualquier caso, desde junio de 2019, es decir, desde el final de la investigación preliminar, la pista accidental es ampliamente favorecida. Se ha hablado de una colilla no apagada correctamente por los obreros que trabajaban en las obras de reforma de la catedral. También se ha mencionado la posibilidad de que se produjera un cortocircuito eléctrico o que las baterías de litio se incendiaran. Pero no se han encontrado pruebas que confirmen estas hipótesis.

Una ardua investigación

Entre el derrumbe de la aguja, el techado, el armazón y parte de la bóveda, los investigadores tuvieron que buscar pistas entre varios cientos de metros cúbicos de escombros. También tuvieron que esperar a que se retiraran los andamios que rodeaban la catedral, que se habían colocado antes del incendio para las obras de renovación. Una maniobra especialmente delicada que tomó seis meses.

A esto hay que añadir los retrasos adicionales impuestos por la crisis sanitaria y la audiencia de más de un centenar de testigos. En la actualidad, aunque los expertos siguen evaluando los escombros, hay pocas esperanzas de encontrar nuevas pistas sobre el origen del incendio.

28cf0c56-46b5-4de7-9fc1-9288b4736257_alta-libre-aspect-ratio_default_0

Una reapertura prevista para 2024

El presidente Emmanuel Macron visita este 15 de abril el lugar para conmemorar el tercer aniversario del espectacular incendio que arrasó uno de los monumentos más visitados de Francia. También es una oportunidad para hacer un balance del progreso de las obras. “Hoy, la fase de restauración de la catedral está totalmente en marcha. En la obra de París se están llevando a cabo tres operaciones preparatorias que finalizarán en las próximas semanas. La eliminación total del polvo de los interiores, las bóvedas, las paredes y los suelos de la catedral; la desalinización de las bóvedas, porque la sal del agua vertida por los bomberos ha llegado a las bóvedas, por lo que hay que desalinizarlas; y luego la limpieza de las redes técnicas”, explica Jérémie Patrier Leitus, director de comunicación del establecimiento público, encargado del proyecto.

También continúan los trabajos de restauración en los talleres artesanales de toda Francia. “Los 1.000 robles que se utilizarán para reconstruir la aguja de Viollet-le-Duc se están aserrando actualmente en 45 aserraderos de toda Francia. Tres organeros situados en el sur de Francia están restaurando el gran órgano de la catedral, y también estamos extrayendo los 1.000 metros cúbicos de piedra que se utilizarán para reconstruir las bóvedas de la catedral, los muros y las restauraciones interiores. Hemos completado la fase de seguridad de acuerdo con el calendario establecido, por lo que todos los equipos de las instituciones públicas, los arquitectos en jefe y las empresas están plenamente movilizados para lograr este objetivo de reapertura en 2024”, confirmó Jérémie Patrier Leitus a Lucie Bouteloup de RFI.

_118074683_gettyimages-1312298386

Sarcófago de plomo

También en Toulouse, pronto se abrirá un misterioso sarcófago de plomo en los locales del Instituto Forense. Descubierto en marzo durante las excavaciones arqueológicas previas a las obras de reconstrucción, estaba enterrado a 20 metros de profundidad y en buen estado de conservación.

La ausencia de una placa impide identificar al difunto, pero los arqueólogos del Instituto Nacional de Investigación Arqueológica Preventiva (INRAP), encargados de las excavaciones, pudieron echar un primer vistazo a su contenido gracias a una cámara, explicando que había piel seca a la altura del cráneo del esqueleto, que se habían colocado plantas bajo la cabeza y que se encontraron elementos de tela y un objeto no identificable en el sarcófago. Los forenses y científicos tratarán de identificar su sexo, su estado de salud y si realmente se trata de un sarcófago del siglo 13 o 14.

Financiación de las obras

El presupuesto de las obras se estima en unos siete millones de euros para el interior de la catedral, es decir, su equipamiento litúrgico, mobiliario y objetos. Esto es responsabilidad de la diócesis.

Por otro lado, en lo que respecta a la restauración del edificio, son los donantes quienes subvencionan las obras. Hasta la fecha se han recaudado 844 millones de euros. Se han recibido donaciones de 340.000 mecenas de 150 países diferentes. Sin embargo, esta cantidad podría no ser suficiente para cubrir todas las obras de renovación de la catedral, en particular la restauración de las fachadas norte y sur del edificio.

Este viernes, el rector, el administrador diocesano Georges Pontier, un chantre y un clérigo se reunirán en la nave de Notre-Dame, en medio de los andamios, para un momento de “oración por las víctimas de las guerras, las pandemias, la violencia y el odio”, dijo Mons. Chauvet, rector de la catedral. Y por primera vez desde el incendio, se ofrecerá una meditación a los fieles que lo deseen, en la plaza.