Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de junio de 2022

Escritorio

Gloria Flores, dirigenta de la salud privada: “El 30 % de los trabajadores está con licencia y otro 7% renunció”

Trabajadores de la salud privada esperan que el Congreso Nacional apruebe el proyecto de ley que establece el derecho a 14 días de descanso reparatorio.

Osciel Moya Plaza

  Lunes 20 de junio 2022 11:04 hrs. 
asalud

La situación que enfrentan las y los trabajadores de la salud privada no es distinta a la de sus pares del sector público. A la fuerte carga laboral y sobreexigencia frente a los distintos escenarios generados por la pandemia, se suma la demanda por la atención de enfermedades respiratorias. Sin embargo, no gozan con el derecho a un descanso complementario o reparatorio, ya que el gobierno de Sebastián Piñera los marginó de la ley que se publicó en enero de este año.

El lunes 13 de junio, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó por amplia mayoría y despachó al Senado, el proyecto que busca otorgar el derecho a un descanso complementario o reparatorio al personal de salud del área privada.

Sin embargo, en el Senado la iniciativa fue declarada inadmisible por lo que Cámara instó a que  se constituya prontamente la Comisión Mixta, para abordar la situación producida en relación a la discrepancia sobre la admisibilidad e inadmisibilidad del proyecto de ley que establece un derecho a descanso reparatorio.

El proyecto de ley que fue despachado al Senado, contempla que este beneficio se otorgará por única vez y de manera excepcional,  para el  personal de la red asistencial que sean prestadores de salud privada, de farmacias y de almacenes farmacéuticos y que hayan realizado labores durante la pandemia.

Este beneficio consistirá en 14 días hábiles de descanso, que podrán tomarse de forma total o parcial. Para todos los efectos legales, el tiempo durante el cual el personal haya hecho uso del beneficio establecido en la norma se considerará como efectivamente trabajado. Además, será compatible con el uso de feriados y permisos, pudiendo utilizarse inmediatamente antes o después de estos.

La ley original, que fue publicada este año, reconocía la labor de todos los trabajadores de la salud, público y privada. Sin embargo, durante la tramitación se modificó el sentido y la norma otorgó solo al sector público el descanso reparatorio.

Para la autora de esta moción, diputada Karol Cariola, la iniciativa se hace cargo de igualar condiciones para los trabajadores de la salud privada en relación al sector público, respecto al descanso reparatorio. “Logramos que fuera ley de la República el descanso reparatorio de 14 días para los trabajadores y trabajadoras de la primera línea en la salud pública pero quedamos pendientes con los trabajadores de la salud privada”, indicó la legisladora.

Indicó que en esta oportunidad, el  “proyecto está focalizado de los trabajadores de la salud privada que también han estado en la primera línea considerando que durante la pandemia la estrategia del Gobierno fue implementar un plan público privado de vinculación entre los distintos servicios para poder tener para poder tener todas las camas UCI necesarias y todas las camas de alta complejidad para atender a la población.  Por lo tanto, los trabajadores de la salud pública y de la salud privada han estado expuestos en la primera línea para tener que afrontar la pandemia y por ello creemos que merece igualdad de condiciones y de trato respecto  de los mecanismos de reparación que el Estado pueda entregar para ellos”.

Por su parte, Gloria Flores , presidenta de Federación Nacional de Sindicatos de la Salud Privada y Afines (FENASSAP) afirmó que es  “imperativo reconsiderar esta discriminación que hemos sufrido las y los trabajadores de la salud privada al no entregarse estos necesarios 14 días para recuperar la salud perdida por lo que  ha significado la pandemia”.

Indicó que “el riesgo no tiene que ver con trabajar en un sector o en otro. La  afectación ha sido la misma,  tenemos un número importante de trabajadores que hoy día se encuentra con licencia, un 25 o un  30 por ciento. Entender también que hay muchos trabajadores que están abandonando el sector,  producto que no se sienten recompensados y también sienten y consideran que el tiempo y el riesgo es demasiado para continuar trabajando en el sector”.

La dirigenta expresó que las “condiciones de riesgo e incertidumbre producidas por la situación sanitaria que aún sostenemos y el desgaste emocional ha sido transversal a todos quienes se desempeñaron durante la pandemia en salud, independientemente de quien nos contrataba”.

Destacó que en la salud privada como en la pública “existe  un alto porcentaje de trabajadoras  mujeres (74% ) que en pandemia han debido  realizar principalmente labores en servicios clínicos y  las labores  de cuidados de familias  e hijos”.

“Un número importante de trabajadores(as) evidencia algún grado de afectación en su estado de salud mental y además siente que no ha existido preocupación  por nosotros por parte del Estado, ni de nuestros empleadores y no han existido  instancias de autocuidado”, agregó.

Flores indicó que “solo se evidencia una alta exigencia en el trabajo y un bajo control de este, existe un alto sobreesfuerzo y preocupación y una percepción de que no hay recompensas en ello”.

La dirigenta sindical, también dijo que es importante  considerar  “el aumento de los factores de riesgo psicosocial como son conciliar la vida familiar con las dificultades existentes en el trabajo”.

“El aumento de irritabilidad y la aparición de muchas situaciones de acoso laboral que han afectado los espacios de trabajo, todo ello habla evidentemente de trabajadores(as)cansados con evidencia de un agotamiento laboral. Muchos estudios así lo han evidenciado y ratifican que la salud se encuentran severamente afectados por el desgasté emocional que ha significado el haber estado sosteniendo la responsabilidad de entregar los cuidados de salud que la ciudadanía requería en momentos muy críticos”, precisó.

La presienta de la FENASSAP agregó que a más de dos años de la pandemia “seguimos atendiendo pacientes COVID-19 y agregamos los pacientes con las enfermedades respiratorias estacionales y la atención de pacientes que no fueron atendidos durante la pandemia. Pero todo esto en condiciones muy adversas pues hoy tenemos una realidad muy preocupante, nos falta personal que estén presentes en los servicios ya que están con licencias(entre 25 y un 30% ) otro 7% que renunció a trabajar en el sector”.

Puntualizó que las y los trabajadores sienten que “no se nos ha cuidado , no existen garantías para trabajar y arriesgar tanto. Por ello es muy importante se apruebe pronto esta ley entendiendo que se debe ´cuidar a quienes cuidan´ es vital tener claridad que no nos podemos quedar sin trabajadores de la salud, no puede colapsar el sistema, requerimos recuperar la salud para poder seguir cuidando”.