Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de octubre de 2022

Escritorio

Osvaldo Rosales por nueva Constitución: “La posibilidad de que el crecimiento económico sea mayor es muy elevada”

El economista defendió que la propuesta "mejora el capital asociado a los trabajadores". Además, dijo que con respecto al apoyo de figuras de la ex Concertación al Rechazo "esas personas hace algún tiempo dejaron de pertenecer a la centroizquierda".

Diario UChile

  Miércoles 17 de agosto 2022 9:33 hrs. 
Osvaldo_Rosales

Compartir en

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el economista Osvaldo Rosales, profundizó sobre su respaldo al proyecto de nueva constitución de cara al plebiscito de salida, como parte de los denominados “economistas por el Apruebo”.

Sobre sus motivaciones, apuntó que “hay un grupo amplio de economistas y cientistas sociales que estamos convencidos de que lo mejor para el país en esta coyuntura histórica del 4 de septiembre es aprobar la propuesta constitucional. En un documento listamos una serie de argumentos que en nuestra opinión avalan esa decisión”.

En ese sentido, detalló que el texto “se compromete con una Estado social de derecho, clave para promover una sociedad inclusiva, donde la educación, la salud, las pensiones, la vivienda sean derechos sociales y no meramente mercancías que se comercializan en el mercado en función de la billetera de cada uno”.

“Allí destacábamos que, más allá del factor social de solidaridad, de cohesión que esto significa, hay también allí una dimensión económica que los conservadores desprecian. En la medida de que los trabajadores y las trabajadoras cuenten con mejor salud, que sus hijos cuenten con mejor educación, que las pensiones sean más dignas, la posibilidad de que el crecimiento económico sea mayor es muy elevada, porque mejora el capital humano asociado a los trabajadores”, comentó.

Además, recogió lo expresado por especialistas internacionales, señalando que la nueva constitución “es una luz señera en la humanidad respecto de comprometerse con el medioambiente, luchar contra el cambio climático, que es sin duda la principal amenaza que hoy día enfrenta la humanidad. Estoy seguro de que en una serie de países van a tener que adecuar sus esquemas constitucionales a esta nueva realidad”.

“Esta es una constitución pro mercado, no empresa porque busca combatir la concentración económica y, por lo tanto, las grandes empresas se van a ver obligadas a competir vía productividad, vía innovación y no excesivamente apoyadas en bajo salario. Todo eso nos llevó a generar esos argumentos y a manifestar públicamente nuestra convicción de que votar Apruebo es lo mejor para Chile”, agregó.

En cuanto a la postura que han manifestado algunas figuras emblemáticas de la ex Concertación en apoyo al Rechazo, Rosales apuntó que “esas personas hace ya algún tiempo, no solo ahora, dejaron de pertenecer a la centroizquierda, porque una cosa distinta es la lucha del binomio dictadura-democracia. Buena parte de ellos participaron en la campaña del ‘No’ y participaron en los gobiernos iniciales de la Concertación, pero lo que hoy día está en cuestión es algo muy distinto, hoy día es luchar contra el neoliberalismo que está presente en la constitución que nos rige”.

Por lo que para el economista esta contienda “se trata de definir un nuevo pacto social, donde los derechos sociales son tremenda garantía de avanzar en esa dirección. Significa romper con la excesiva descentralización, atacar la excesiva concentración económica, atacar la colusión y generar una auténtica economía de mercado más apoyada en innovación, en productividad, en pymes, en cooperativas y eso es algo muy distinto de lisa y llanamente recuperar la democracia”.

Mientras sobre el informe del Centro de Estudios Públicos (CEP) que apuntó al valor elevado que significaría la implementación de la nueva constitución en caso de ser aprobada, sostuvo que “lo único que ellos están detectando es que el costo financiero, el costo tributario para que Chile se transforme en una sociedad decente, con un umbral de dignidad, es de alrededor de nueve puntos del PIB. La pregunta es ¿Eso se va a alcanzar de la noche a la mañana o en un período más largo? Obviamente, en un período más largo”.

“Estos ejercicios de cuantificar el costo de un programa tiene sentido cuando se trata de cuantificar un programa presidencial, pero para una nueva constitución que va a durar 20, 30, 40 años ¿Cómo uno puede asignar el costo en esa dimensión temporal? Es imposible, hay que llenarse de multiplicidades de supuestos y, además, hay que tener muy claro que las leyes de implementación que se dan según especialistas van a definir con mayor precisión el contorno”, aseveró.

Síguenos en