Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de octubre de 2022

Escritorio

La defensa de la naturaleza frente al negocio inmobiliario: ¿Qué pasará con el bosque Panul?

El concejal de la La Florida, Roberto Valenzuela, destacó que la postura del Gobierno respecto a la puesta en marcha de proyectos inmobiliarios o de otra índole debe ser clara, y no permitir construcciones en los parques que quedan en la RM.

Joana Carvalho

  Jueves 22 de septiembre 2022 10:55 hrs. 
panul.jph

Compartir en

En el 2019 la empresa inmobiliaria, Gesterra, presentó un proyecto a la Dirección de Obras Medioambientales de la Municipalidad de La Florida que urbanizaría el Bosque Panul. No obstante, según el administrador municipal de la comuna, Daniel Reyes, la propuesta fue considerada insuficiente. 

El proyecto buscaba subdividir el Fundo Panul y su bosque nativo en -al menos- 7 grandes lotes, para concretar la construcción de calles como Av. Central y Rojas Magallanes. Pero no es la primera vez que Gesterra debe olvidarse de una idea como ésta, puesto que en el 2012 les fue rechazado un proyecto de mil 302 viviendas por razones ambientales.

El interés de empresas como Gesterra ha generado la preocupación de defensores de la naturaleza, como la Red por la Defensa de la Precordillera, un grupo de  activistas medioambientales y vecinos del sector movilizados desde antes de 2006 por la restauración y protección del Bosque Panul. 

A comienzos de mes, un proyecto de resolución exenta impulsado por el diputado Álvaro Carter (UDI) fue aprobado por la Cámara de Diputadas y Diputados para que el Presidente de la República, Gabriel Boric, informe respecto a la posibilidad de expropiar el Parque Panul con fines comunitarios.

“Este proyecto de resolución es una iniciativa verde y es importante recalcar que busca la creación de un pulmón verde para Santiago (…). Buscamos que el Presidente le otorgue la calidad necesaria a este predio para su conservación. Esperamos que dentro de las próximas semanas tengamos alguna respuesta”, declaró el parlamentario al diario El Mercurio.

Cabe destacar que la Red por la Defensa de la Precordillera estuvo al frente de la disputa con Gesterra por el proyecto inmobiliario hace 10 años, por lo que fue un actor clave en su rechazo a través del Sistema de Evaluación Ambiental y continúan velando por la protección de este espacio natural. Una de las dirigentes declaró fuera de micrófono a este medio, que Carter ha tenido la oportunidad de promover este tipo de proyectos anteriormente, en momentos en que el costo del fundo era mucho menor. 

De acuerdo a la página oficial de la Red una investigación ciudadana evidenció que la familia Navarrete Rolando, dueños del Fundo Panul, ha inflado el precio de las hectáreas con el fin de evitar la expropiación de éste por su altísimo costo.

Por otro lado, la directora ejecutiva de Fundación Terram, Flavia Liverona, destacó la importancia de que el Estado promueva la conservación de la biodiversidad en las zonas del país que serán más afectadas por la crisis climática, según los estudios realizados al respecto.

“Curiosamente la Patagonia chilena es la macro región del país donde se concentran la mayor cantidad de áreas protegidas, pero es la que será menos afectada por los efectos del cambio climático. Por contraparte en la zona mediterránea, entre Coquimbo y Maule, será probablemente donde más se hagan sentir los efectos del cambio climático y donde tenemos menos superficie bajo protección”, expuso Liberona.

Además, señaló que los ecosistemas nativos juegan un rol fundamental en el mantenimiento del ciclo hidrológico y de la biodiversidad, por lo que en la actualidad es muy importante mantenerlos.

En la zona central del país existen muy pocos espacios dedicados a la protección y conservación de la vegetación y fauna nativa. Mientras que la Región Metropolitana (RM) carece de espacios verdes y de naturaleza, “por tanto sumar una nueva área protegida a la RM, es un aporte en términos de conservación de ecosistemas nativos, pero también puede sumar espacios de esparcimiento para los habitantes de la zona”, dijo la directora ejecutiva de Fundación Terram.

Por su parte, en conversación con nuestro medio el concejal de La Florida Roberto Valenzuela, sostuvo que el Parque Panul es un bosque esclerófilo que debiese ser cuidado y protegido, de manera que se eleven los estándares medioambientales. Asimismo, Valenzuela acusó a la empresa Gesterra de querer devastar la flora y fauna del Bosque Panul por conceptos inmobiliarios, con la finalidad de construir viviendas en espacios que incluso podrían ser peligrosos

“A pesar de que está autorizado hasta la cota 900, con una construcción de vivienda ahí en cualquier momento podría venir un aluvión y creo que eso sería bastante peligroso. Lamentablemente Gesterra quiere devastar el Panul para hacer sus negocios”, opinó el concejal y agregó que si un proyecto inmobiliario de esas características se llega a concretar, tanto la comunidad de La Florida como de la RM perdería una gran fuente de oxigenación, así como la pérdida de la vida natural, de la flora y fauna del bosque.

El integrante del concejo de la Municipalidad de la Florida destacó que la postura del Gobierno respecto a la puesta en marcha de proyectos inmobiliarios o de otra índole debe ser clara y no permitir construcciones en los parques que quedan en la Región Metropolitana puesto que son el pulmón de la capital. Valenzuela recalcó que el Estado debe exigir que no hayan construcciones en estos espacios, que se preserven si es que no se quieren expropiar o derechamente expropiarlos.

De la misma manera, Flavia Liberona de Terram, insistió en que el Estado “debe ser el responsable de garantizar el resguardo de los bienes naturales, tales como ecosistemas nativos, agua, aire, suelo, etc.”, lo que significa que tiene una responsabilidad que cumplir en cuanto a la elaboración e implementación de regulaciones que permitan el resguardo de tales bienes. 

Desde el municipio el alcalde Rodolfo Carter dejó la responsabilidad de expropiar el Panul al Gobierno, mientras los dueños que se apropiaron en la década de los ’80 de este terreno a un muy bajo precio, esperan expectantes que les compren el paño al valor impuesto por ellos.

Por eso aún habrá que esperar la decisión que tomen las autoridades respecto del que es considerado un santuario natural en la precordillera de nuestra capital.

 

Síguenos en