Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de junio de 2024


Escritorio

¿Existe una correlación entre desarrollo económico y rendimiento deportivo?

La semifinal de la Copa del Mundo enfrentará a Francia y Marruecos. La clasificación de un país emergente a este nivel de la competición es poco frecuente. ¿Este acontecimiento está relacionado con el desarrollo económico del Reino de Marruecos?

RFI

  Miércoles 14 de diciembre 2022 12:33 hrs. 
marruecos

Compartir en

La correlación entre desarrollo económico y rendimiento futbolístico es muy fuerte, según un estudio realizado por los economistas del deporte Stefan Szymanski y Melanie Krauze a lo largo del periodo 1950-2014. Su conclusión: los países con una larga experiencia futbolística, un muy buen nivel de desarrollo y una población numerosa disponen, de hecho, de importantes conocimientos técnicos y recursos financieros para formar a los talentos que detectan. Están en la mejor posición para ganar la competición. Este perfil revela de inmediato las grandes naciones futbolísticas de Europa y Sudamérica. Para formar parte de este grupo de élite, hay que reunir todas estas características.

Marruecos cumple algunos de estos requisitos

Es una demografía vigorosa con 37 millones de habitantes, más 4 millones en el extranjero. Y una economía en plena transformación desde hace veinte años. El reino ha trabajado duro para emerger, desarrollando una industria para la exportación. Y, lógicamente, el fútbol se ha beneficiado de ello. Prueba de ello es el centro de entrenamiento de fútbol, capaz de competir con los equivalentes europeos. Su coste, trece millones de euros, es una fuerte inversión en relación con su nivel de desarrollo. La academia Mohammed VI se creó en 2009 para formar a los futuros jugadores de la selección nacional. Este año ha cumplido en parte su misión, ya que varios de los jugadores presentes en Catar proceden de esta escuela de excelencia.

Entonces, ¿los marroquíes pueden soñar con la final?

Después de haber derrotado a grandes países futbolísticos como Bélgica, España y Portugal, tienen buenas razones para creerlo. Pero la historia de la Copa Mundial nos enseña que cuando un país emergente llega a este nivel de la competición, la superación de nuevos obstáculos se hace cada vez más improbable. Porque si Marruecos elimina a Francia, habrá otra gran nación futbolística a la que superar: Argentina.

Es comparable a la diferencia entre las economías emergentes y las avanzadas. Cruzarlo parece a menudo fuera de nuestro alcance. Este año, por ejemplo, una serie de contratiempos – Covid-19, sequía y ahora inflación – están frenando brutalmente el crecimiento de la economía marroquí y haciéndola retroceder años en términos de reducción de la pobreza.

Francia, gran favorita para las semifinales, es también uno de los principales socios económicos del reino

Francia es el primer inversor en Marruecos y Marruecos es el primer beneficiario de la ayuda de la Agencia Francesa de Desarrollo. Pero esta aparente “sumisión” económica no es eterna. En este ámbito, como en el campo, las líneas se mueven entre los dos países. En el África subsahariana, donde Marruecos es muy activo, se le percibe, con razón o sin ella, como un competidor de Francia. Los marroquíes dominan, por ejemplo, el sector bancario antes controlado por establecimientos franceses.

En el campo de la defensa y la industria que la acompaña, Rabat cuenta ahora con su acercamiento a Israel para desarrollar un sector exportador. En efecto, existe una coincidencia económica entre la antigua potencia colonial y el nuevo peso medio del continente. París ha tomado nota y acaba de nombrar un nuevo embajador en Rabat con experiencia en asuntos económicos. Christophe Lecourtier dirigía hasta ahora Business France, la estructura encargada de impulsar la presencia de las empresas francesas en el extranjero. Pero en el terreno de juego, el miércoles por la noche, es el deporte el que manda, ¡y que gane el mejor!

Síguenos en