Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 3 de marzo de 2024


Escritorio

Caso SQM: la última oportunidad de la justicia

Columna de opinión por Octavio Del Favero
Martes 31 de enero 2023 15:02 hrs.


Compartir en

Hasta ahora el balance que se puede hacer sobre la prevención y sanción de los delitos de corrupción cometidos por funcionarios públicos y altos ejecutivos de empresas privadas en el marco del financiamiento ilegal de la política es bastante magro y desfavorable. En general ha prevalecido la impunidad frente a hechos extremadamente graves que han afectado a la democracia y han mellado la confianza de las personas hacia las instituciones.

Los casos Penta, SQM y Corpesca revelaron la debilidad de nuestra institucionalidad para prevenir y/o sancionar la corrupción. La excepción a lo anterior ha sido el trabajo realizado en el caso Corpesca, donde más allá de las condenas se llegó a la instancia de Juicio Oral lo que permitió conocer la mecánica y asentar una verdad judicial sobre la forma de financiamiento ilegal de la política en Chile. En los demás casos, la falta de querella del SII, salidas alternativas y juicios abreviados dejaron ocultos e impunes el entramado de vínculos entre empresarios y políticos de todos los partidos.

El juicio oral en el caso SQM está por comenzar y será una prueba crucial para el sistema de justicia y con este el nuevo fiscal nacional podrá demostrar su compromiso contra la impunidad en este tipo de delitos. Un caso donde exfuncionarios y exrepresentantes de una de las mineras más importantes del país son investigados exige el máximo profesionalismo y compromiso con el Estado de Derecho. Especialmente frente a la gravedad de los hechos, donde Pablo Longueira exsenador y exministro recibió millones de pesos por parte de SQM, para que esta se beneficiara hasta el 2025 con invariabilidad tributaria a costa del interés de las chilenas y chilenos.

Para recomponer las confianzas y asentar un pacto que nos lleve al desarrollo y al bienestar social es imprescindible poner un fin digno a la historia del financiamiento ilegal de la política en el país. Adicionalmente, es vital contar con un compromiso entre los partidos políticos y desde el sector privado para no repetir esta vergonzosa historia, no sólo de delitos, sino también de ocultamiento, impunidad y defensa corporativa que se ha evidenciado desde el 2014 en adelante.

Este es el comienzo del fin de un capítulo que nos toma justamente en el momento donde volvemos a discutir una nueva Constitución, lo que significa una oportunidad para asentar los principios de probidad y transparencia de forma clara y eficaz en el Estado que en conjunto vamos a acordar.

Octavio Del Favero
Director Ejecutivo
Fundación Ciudadanía Inteligente

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.