Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de marzo de 2019

Escritorio

Muerte de bebe, de niña de 13 años violada, intensifica debate sobre aborto y violencia de género

A pesar de que el embarazo producto de una violación era inviable, la joven tuvo que dar a luz para que su hija finalmente muriera a menos de 24 horas de nacida. El hecho fue condenado por las organizaciones que luchan contra la violencia hacia las mujeres.

Diario Uchile

  Miércoles 5 de noviembre 2014 14:07 hrs. 
cabalgata-Magas-feministas-030114-foto-Pablo-Ibañez-AraInfo-12

Según informaron medios de prensa, a eso de las tres de la madrugada nació la guagua de la menor de 13 años, de Carahue, quien quedó embarazada producto de una violación. La recién nacida no sobrevivió más de 24 horas ya que venía con una malformación congénita del corazón.

La joven, proveniente de un sector aislado de la región de la Araucanía está internada desde octubre en el Hospital Luis Tisné de Peñalolén, al cual llegó luego de ser trasladada desde su casa rural en Bajo Yupehue.

Lorena Astudillo, parte de la coordinación nacional de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, advierte que lo que está sucediendo es grave y que no es el primer caso del año, subrayando que le parece muy importante que se abra el debate sobre el aborto, pero que también es necesario ver que está pasando con los abusos sexuales.

“Nadie está hablando del violador, de un tipo machista que toma el cuerpo de esta niña, lo usa y abusa de él a su disposición. Qué pasa con esté hombre. Lo más probable es que salga en 5 años más y siga violando”, dijo.

La joven, hasta antes de ser trasladada a Santiago, vivía junto a sus 10 hermanos y su padre, ya que su madre habría muerto el año pasado a causa de un cáncer, según informaron medios de prensa.

En este ambiente, su embarazo quedó a la vista en la semana 33 de gestación durante el mes de septiembre, mediante un control de salud municipal, mientras que las indagaciones sobre los abusos sexuales a los que habría sido sometida se centraron en su hermanastro de 30 años quién negó la acusación sometiéndose a un examen de ADN.

Respecto a los dichos de la Senadora Jacqueline van Rysselberghe, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara Alta, quien dijo que el aborto terapéutico implicaría hacerle “un control de calidad a la raza humana”, Lorena Astudillo fue tajante al decir que el tema se debe poner sobre la mesa y que no se pueden seguir recibiendo “pildoritas”.

“Queremos aborto libre y garantizado ahora. Llevamos 48 femicidios en el año y Peñailillo se da el tiempo de llamar a una conferencia de prensa porque no hay plata en los cajeros. Si la senadora pretende evaluar la calidad de la raza humana, creo que es tiempo que empecemos a mirar la salud que tenemos y la educación que es muy pobre. En un aborto, antes de las 12 semanas, el embrión es más chico que una lenteja. Si ella es capaz de medir la calidad de la raza humana en una lenteja, creo que tiene súper poderes no sé qué le pasará”.

La coordinadora finalizó diciendo que en lo personal respeta a las personas que quieran vivir siguiendo los credos personales y que hayan mujeres que acepten vivir sus vidas siguiendo los dogmas de la iglesia Católica, pero que eso no debe ser razón para que eso regule a todas las demás mujeres y al resto de la sociedad.