Diario y Radio U Chile

Escritorio

Web reconstruye polémica exposición de Robert Rauschenberg en Chile

En 1985 el artista estadounidense, exponente del Pop Art, llegó hasta el Museo Nacional de Bellas Artes para presentar una exposición que comprometía más de doscientas piezas. Sin embargo, pese a la relevancia de la visita, críticos y artistas se dividieron frente al acontecimiento que hoy es documentado en una nueva plataforma Web.

Abril Becerra

  Martes 10 de abril 2018 18:09 hrs. 
Caryatid-Cavalcade-I-ROCI-CHILE

En 1985, el artista estadounidense Robert Rauschenberg (1925-2008), uno de los exponentes más importantes del Pop Art, llegó a Chile para presentar en el Museo Nacional de Bellas Artes una exhibición que contemplaba 224 obras: El viajero mundo de Rauschenberg. La muestra se enmarcaba dentro de la gira ROCI (Rauschenberg Overseas Culture Interchange), en la que el artista pretendía llevar su trabajo a doce países del mundo.

Sin embargo, pese al interés que despertó su visita, de inmediato críticos y artistas se dividieron. Los cuestionamientos tenían que ver con que Rauschenberg llegaba a nuestro país para exhibir en un museo oficialista. Luego, las distancias se acrecentaron cuando se reveló que la muestra había sido financiada por El Mercurio.

“Yo tengo un recuerdo muy crítico de su visita. Sin embargo, también tuve una segunda lectura: lo impresionante que eran sus obras. Para nosotros, era una época muy dura y muy complicada. Entonces, cualquier cosa que viniera de El Mercurio, era algo súper invasor”, recuerda la artista Nury González, quien tuvo la posibilidad de visitar la exhibición.

Incluso, las presiones se elevaron hasta tal punto que José Donoso, quien debía escribir para el catálogo de la muestra, le sugirió a Rauschenberg que desistiera de exhibir en el Museo Nacional de Bellas Artes: “Cuando le propuse hacer su exposición en una iglesia, exclamó: ‘¡Pero si he pasado toda mi vida tratando de deshacerme de Dios!’ Le expliqué que nuestra tradicionalmente piadosa capital cuenta con innumerables templos de inmensa superficie -los Sacramentinos, por ejemplo- que se prestarían maravillosamente para una exposición de arte pop, siendo los Sacramentinos mismos un edificio bastante pop. Pero Rauschenberg y sobre todo sus grouppies, pusieron el grito en el cielo”, relata el escritor en una columna publicada en El País.

La muestra de Rauschenberg, contemplaba una serie de obras que habían sido confeccionadas a partir de elementos propios de cada uno de los países donde se montaría la muestra. Para el caso de Chile, el artista había creado una pieza que combinaba imágenes plasmadas en cobre con manchas de pintura. ¿Su nombre? Cooperhead bite XI/Roci Chile.  

Las materialidades de esta pieza habían sido recopiladas por el mismo artista, en 1984, en una visita que fue casi inadvertida por la prensa nacional. En esa ocasión, incluso el artista visitó la mina de Chuquicamata.

Sin embargo, para Nury González, esta composición resultó incómoda, más aún, cuando uno de los temas de la muestra era la Libertad. “Era como si te vinieran a dar una cachetada. De qué libertad iba a hablar. Cuando vienes desde afuera no padeces lo que padeces en el país. Entonces, recoges imágenes, las trasvasijas y las traes de regreso. ¿Cuál es el diálogo que él estableció con lo que estaba sucediendo en Chile? Lo recuerdo como el tipo que tiene todos los recursos a su disposición y que se lleva nuestro imaginario y lo trae de vuelta”, dice la artista.

Copperhead—Bite-XI-ROCI-CHILE

Cooperhead bite XI / Roci Chile, actualmente se encuentra en e la Cámara de Diputados, Valparaíso, Chile.

¿Embajador de la paz?

Rauschenberg, para concretar este proyecto, debió presentarse ante la ONU. Su propósito, era situarse como una especie de “embajador cultural” y reunir fondos. Por ello, una vez en Chile, el artista, interpelado por el modo de financiamiento de su muestra en el Museo de Bellas Artes respondió a un periodista: “Mis obras tienen el objetivo de llevar a una persona, sencillamente a la superficie de una nueva realidad. De manera que, si trabajo bien, le estoy dando un espejo para que pueda ver algo de sí misma, algo que no ha visto antes. Es una invitación y no una amenaza; no hay en mis obras ningún elemento que pretenda significar otra cosa”, explicó el mismo artista una vez presentado su trabajo en Chile.

Finalmente, una vez concretado el proyecto en los doce países seleccionados, el artista, quien fue uno de los primeros exponentes norteamericanos en recibir el Premio de Pintura de la Bienal de Venecia, quedó en la ruina. Incluso, llegó a discutir con su galerista. Desde el principio había sido advertido: su idea era una locura.

Revisitando la polémica visita 

En 2015 dos investigadoras de la Universidad de Chile, Camila Estrella y Javiera Cristi, comenzaron a recopilar información sobre la visita del artista norteamericano a nuestro país. De este modo, las expertas reunieron archivos de prensa, imágenes, escritos y entrevistas sobre el hito que hoy pueden revisarse en el sitio RauschenbergChile.

DSC_0077

_DSC0010

“El sitio tiene material bien diverso. Hay una serie de entrevistas que se realizaron a distintos artistas, críticos, filósofos. Un texto de Pablo Oyarzún que habla de todas las impresiones que le dejó esta muestra. Después está todo el material de prensa. También están todas las obras que Rauschenberg realizó en torno a Chile”, comenta Camila Estrella.

“El hecho de que viniera en dictadura fue criticado en su momento y se lo dijeron en su cara en una conferencia de prensa. Ahí, él contestó con una frase que ha sido como muy conocida. Cuando le preguntaron por qué venía a Chile si este era un país en dictadura, él respondió: tu pregunta es mi respuesta. En el fondo quería decir que por las mismas condiciones en las que estaba nuestro país, él pensaba que era bueno venir”, añade la investigadora.

El sitio web será presentado este miércoles a las 11:00 horas en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile (Las Encinas #3370, Ñuñoa). Luego, el jueves 12 de abril a las 12:00 horas se realizará una actividad en el Museo Nacional de Bellas Artes. En ambas jornadas participará la bailarina Carmen Beuchat, quien conoció de cerca al artista norteamericano.