Diario y Radio U Chile

Escritorio

Gina Haspel: La temible mujer que asumiría dirección de la CIA

Este miércoles el Senado estadounidense debe ratificar o no su nombramiento, luego de que el presidente Donald Trump la postulara para el máximo cargo del organismo de inteligencia.

Camilo Villa J.

  Martes 8 de mayo 2018 18:20 hrs. 
gwegweg

Bien lo saben en Oriente Medio: Gina Haspel es una mujer intransigente.

Abd al-Rahim al-Nashiri y Abu Zubaydah, ambos de nacionalidad saudí, fueron arrestados luego del atentado a las Torres Gemelas en 2001, para posteriormente ser trasladados a Tailandia. Allí, fueron confinados a una cárcel secreta de la CIA y sometidos a numerosas torturas, entre ellas, privación de sueño, sometimiento al frío, y asfixia en agua (waterboarding).

Quien orquestaba todas estas operaciones clandestinas era, precisamente, Gina Haspel, la estadounidense postulada por el presidente Donald Trump para dirigir la CIA.

Sin embargo –como es evidente- la propuesta del incendiario mandatario ha generado polémica entre los estadounidenses y sus senadores, los que tendrán que aprobar este miércoles el nombramiento de Haspel como directora del órgano de inteligencia.

Y es que los legisladores demócratas ya han dicho que no apoyarán su postulación, el oscuro pasado de Haspel la condena. En el Senado estadounidense los republicanos cuentan con 51 escaños; los demócratas con 49, por lo que bastan dos votos oficialistas para que la actual directora interina de la CIA no sea ratificada en el cargo.

Este mes, cuatro senadores demócratas miembros de la Comisión de Inteligencia -Kamala D. Harris, Dianne Feinstein, Ron Wyden y Martin Heinrich- escribieron al Director Nacional de Inteligencia, Daniel Coats, pidiéndole que desclasificara toda la información de la CIA respecto del rol de Haspel en el programa, y que esto sucediera antes de su audiencia, dado que ella como directora interina a cargo de la agencia no lo había hecho voluntariamente.

“El pueblo estadounidense merece transparencia en relación a los antecedentes de una nominada a quien se le pedirá que los represente, que represente sus valores alrededor del mundo”, se puede leer en el documento. “Sin que esta información esté disponible para los ciudadanos la nominación de la señora Haspel no puede ser completa ni correctamente considerada por el Senado”, continúa el escrito fechado el 4 de mayo de este año.

senadoras

Kamala D. Harris y Dianne Feinstein, parte de los senadores que exigieron desclasificar los antecedentes de Gina Haspel.

El mandatario estadounidense ha salido en defensa de la cuestionada mujer: “Mi muy respetada candidata a la dirección de la CIA, Gina Haspel, está siendo atacada por ser demasiado dura con los terroristas. Piensen en esto, en estos tiempos tan peligrosos tenemos a la persona más cualificada, una mujer, que los demócratas quieren que se vaya porque fue dura contra el terror. ¡Que gane Gina!”, escribió en su cuenta twitter.

El periódico The Washington Post reportó el pasado viernes que la candidata de Trump habría ofrecido retirarse de la nominación, esto porque teme que durante su comparecencia del miércoles ante el Senado salgan a la luz sus siniestros antecedentes.

La voluntad de Haspel puso en alerta a la Casa Blanca, y Donald Trump envío inmediatamente a un equipo conformado por sus más cercanos colaboradores para convencer a la ex agente encubierta que desistiera de su decisión. La operación fue todo un éxito.

Así, la actual jefa interina de la CIA se someterá este miércoles a la decisión de los senadores, quienes podrán ratificarla en el cargo o simplemente hacer desaparecer sus pretenciones, tal y como Gina Haspel hizo desaparecer, en 2005, los videos que evidenciaban su participación en las torturas a Abd al-Rahim al-Nashiri y Abu Zubaydah, los dos ciudadanos saudíes que fueron víctimas de su tenebrosidad.