Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 20 de abril de 2024


Escritorio

Fuego cruzado después de fallida reunión en Aysén

Infructuosas fueron las conversaciones que sostuvo ayer el subsecretario del Interior con los representantes del movimiento social de Aysén y las declaraciones que siguieron sobre el aprovechamiento político que tendrían los dirigentes de la región y la falta de interés del Gobierno en las demandas sólo han contribuido a empeorar las relaciones.

Editora Diario Electrónico

  Viernes 17 de febrero 2012 12:23 hrs. 
aysen_protestas

Compartir en

Lejos de mejorar la situación, el encuentro que sostuvieron el jueves en la noche el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, con las autoridades locales y representantes de las organizaciones ciudadanas del movimiento social de Aysén, contribuyó a calentar los ánimos, especialmente entre Ubilla y la alcaldesa de Aysén, Marisol Martínez, cuyas declaraciones cruzadas han copado los medios de comunicación en las últimas horas.

Esta mañana, el subsecretario manifestó en TVN que en la región hay un “doble discurso”, pues serían los mismos “dirigentes que se sientan a conversar y por detrás promueven el corte de rutas”.

“Terminamos la reunión y yo recibí un informe policial del general de la zona donde veo que lo que ellos han dicho, de que iban a hacer una manifestación pacífica y ordenada, no se cumplió. Hubo cortes de luz y cortes en las rutas”, sostuvo Ubilla.

El representante de Interior insistió en que, si bien el Gobierno quiere dialogar, no lo hará con la presión que implica el corte de los accesos a las ciudades de Aysén. Además señaló que “no pueden pretender que en una reunión de dos horas se resuelvan problemas que requieran, entre otras cosas, materias legislativas”.

Ubilla fue más allá y atribuyó las manifestaciones, que ya cumplen cinco días, al aprovechamiento político de algunos dirigentes en miras de las elecciones municipales.

“Veo la intencionalidad de algunos de mejorar posiciones para las próximas elecciones municipales”, afirmó.

La respuesta de la alcaldesa de Aysén, Marisol Martínez, no tardó en llegar. Recalcó que si bien su militancia es socialista, el movimiento es apoyado también por alcaldes de la Alianza, descartando la intencionalidad política que se atribuye desde el gobierno central a las manifestaciones.

Además, Martínez criticó la actitud del Gobierno frente a las demandas regionales. “Nos parece que el gobierno no nos está tomando en serio como nosotros esperamos”, afirmó, y aclaró que a través del senador Antonio Horvath le hicieron llegar el petitorio al ministro de Economía Pablo Longueira hace diez días, por lo que rechazó las afirmaciones de Ubilla, quien dijo que la reunión había sido para conocer las demandas de los ayseninos.

En este sentido, la alcaldesa insistió en que esperan la presencia en la región de los ministros aludidos en el petitorio, comenzando por el titular de Hacienda, Felipe Larraín, para reanudar el diálogo y evaluar deponer las manifestaciones.

El senador DC por la zona, Patricio Walker, quien estuvo presente en la reunión de ayer, sostuvo por su parte que Ubilla no había llegado “empoderado” al encuentro.

El parlamentario criticó que no hubiera podido asegurar el viaje de los ministros de Energía y Transportes a la zona, pues son fundamentales para avanzar en las negociaciones.

Además, refutó las declaraciones de Pablo Longueira, quien señaló que las manifestaciones estaban siendo coordinadas desde Santiago. Walker afirmó que se trata de un movimiento que surgió de la gente.

Represión

Mientras los dirigentes sociales se preparaban ayer para recibir al subsecretario Ubilla, denunciaron la llegada de aviones con efectivos de las Fuerzas Especiales de Carabineros.

Los días anteriores, la propia alcaldesa denunció que Carabineros había actuado con una fuerza desmedida en contra de las personas que se manifestaban disparándoles balines, utilizando carros lanzaauguas y tirando bombas lacrimógenas al interior de las casas.

Denuncias que han sido ratificadas por los vecinos y por ediles de la región, entre ellos, por el alcalde de Chile Chico, Luperciano Muñoz, quien criticó la actitud del Gobierno señalando que “aquí hay una acción ideológica, siempre tratando de minimizar los movimientos sociales, tratando de reprimirlos primero y después tratar de generar algún tipo de diálogo”.

Más de sesenta lesionados es el saldo que dejan hasta el momento los enfrentamientos entre carabineros y los manifestantes.

Síguenos en