Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 5 de octubre de 2022

Escritorio

Chile: Sale la desnutrición y se instala la obesidad

Un informe de la FAO indicó que pese a que en Latinoamérica y el Caribe es la región donde más se ha avanzado en la reducción del hambre a nivel mundial, aún existen 49 millones de personas que sufren hambruna en la zona. Si bien nuestro país es líder en la superación de la subnutrición y desnutrición, en cambio, presenta una preocupante tasa de obesidad en su población, por lo que los expertos llamaron a generar políticas públicas que contribuyan a combatir este fenómeno a tiempo.

Daniela Ruiz

  Jueves 22 de noviembre 2012 21:55 hrs. 
obesidad-2

Compartir en

La oficina regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dio a conocer las nuevas cifras de hambre y obesidad en la región, a través de la divulgación del informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2012, donde se indica que el hambre sigue afectando a 49 millones de personas, pese a que en los últimos veinte años 16 millones de personas dejaron de estar en esta condición.

Según el informe, un 8, 3 por ciento de la población en la región no ingiere las calorías diarias para llevar una vida sana; 16 de los 33 países de la zona cuentan con una tasa de prevalencia de hambre superior al 10 por ciento, mientras que en 9 ésta se eleva al 10 por ciento.

De acuerdo al oficial de políticas de la FAO, Adoniram Sanches, América Latina y el Caribe es donde  más ha avanzado en reducir el hambre a nivel mundial, gracias al crecimiento económico de la región en los últimos años. Sin embargo, el proceso “ha perdido vitalidad y fuerza” desde 2009, debido al impacto de las crisis económicas.

Pese a ello, Sanches indicó que durante este período “muchos países encontraron mecanismos para fortalecer un sistema de protección social que, además de asistir a los más pobres con políticas que garanticen el derecho humano a la alimentación, inclusive ha permitido que algunos de ellos crucen la línea de la pobreza”.

La FAO informó que los países más afectados por el hambre en la región son Haití (con prevalencia de 44,5 por ciento), Guatema¬la (30,4 por ciento), Paraguay (25,5 por ciento) Bolivia (24,1 por ciento), y Nicaragua (20,1 por ciento), donde  el principal problema no es insuficiente producción o falta de abastecimiento alimentario, sino que la población no cuenta con los ingresos suficientes para adquirir alimentos.

Dentro de este escenario, si bien Chile “es líder en alcanzar las metas en subnutrición y desnutrición crónica infantil, como primer país en la región”, en contra partida, se encuentra entre las naciones con mayores niveles de obesidad adulta (29 por ciento), junto a San Cristóbal y Nieves (40,9 por ciento), Venezuela (33 por ciento) y Argentina (29 por ciento).

“En Chile aparece un fenómeno nuevo en los últimos siete años, la obesidad y el sobrepeso. Aunque el tema de la desnutrición es más perverso, por el otro lado de la moneda, la Organización Mundial de la Salud –OMS- y la FAO han llamado la atención en que, hoy por hoy, lo que más está matando son las enfermedades no transmisibles vinculadas a la obesidad”, explicó Adoniram Sánches.

Los indicadores fueron compartidos por la subdirectora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Chile, Karen Basfi-fer, que señaló que “el crecimiento de la obesidad nos está llevando a acercarnos cada día más a las estadísticas de Estados Unidos, que son las más alarmantes”.

En este sentido, la subdirectora de la Escuela de Nutrición y Dietética, aseguró que es necesario “abordar este tema no solo desde el ministerio de Salud, sino en interrelación con el ministerio de Educación y de Agricultura, por ejemplo, pues  es un problema intersectorial y multidisciplinario”, además de advertir que aunque existen responsabilidades que parten por casa, también existen otras “como la publicidad que se están generando en torno a la alimentación, a la cual están muy expuestos nuestros niños que es con quienes más podemos hacer promoción y prevención de salud”.
Ambos expertos aseguraron que, debido a la gran cantidad de enfermedades asociadas a la obesidad, que ya es calificada por la OMS como una epidemia a nivel mundial, urgen políticas públicas en Educación y Salud que contribuyan a la generación de hábitos de alimentación saludables, así como al combate del sedentarismo.

Síguenos en