123123

Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 20 de junio de 2024


Escritorio

Trabajadores alertan ante fragmentación del Distrito Norte de Codelco

Sindicatos de Codelco denuncian la fragmentación del Distrito Norte de Codelco, que agrupa a proyectos estructurales de la empresa estatal y que estarían siendo explotados como empresas independientes, con perjuicio para las arcas fiscales de Chile.

Helmuth Huerta

  Domingo 21 de julio 2013 10:15 hrs. 
codelco

Compartir en

Históricamente, el Distrito Norte de Codelco estaba conformado por la mina de Chuquicamata y aquellas que estaban a su alrededor. A la fecha, eso equivale a los yacimientos Radomiro Tomic, Ministro Hales y Quetena, además de “Chuqui”, todas las cuales enfrentan hoy procesos inéditos de desarrollo y expansión.

Sin embargo, todos estos yacimientos, que representan el principal foco de producción de cobre para el Estado de Chile, ya no operan como un solo distrito, sino como empresas independientes, con condiciones laborales diferenciadas, planas gerenciales separadas y, lo que es más delicado, sin posibilidad de hacer sinergia. O sea, de potenciarse colectivamente. Esa es la denuncia de Duncan Araya, presidente del Sindicato de Supervisores de Codelco Norte, que agrupa a 600 trabajadores.

“Lo primero que hace este Gobierno es separar y hacer mineras distintas. En el Distrito Norte había un solo gerente, que se llamaba Vicepresidente de Codelco Norte; hoy tenemos 5 gerentes: Uno en la mina Ministro Hales, Uno en Radomiro Tomic, uno en Chuquicamata, etc. Cuando tú tenías al Distrito Norte, la producción era una sola. Cuando tú lo separas, aíslas a Chuquicamata, que es la mina más vieja; aíslas Radomiro Tomic, que es la mina más joven; aíslas a Ministro Hales… con distintos sueldos, con distintos beneficios aun cuando somos todos trabajadores de Codelco. Y el lado productivo es que con esta decisión se aísla a Chuquicamata, como si dijeras que está más vieja y produce poco, por lo tanto dejemos que decaiga, y como Radomiro Tomic es una mina nueva, que tiene buena cabeza de cobre, entonces ellos pretenden concentrar la inversión ahí, cuando lo que debería hacerse es una gran inversión y trabajar este conglomerado de minas como un gran distrito, un distrito minero para Chile”, explicó el profesional.

La denuncia llega justo después de la decisión del Gobierno del Presidente Piñera de entregar sólo 1.200 de los 4.000 millones de dólares requeridos para el desarrollo de proyectos estructurales, con los cuales hacer que Chuquicamata pase a ser una mina subterránea; para que la División Andina se convierta en la mina de cobre más grande del mundo, y para que la División El Teniente de Rancagua construya otro nivel subterráneo, entre otros.

Para explicar la ventaja práctica de operar las minas de la comuna de Calama como el tradicional Distrito Norte, Duncan Araya ha dicho que “se hace una gran producción para ocupar todas las sinergias que tiene Codelco en todas estas minas. O sea, un camión de Chuquicamata puede ir a la mina Radomiro Tomic; y la producción de cada yacimiento conforma una sola gran producción. Por ejemplo, la mina Ministro Hales va a vender el concentrado de cobre en el mercado, cuando lo que debería hacerse es ocupar ese concentrado en la fundición de la mina de Chuquicamata, para así sacar el cátodo, el ácido, etc. Chuquicamata tiene fundición y concentradora, pero las instalaciones de Ministro Hales no tienen estas máquinas, por eso sólo están sacando concentrado de cobre, sin procesar más. Radomiro Tomic tampoco tiene fundición. Entonces, el país tiene la gran instalación de la fundición y la concentradora en Chuquicamata, que son unos monstruos, gigantes, pero hoy día están parados porque las minas son consideradas como negocios distintos, lo que significa que sólo están mandando concentrado de cobre para el extranjero, sin procesar ni aprovechar al máximo los equipos ni obtener más utilidades para Chile. Así es como la fundición está empezando a morir, y así es como este distrito va a terminar vendiendo principalmente concentrado de cobre, que es como regalar el recurso”.

Con perspectiva histórica, el vicepresidente del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA), el ingeniero industrial especializado en Economía, Manuel Riesco, dice que las críticas son atendibles, aunque resalta la actual gestión de Tomás Keller en la presidencia de Codelco, así como la desarrollada anteriormente por Diego Hernández y Juan Villarzú.

“El más poderoso plan de recuperación del papel importante de Codelco se ha dado, curiosamente, en el gobierno de Sebastián Piñera. Eso hay que decirlo con todas sus letras. Por primera vez, por ejemplo, Codelco ejerció la opción que tenía para recuperar parte de la mina Disputada de Las Condes (actual AngloAmerican), que la podría haber ejercido durante todos los gobiernos anteriores a costo cero, porque estaba a pérdida pues el valor de esa opción tenía relación con las utilidades, por eso valía cero la opción y Codelco y el Gobierno podría haber recuperado esa mina a costo cero, y no lo hizo en ninguna de las administraciones anteriores. Incluso, Juan Villarzú intentó comprar el total de esa empresa durante la administración de Ricardo Lagos, pero el Presidente estaba de vacación, y su ministro de Hacienda (Nicolás Eyzaguirre) dijo que no, que no le interesaba ese negocio”, adujo Riesco.

El analista de la situación del cobre en Chile expresa que la salud de Codelco es la óptima para convertirse, tarde o temprano, en la controladora del 100% de la exploración de cobre en Chile, tal como los gobiernos de Lula Da Silva y Dilma Rousseff han decidido que Petrobras tome el control total de la exploración de hidrocarburos en Brasil.

Síguenos en