Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Angela Merkel espera apoyo socialdemócrata para coalición en su tercer gobierno

La canciller alemana, Angela Merkel, espera terminar hoy las negociaciones para sumar a los socialdemócratas en su coalición de gobierno, luego de que sus anteriores aliados, los liberales, no lograran ingresar al Parlamento. Analistas locales destacan un eventual acuerdo con medidas que terminan con el período de austeridad, pero la última palabra está en manos de las bases de la socialdemocracia.

Juan San Cristóbal

  Lunes 25 de noviembre 2013 17:59 hrs. 
merkel

Luego de tres semanas de reuniones y ya en una séptima ronda de negociaciones, la Unión Demócrata Cristiana de Alemania busca sumar a su homólogo socialdemócrata (SPD) en una coalición de gobierno, en el tercer período de Angela Merkel al mando de Alemania.

La mandataria logró una amplia victoria en la última elección, pero perdió apoyo parlamentario al caer los liberales del umbral de 5%, lo que ha obligado a Merkel a retomar esta coalición que la llevó al poder en 2005, pero que significó un fracaso electoral para el SPD.

El Partido Socialdemócrata ha protegido su capital político, buscando un acuerdo que sume en la agenda de gobierno parte de sus demandas, como fijar el sueldo mínimo, nacionalidad a inmigrantes y otros puntos, los cuales serán sometidos al voto de sus casi 500 mil afiliados.

Ricardo Hormazábal, ex embajador de Chile en Alemania, destaca que un acuerdo formal permite certeza a los electores sobre el proyecto político, lo que pondrá a prueba la dirección de Merkel: “Lo transparente es que es ante la opinión pública y los partidos, los líderes exponen los puntos de acuerdo y diferencia. Los socialdemócratas plantearon la idea de subir el salario mínimo, el acuerdo tendrá que aceptar cosas que los socialdemócratas quieren incluir en la agenda de los próximos cuatro años. El gobierno de Ángela Merkel dirá ‘éstas son las cosas que vamos a hacer’, y permite que la ciudadanía tenga clara las responsabilidades”.

Otro punto importante de esta coalición, es la imagen que Merkel proyectará a la Unión Europea, lo cual se traduce en el fin del plan de austeridad ante la crisis.

Cristián Fuentes, del Programa Internacional de Fundación Chile XXI, enumera los puntos que deberá considerar el gobierno al sumar a los socialdemócratas: “Uno fue la receta de austeridad. La receta de extrema austeridad se terminó, sino no hay coalición. Esto significa políticas para salir de la recesión, más activas, cosa que ya hace el Banco Central Europeo al bajar sostenidamente las tasas para obtener liquidez. Hay temas más específicos como el sueldo mínimo y la doble nacionalidad para los inmigrantes, más específicos para el escenario político alemán”.

Fuentes subraya la posición de las bases socialdemócratas, al someter este acuerdo de sus líderes a la votación de los militantes. En ello, realiza diferencias con el escenario local a la hora de conformar coaliciones de gobierno.

“El programa es un contrato exigible, no como acá, que es un papel que luego se verá en Gobierno si se puede aplicar, por eso se negocia de esta manera. Ello lo hará ser un gobierno distinto, Merkel se siente cómoda gobernando con los socialdemócratas, pero las bases han exigido que los acuerdos sean sometidos a referéndum, entonces ellos van a decidir si ese contrato les conviene o no”, dijo.

La rigidez de las conversaciones tiene el 14 de diciembre como límite de los socialdemócratas para ratificar el acuerdo. De ser así, Merkel pretende presentar su coalición apenas un par de días después. De no obtener éxito, la canciller deberá buscar otras fórmulas, negociar con los ecologistas, o en el peor de los casos, convocar a nuevas elecciones.