Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

La tensión no decae en La Araucanía

Siguen las declaraciones en torno al conflicto en la zona. Desde el Gobierno señalan que "el terrorismo y la delincuencia no van a prevalecer en la zona", mientras las comunidades exigen evitar la criminalización.

Paula Campos

  Domingo 5 de enero 2014 21:44 hrs. 

Continúa la tensión en La Araucanía. La visita del ministro del Interior Andrés Chadwick, impulsada por las manifestaciones que se pudieran provocar en días de conmemoración, tanto de la muerte de Matías Catrileo como del matrimonio Luchsinger-Makay no estuvo exenta de polémicas.

La autoridad, insistió en la importancia de la presencia policial en la zona, asegurando que “esto ha dado frutos”.

Las políticas de mayor control policial son defendidas y criticadas férreamente. El Presidente Sebastián Piñera aseguró, desde su cuenta pública en Punta Arenas, que “vamos a establecer en plenitud el estado de derecho, como corresponde en todas las regiones de Chile (…) No vamos a dejar que una pequeña minoría, que no trepida ante nada con tal de conseguir sus perversos objetivos, pueda establecer su ley. El terrorismo y la delincuencia no van a prevalecer en La Araucanía”.

Mientras parlamentarios oficialistsas por la zona se reunirán al mediodía de este lunes con Chadwick. La cita, organizada a petición del senador RN Alberto Espina, busca avanzar en algunas iniciativas legales, según se indicó en un comunicado de prensa.

Entre las medidas se encuentra fortalecer las facultades de policías y fiscales para la investigación, avanzar en el proyecto de Control Preventivo de Identidad, modificar el Código Procesal Penal para evitar la dilación injustificada de las audiencias en el juicio penal y modernizar la figura de la extorsión, sancionando a quienes amenacen, solicitando a cambio cualquier tipo disposición patrimonial, sea dinero, especies, productos, etc., que implique una pérdida o disminución en el patrimonio de la persona afectada por el temor o la violencia ejercida, serían parte de la conversación.

Desde la Nueva Mayoría, sus parlamentarios se muestran contrarios al accionar del Gobierno. El diputado DC por la zona, Mario Venegas, cree que el conflicto es tan complejo, que ni siquiera confía en las próximas autoridades para solucionarlo: “Creo que Alberto Espina está profundamente equivocado y sigue insistiendo en que este es un problema policial, sin considerar la complejidad histórica y la multicausalidad del problema. Es de tal complejidad, que yo tampoco tengo certeza de que en el próximo Gobierno tengamos autoridades suficientemente sensibles, que entiendan los elementos que hay consideran y se sienten a dialogar con gente de la zona”, dijo.

En tanto, el werkén de Temucuicui, Jorge Huenchullán, se ha mostrado preocupado por los incendios que desde la madrugada del sábado afectan a la comunidad.

Además, el líder indígena denostó el accionar ejercido desde el ministerio del Interior: “El enfoque del Gobierno, de criminalización, represión y catalogar a la causa mapuche como delictual, es el camino más equivocado que han tenido. Hay paquetes de proyectos que se quieren aplicar a las comunidades mapuches donde nunca se menciona el tema de la tierra”, cuestionó.

Que el representante gubernamental se haya reunido con la familia del matrimonio Luchsinger-Makay y no con los familiares de Matías Catrileo, fallecido en manos de un efectivo policial hace seis años, ha sido otro foco de cuestionamiento al viaje que el viernes iniciara la autoridad.

Respecto del incendio, la Comunidad Autónoma de Temucuicui denunció que “comenzó en el sector del vecino fundo Chiquitoy, propiedad de la empresa Forestal Arauco, y desde el inicio del incendio se avisó a Carabineros, Bomberos y Conaf, sin que acudiera nadie en apoyo al trabajo de las familias que combatían el fuego con las escasas herramientas de trabajo, y que al arribar helicópteros aljibe éstos dedicaron su trabajo a proteger que el fuego se extendiera a la propiedad de la empresa forestal”.