Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Partidos oficialistas entran en zona de definiciones luego de derrota electoral

A semanas que finalice la gestión del Presidente Sebastián Piñera, la UDI y RN preparan encuentros que decidirán las próximas directivas y buscan salir de la crisis que provocaron los comicios.

Damaris Torres

  Domingo 5 de enero 2014 21:23 hrs. 





Todavía se sienten los efectos de la crisis originada por la derrota de Evelyn Matthei en las elecciones presidenciales y las renuncias de Hernán Larraín Matte, Carmen Ibáñez y Antonio Horvath a Renovación Nacional.

Luego que los ministros Rodrigo Hinzpeter, Cecilia Pérez y Bruno Baranda se abrieran a la opción de abandonar el partido, la senador Lily Pérez se sumó a la incertidumbre: “Este partido es como una familia, pero se ha hecho muy difícil seguir en RN”, dijo la ex vocera de Matthei.

Todas estas situaciones adelantaron para el 18 de enero la realización del Consejo General del partido, que servirá reflexionar sobre la crisis, elegir nueva directiva y actualizar su estatuto, con la presencia excepcional de los secretarios de estado de la colectividad.

En ese contexto, el vicepresidente de RN, Cristián Mönckeberg, señaló que “hay temas centrales y uno tiene relación con el análisis del Gobierno y los partidos sobre la derrota y la acción de estos cuatro años, donde todos tenemos cuotas de responsabilidad”.

“Lo más importante es cómo seguimos adelante y avanzamos, cómo empujamos el carro de un partido que ha marcado historia y ha tenido un Presidente. Pocos lo pueden decir, por lo tanto, hay que diseñar la planificación de los próximos cuatro años, nuestra labor como oposición y la relación con el Gobierno que va a asumir en marzo. Hay muchos temas que discutir”, dijo Mönckeberg, quien anticipó que los mismos temas se tratarán en el comité político de este lunes.

El parlamentario también consideró que es necesario “revisar los estatutos para acercarlos a la realidad, porque no tiene sentido una declaración de principios ochentera con la realidad actual del país”. Esto, en relación a la propuesta del senador electo Andrés Allamand para excluir de las justificaciones a la dictadura.

Por otra parte, este miércoles se iniciarán conversaciones con el Partido Regionalista Independiente (PRI) para examinar la posibilidad de conformar un nuevo centro político.

Según el presidente nacional de esa entidad, Humberto de la Maza, ésta no se está sumando “a ningún carro”, sino que incorpora a sectores de la Alianza y la Nueva Mayoría que están incómodos en sus conglomerados y que quieren ser responsables en su participación política: “Creo que en Chile está abierto el cauce para gobernar, más que con una oposición, con un frente distinto que diga que está bien y mal en forma patriótica e inteligente. Esto, no solo por una necesidad política electoral y pasajera, sino porque vienen tiempos en que los desafíos son muy grandes y van a necesitar un gobierno de unidad nacional responsable, especialmente en seguridad nacional y territorial”, aseguró.

Ajena a estas propuestas se encuentra la UDI, institución que tendrá su consejo general el 10 y 11 de enero y espera diseñar una propuesta que reconquiste al electorado perdido en los últimos comicios.

En este escenario, el diputado Ernesto Silva -uno de los candidatos a asumir la conducción del partido- sostuvo que “la jerga militar en los partidos no ayuda”, en alusión al rol que deben asumir los llamados “coroneles”.

“Lo que tiene la UDI, al igual que otros partidos, es una enorme oportunidad para trabajar durante este primer semestre en una propuesta de futuro que convoque a muchas personas que están mirando el actuar político con incertidumbre e incógnita. Al mismo tiempo, que podamos reconquistar al millón 400 mil votos que perdió nuestro sector. Ese es el principal desafío y una vez que estemos de acuerdo en esa propuesta, va a ser muy natural quiénes puedan liderarla”, explicó.