Diario y Radio U Chile

Año XI, 9 de diciembre de 2019

Escritorio

Los logros y deudas del Gobierno de Sebastián Piñera en Energía

Cinco ministros y un subrogante han pasado por la cartera durante la administración Piñera. ¿Qué ha hecho tan complicada la responsabilidad? Distintas leyes y controvertidos proyectos aparecen en el balance de los últimos cuatro años.

Tania González

  Martes 25 de febrero 2014 18:22 hrs. 

La energía ha sido uno de los temas clave en la administración Piñera. Por ello, en las reuniones bilaterales, encabezadas por el actual ministro Jorge Bunster y su sucesor, Máximo Pachecho, diversos temas han sido conversados por las autoridades.

“Reglamento 20/25, necesidad de impulsar el proyecto de carretera eléctrica, el proyecto de compensaciones, son parte de lo conversado”, enumeró a la salida del encuentro el titular de la cartera.

Al hacer un balance, muchos otros son los proyectos que aparecen en la gestión del Gobierno: la ley que impulsa las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), la creación de Tribunales del Medio Ambiente y del Comité de Agilización de Inversiones (CAI) y la Estrategia Nacional de Crecimiento Verde, son algunas de las propuestas que llamaron la atención durante la actual administración.

En la misma dirección, el año pasado se estableció el convenio de colaboración entre los ministerios de Agricultura y Energía para promover el uso de energías renovables limpias en el sector silvoagropecuario, incorporando nuevas tecnologías en la pequeña agricultura chilena.

En aquella ocasión, el ministro Bunster explicó que “en el sector silvoagropecuario, normalmente, la generación va a autoconsumo. Por lo tanto, son los propios productores agrícolas los que consumen la energía que procesan y no es una energía que va a recargar las redes. Por el contrario, va a aliviarlas. Esa es una tendencia que ha tomado fuerza en el mundo y es muy importante incentivarla”.

No obstante, desde 2010 distintos proyectos energéticos causaron polémica en la opinión pública. El más conocido es Hidroaysén, que aún se discute y se encuentra en etapa de revisión por el Comité de Ministros.

El rechazo del presidente Sebastián Piñera al proyecto de Barrancones, la aprobación del proyecto termoeléctrica Castilla, con la supuesta intervención excesiva del Comité de Agilización de Inversiones, y la oposición ciudadana al proyecto Andina 244 de Codelco, son parte de los problemas que debió enfrentar la actual administración.

La directora de la Fundación Terram, Flavia Liberona, rescató positivamente el cumplimiento de la promesa de campaña del Presidente al oponerse a la Central Térmica de Barrancones, así como la norma para emisiones de gases al aire que pretende controlar la contaminación.

Sin embargo, sostuvo que el aumento de las energías renovables no es gracias a acciones del Gobierno, sino por iniciativa de las mismas empresas.

La ambientalista también criticó que en los Tribunales Ambientales haya desigualdad ante la ley entre las empresas y las comunidades, que no pueden pagar las pruebas que involucran estudios ambientales, por lo que debiera haber auxilio del Estado, puntualizó.

Sin embargo, para Flavia Liberona, “lo más nefasto del Gobierno de Piñera, en materia eléctrica, ha sido la aprobación de la Ley de Concesiones. Tenemos una ley que la presidenta electa ha dicho que va a implementar, no a modificar, en la que se entregan concesiones a perpetuidad y se vulneran los derechos ciudadanos y de las comunidades indígenas y se permite el establecimiento de tendidos eléctricos en parques nacionales”.

Por su parte, el académico de la Universidad de Chile, Roberto Román, la gestión del ex ministro Rodrigo Álvarez, por promover la energía renovable, y criticó la alarma de crisis energética promovida por Laurence Golborne: “Inició su mandato con mucha fuerza, planteó la idea de que había una crisis energética y que la demanda eléctrica se duplica cada diez años, así que se necesitaban no sé cuántos megawatts, que eran indispensables, etcétera. Eso es absolutamente falso y estoy convencido de que es una pauta que le dictaron las grandes empresas generadoras”, afirmó.

En el plano legislativo, el experto reconoció avances, como la ley que admite interconectar las viviendas a la red eléctrica, lo que permite vincular el sistema del Norte Grande con el Sistema Interconectado Central,  y la licitación de la planta solar técnica de concentración.

Asimismo, Román advirtió que se debe cambiar el modelo de desarrollo eléctrico, de modo que no sólo sea un buen negocio para las empresas, sino también para el país.

Respecto de la carretera eléctrica, delegada al próximo gobierno, Flavia Liberona, afirmó que hay un tema no resuelto en la transmisión eléctrica, pero que el proyecto debe ser modificado para no darle vía de salida a Hidroaysén. Abordarlo con una mirada de política pública debe ser la misión de Máximo Pacheco, finalizó.