Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

El adiós de Camilo Escalona, referente de la Concertación

Luego de cuatro años como opositores, la Concertación vuelve al Gobierno, ahora como Nueva Mayoría. Algunos de sus líderes quedaron en el camino como es el caso de Camilo Escalona, referente del Partido Socialista, lo que ejemplifica un recambio político. Parlamentarios concertacionistas se refieren a su figura y también a lo que consideran una necesaria autocrítica.

Fernando Seymour

  Lunes 10 de marzo 2014 21:26 hrs. 
escalona


En su último día como parlamentario, el senador Camilo Escalona (PS) fue homenajeado y despedido por algunos de sus pares, en el contexto de la presentación de la segunda edición del libro “Retrato de la desigualdad en Chile”, publicado durante su periodo como presidente del Senado.

En la sede del Congreso en Santiago, y con una escasa presencia de parlamentarios, Escalona estuvo acompañado solo por los senadores Jorge Pizarro, Guido Girardi y Mariano Ruiz-Esquide, además del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en Chile por el cambio de mando.

Luego de negarse a primarias, disputar un cupo senatorial y perder, Escalona culmina una carrera parlamentaria. Con la experiencia de ser diputado, senador y presidente del Partido Socialista, se refirió a los conflictos que lo llevaron a dejar la política, al menos por un tiempo.

“Aquellas afirmaciones que yo llamo de canibalismo político que fueron de tipo personal. Yo puedo ser una persona fuerte en mis juicios políticos, categórico en mis afirmaciones, pero no llego a la descalificación humana. Yo no tuve la capacidad de convencer al electorado que me reeligiera senador, por lo que la responsabilidad es única y exclusivamente mía. Jamás he caído en algo que yo critico mucho, que es trasladar la responsabilidad de uno a terceros”, sentenció el parlamentario.

Escalona no fue considerado en los nombramientos de Bachelet, y apuntó a la misión del nuevo Gobierno y los obstáculos que podrían surgir en cuanto al apoyo de la ciudadanía: “El primer año será decisivo, porque se tienen que poner en marcha las reformas que posibilitarán el amplio respaldo ciudadano. Pero si esas reformas por alguna razón se vieran postergadas o retardadas, no por una responsabilidad del Gobierno, sino que por el debate parlamentario u otros factores, eso debilitará los vínculos y la relación del nuevo Gobierno con su base de sustentación social”.

El presidente del PPD, Jaime Quintana, quien no participó del homenaje, recordó uno de los episodios en los que Escalona descartó la Asamblea Constituyente como una alternativa para modificar la Constitución Política.

“Hubo opiniones respecto de por qué no realizar una Asamblea Constituyente, donde se habló de la evasión de la realidad. Yo creo que la única evasión de la realidad es haber mantenido la Constitución de 1980 por tantos años. Hay quienes ven en eso fumar opio, pero yo creo que hay sentido común en buscar un mecanismo legítimo para la nueva Constitución. Eso tendrá que definirlo la Presidenta Michelle Bachelet y nosotros aceptaremos el mecanismo que ella resuelva”, aclaró Quintana.

Con una opinión más autocrítica, el senador socialista Juan Pablo Letelier analizó los años de gobierno de la Concertación, reconociendo las falencias de los dirigentes políticos así como las necesarias correcciones que debieran considerarse en el Gobierno de Michelle Bachelet.

“Un cierto orden y disciplina, donde la ansiedad y los proyectos personales se subordinen a la calma y la seriedad de los proyectos colectivos. Además, no ser ligero de lengua y ser más reflexivo al momento de opinar públicamente. A veces siento que uno de nuestros errores es que la ansiedad por aparecer o ser escuchado lleva a formas que no necesariamente son las más conducentes para lograr los objetivos”, reconoció Letelier.

Camilo Escalona confirmó que en lo inmediato continuará participando desde la sociedad civil, quizás desde el Instituto Igualdad, ligado al Partido Socialista, pero descartó cualquier posibilidad de integrarse al Gobierno de la Nueva Mayoría.