Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Polémica por eliminación de correos electrónicos cierra gobierno de Piñera

Parlamentarios y funcionarios del Gobierno entrante se indignaron por la promulgación a última hora de un decreto que deroga la norma que obligaba a guardar correspondencia digital de funcionarios públicos por seis años. Personeros de la Nueva Mayoría denuncian que, al menos, habría un conflicto ético incoherente con la transparencia que promueve el Estado.

Cristián Pacheco

  Lunes 10 de marzo 2014 21:15 hrs. 
Ministro-Chadwick



El Presidente Sebastián Piñera ha enfatizado en sus últimas declaraciones que su Gobierno realizó esfuerzos importantes en transparencia, y en hacer un traspaso ejemplar de información a quienes ocuparán La Moneda en beneficio del país y de su legado.

Sin embargo, esto ha sido cuestionado luego que se conociera una de sus últimas iniciativas, la derogación de la norma que exige a funcionarios públicos no borrar la información de interés público de sus correos electrónicos.

Según el presidente Sebastián Piñera, la derogación solo aplica para los correos personales, posición que reafirmó su primo, el ministro del Interior Andrés Chadwick: “Yo no tengo ningún interés en estar leyendo correos de autoridades que son de carácter particular. Aquí se trata de que todo lo que es púbico tiene que tener transparencia absoluta, que sea público y que quede en los computadores que fue distinto a lo que ocurrió cuando nosotros recibimos el Gobierno, porque en ese momento los computadores estaban vacíos de lo público y lo privado”, dijo el ministro.

La medida causa suspicacias en personeros del gobierno de Michelle Bachelet y en parlamentarios del sector que será gobierno.

El futuro vocero Álvaro Elizalde expresó la molestia de la futura administración ante el retroceso que reviste esta iniciativa impulsada en el mandato anterior de Michelle Bachelet: “Lamentablemente, una vez más, el Gobierno de Sebastián Piñera no cumple su palabra ni el compromiso adquirido con la ciudadanía. Los funcionarios públicos no pueden borrar correspondencia electrónica y quien lo haga podría incurrir en irresponsabilidad administrativa, la que tendrá que ser investigada por los organismos competentes”, señaló Elizalde.

“Están ocupando la letra chica, tiene mucho que ocultar parece” dijo el presidente del Senado Jorge Pizarro, quien afirmó que hay un problema ético que tendrían que explicar.

El diputado DC Gabriel Silber señaló que los correos electrónicos tienen la calidad de documento público y deben recibir igual trato, por lo que esperan que se revierta la decisión del Ejecutivo: Sentimos que este decreto es altamente irregular. Nosotros les vamos a representar en el Gobierno, en el Consejo para la Transparencia, creemos que se debe dar pie atrás respecto a esta medida.  Hay importantes investigaciones de la contraloría o del ministerio público han sido descifradas justamente debido al acceso a los correos de determinados funcionarios públicos que en la medida que son parte del ejercicio de un cargo le pertenecen al Estado chileno y no forman parte de su vida privada”, dijo Silber.

Por su parte, el senador independiente Carlos Bianchi advirtió que los correos ya fueron borrados y lamentó que esta medida no vaya en la línea del proceso de transparencia impulsado en los últimos años.

El legislador sostuvo que “obviamente que todo correo que se quiera borrar es de orden público, no están los correos privados, sino que son correos que fueron objeto de acciones públicas. En esta línea es que yo repudio absolutamente esta medida que no obedece a ninguna otra cosa que no sea lo que ya se hizo, lo que ya se viene haciendo y como de esta materia se sabía, por lo tanto lo que se hizo ahora fue transparentar un hecho que ya se había llevado a la práctica.

Con esta polémica se da cierre a las relaciones políticas que caracterizaron a la actual figura oficialismo y oposición, que se invertirá este martes.