Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

La Sinfónica le hace el quite al Mundial y presenta homenaje a Anton Bruckner

Dirigida por el reconocido Roberto Paternostro, la agrupación harpa un único concierto que también contempla una obra de Henryk Wienawski. "Es como un compañero en el escenario", dijo el solista Marcelo González sobre el director austríaco.

Rodrigo Alarcón

  Jueves 12 de junio 2014 18:19 hrs. 
mg


Mejor es prevenir: el Mundial de Brasil, el debut de la Selección Chilena y una eventual celebración en el sector de Plaza Baquedano llevaron al Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile (CEAC) a programar solo una función del próximo concierto de la Orquesta Sinfónica de Chile.

En lugar de tocar dos días, la agrupación actuará solo el sábado con un programa bautizado como “Aniversario Bruckner”, encabezado por el director Roberto Paternostro, nacido en Viena en 1957.

El concierto contempla la Sinfonía No. 6 de Bruckner, pero también el Concierto para violín N° 2 del compositor polaco Henryk Wienawski, que tendrá como solista al violinista chileno Marcelo González.

El intérprete aseguró que se trata de una pieza “técnicamente demandante”, que incorpora toda la literatura del instrumento. No obstante, destacó que “está hecha por un compositor que también es violinista y conoce perfectamente cómo puede escribir para el instrumento y qué cosas se pueden realmente tocar. Suena muy virtuoso, pero a la vez, está muy bien escrito para el violín”.

“Por ejemplo, hay conciertos de Beethoven que son muy difíciles para el violín, pero él los hacía primero en el piano. Brahms también tuvo que asesorarse por un violinista virtuoso para componer su concierto y asegurarse de que se podía interpretar. Acá estamos hablando de un experto, entonces no necesita preguntarle a nadie qué se puede o no hacer en el violín, explicó.

Roberto Paternostro llega a dirigir a la Sinfónica con un nutrido currículum. Ha grabado todas las sinfonías de Bruckner, fue asistente de Herbert von Karajan y tiene una agenda ocupada: luego de su paso por Santiago, dirigirá óperas en Buenos Aires, Tokio y Varsovia, y después continuará sus actividades en Berlín, Dresden y Toronto.

A pesar de eso, Marcelo González dijo que “el maestro es muy simple y no se complica. Mientras más sabe, el músico más se aferra a lo simple. Eso es interesante para mí, porque me siento cómodo para pedirle algo y él está muy abierto, no es de esos directores que piensan que se las saben todas y tú no puedes pedirle. Antes me han tocado directores que no ponen buena cara si exiges alguna cosa, pero él es como un compañero en el escenario”.

Entradas desde $6.000 público general y desde $2.000 estudiantes en boleterías del teatro, Metro Baquedano (Plaza Italia) o a través de daleticket.cl. + info www.ceac.uchile.cl