Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 21 de mayo de 2022

Escritorio

Senador Hernán Larraín:

“Existe una ‘caja negra’ en los partidos y eso se presta a todo tipo de suspicacias”

En conversación con Radio Universidad de Chile, el presidente de la Comisión de Transparencia y Probidad de la Cámara Alta, abordó la agenda en la materia que pretende impulsar el Ejecutivo. “Es necesario transparentar a los partidos políticos para que la ciudadanía sepa cómo funcionan estas instituciones y de qué forma toman sus decisiones” aseveró.

Claudio Medrano

  Lunes 7 de julio 2014 22:03 hrs. 
hernan larrain

Luego que el Gobierno anunciara por intermedio de la ministra Secretaria General de la Presidencia, Ximena Rincón, el impulso de una Agenda de transparencia de los partidos políticos, el senador UDI y presidente de la comisión de Transparencia y Probidad de la Cámara Alta, Hernán Larraín, se refirió a este tema y a la eventual regulación del financiamiento que reciben este tipo de instituciones, sobre todo en época de campañas electorales.

Recordemos que durante este periodo de post dictadura se han presentado una serie de iniciativas al respecto, sin que ninguna de ellas pudiese prosperar al interior del Parlamento.

La propia Presidenta Michelle Bachelet, en su anterior administración afirmó que “las empresas no votan” presentando una reforma que no logró consenso. De hecho, en la última elección presidencial la actual Mandataria fue quien usó una mayor cantidad de recursos en campaña, siendo reconocidos por varios empresarios sus aportes a dicha candidatura.

Para el senador gremialista, estamos en el momento preciso de elaborar una normativa general que permita conocer en detalle el flujo de dineros al interior de los partidos políticos.

Este aumento del presupuesto fiscal que se propone, ¿Viene a terminar con el financiamiento privado de las campañas electorales?

Lo que ocurre es que hoy día el aporte fiscal que existe es solamente para las campañas electorales y es muy parcial, pero no existe para el financiamiento de los partidos en su actividad diaria, en su funcionamiento normal, y eso hace que los partidos tengan que buscar recursos de cualquier parte para financiarse, y sobre esa materia existe una verdadera “caja negra” en los partidos, no sabemos de dónde se financian y eso se presta a todo tipo de suspicacias. Creemos que ese elemento es necesario determinar, ¿cómo hacerlo? creemos que es conveniente que haya financiamiento público de los partidos, que eso se lleve a través de registros que permitan la total transparencia y la fiscalización de algún organismo público, como el Servicio Electoral, respecto del uso de esos recursos y, en general, de la forma en que funcionan los partidos, no sólo en funcionamiento, sino que en el funcionamiento de sus instituciones orgánicas, los consejos generales, las comisiones políticas, las reuniones regionales, distritales, de modo que la ciudadanía sepa cómo funcionan los partidos y quiénes toman las decisiones. Creo yo que esto es un proceso que debería avanzar y esperamos que se realice lo planteado en otras oportunidades y que esta vez sí tenga lugar a través de los cambios que se están estudiando en el Ejecutivo de la Ley de Partidos Políticos.

¿Cómo se puede garantizar que esta “caja negra” que usted menciona no se mantenga con un eventual aumento de recursos para los partidos?

Si hay aporte fiscal, inevitablemente lleva la necesidad de la fiscalización por parte del Fisco sobre el uso de esos recursos y, como la voluntad es de transparentar la actividad de los partidos, me parece que una cosa va de la mano con la otra. Nunca uno puede garantizar el 100% de la transparencia, pero lo que ocurre es que en una situación de oscuridad total, como la que existe hoy día, si pudiéramos avanzar, abrir no solamente la forma en cómo se financian los partidos, sino como toman sus decisiones, creo yo que sería un avance muy grande y podríamos resolver muchas cosas, de hecho nosotros, como legisladores, hemos logrado transparentar nuestra actividad legislativa en forma muy significativa, pero como políticos no hemos hecho lo mismo en nuestros partidos, me parece que ahí hay una asimetría que hay que corregir y, de hecho, hoy el Congreso siente que la gente tiene acceso a esa información, pero no ocurre lo mismo con los partidos. Me parece que es un proceso que hay que iniciar y que espero con el tiempo se logre la plena transparencia.

Tenemos por una lado las iniciativas desde el lado político, pero ¿qué ocurre con el mundo privado?, donde, por ejemplo, los directorios de las empresas pueden ejecutar gastos sin que estos queden registrados en las actas de reuniones.

Yo creo que son materias distintas, cómo gastan las platas en el sector privado es algo que tiene que regularse desde esa perspectiva, a mí lo que me interesa en este tema es que los partidos políticos puedan dar cuenta del origen de sus fondos, sean públicos o sean privados, y en la medida que haya financiamiento público vamos a poder registrar no solo eso, sino que todos los otros ingresos que tienen los partidos, y eso me parece que va a resolver este tema. Qué es lo que haga la Superintendencia de Bancos o de Sociedades Anónimas para ver cómo gastan su plata los directores o las empresas me parece que puede ser un tema distinto y yo, por lo menos, quiero separar las aguas, a mí lo que me interesa es transparentar los partidos políticos, eso es lo que hoy día está aún pendiente.

¿Qué le hace pensar que esta iniciativa no fracasará como lo hicieron las anteriores propuestas?

Efectivamente hemos planteado este tema muchas veces y los gobiernos no se atreven a dar el paso porque lo estiman algo muy impopular, financiar un partido político cuando la actividad política es sujeto de desconfianza y de falta de credibilidad pareciera ser como mucho, sin embargo, creo que es un paso necesario, aunque sea impopular, porque nos va a permitir transparentar a los partidos políticos y terminar con esta “caja negra” porque la ciudadanía necesita de estas instituciones que no son entes privados, los partidos políticos cumplen funciones públicas y, por lo tanto, es conveniente y necesario que se abran al conocimiento de todo su funcionamiento. El financiamiento, en particular, para tener la mayor libertad e independencia en las decisiones que toman los partidos pero también en la forma que toman sus decisiones para evitar las cúpulas, los centralismos y hacer que los partidos funcionen a través de sus bases.

¿Teme que este proceso sea inconsulto con los partidos, especialmente aquellos que están en la oposición?

No, yo creo que este es el tipo de proyectos que se hace por todos o no se hace, porque es la única manera que todos tienen de aparecer comprometidos con una causa que es impopular, porque este es parte del temor, que unos estén de acuerdo y otros en contra arguyendo de que “cómo vamos a estar financiando a esta calamidad de políticos”, eso hace un negocio populista muy bueno pero impide mejorar la situación de desconfianza y de falta de credibilidad de los partidos, yo creo que esto se hace sólo si el Gobierno y el Parlamento están unidos en torno a un mismo proyecto y tengo la impresión de que ese piso común existe.

Se dice que con el “redistritaje” que plantea la Reforma al Sistema Electoral se incrementará el gasto en campañas electorales, ¿esto significa que el Fisco se verá más resentido aún si se plantea un aumento de financiamiento a los partidos?

Efectivamente hoy día existe financiamiento de las campañas, pero por la forma en que se está pensando el nuevo sistema electoral, con un “redistritaje” más amplio, el gasto electoral va a aumentar para los candidatos inevitablemente, o sea, a lo menos a duplicar. Piense que en el caso de mi zona, los candidatos a diputado van a tener el distrito igual a lo que es la circunscripción senatorial en la actualidad, yo soy senador del Maule sur, hipotéticamente, a futuro, debiese ser senador del Maule, por lo tanto, candidato en una región enorme, desde el punto de vista del gasto, a lo menos los candidatos a diputados o los candidatos a senadores en circunscripciones o distritos como el mío se van a duplicar y eso ocurre en la generalidad de los cambios que se han producido en el “redistritaje”, por lo tanto, en el gasto electoral, el incremento de la superficie, del territorio donde uno es elegido, supone un incremente de recursos públicos para eso.