Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 27 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Valentina Saavedra: Ésta no es la reforma demandada por el movimiento estudiantil

En la discusión en el Congreso de ayer, cuando se aprobaba el proyecto que pone fin al lucro, a la selección y el copago, se recordó, en varias ocasiones, las demandas de esta colectividad y cómo ésta ayudó a llevar a cabo estas modificaciones. Mientras ex líderes celebraron la aprobación de esta medida, actuales cabecillas especificaron que esta victoria no representa realmente al movimiento estudiantil.

Rodrigo Rojas

  Martes 27 de enero 2015 16:43 hrs. 
Valentina Saavedera


Giorgio Jackson empezaba su intervención antes de la aprobación del proyecto educacional, remarcando la importancia de los movimientos estudiantiles en la actual Reforma. En el hemiciclo, el ex presidente de la FEUC, afirmó que los cambios aprobados ayer  se iniciaron en las movilizaciones.

“La verdad es que sin las movilizaciones del 2006 y 2011 no estaríamos debatiendo ninguno de los temas actualmente. La ley de inclusión que se está discutiendo actualmente en su último trámite es histórica porque empieza a marcar el cambio en la educación chilena que venimos impulsando desde las movilizaciones estudiantiles. Lo que dijimos siempre es que queríamos pasar de la lógica de la competencia a la lógica de la inclusión o de lo público.”, especifico Jackson.

De la misma forma Camila Vallejo, ex presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), también aseguró que no se estaría legislando esta Reforma si no hubiese aparecido el movimiento social.

“Este día debemos dedicarlo a todas las familias chilenas que nos mandataron para cambiar la educación de nuestro país, a todos aquellos jóvenes estudiantes que sufrieron la represión policial por manifestarse en la calles, exigiendo un poco de justicia social, exigiendo Educación como derecho social, es decir, gratuita y de calidad para todos y todas. Hoy y es crucial dejar esto en claro, no estaríamos legislando esta Reforma si no hubiese sido por la lucha del movimiento social y si la experiencia mundial no hubiese sido tan clara y contundente en esta materia.”, explicó Vallejo.

Sin embargo, este pensamiento no es unánime. Durante todo 2014 se pudo ver a distintos participantes del movimiento estudiantil acusar al gobierno de cooptar sus demandas y no resolverlas de manera adecuada. Recordado fue el episodio en el que los representantes de las universidades se bajaron de la mesa de diálogo impulsada por las autoridades del Mineduc, por no sentirse oídos.

En esa línea, la actual presidenta de la FECH, Valentina Saavedra, no considera que esta Reforma represente al movimiento estudiantil. Es más, la egresada de arquitectura declaró que no fueron escuchados en el proyecto que ayer fue aprobado.

“Nosotros levantamos una serie de indicaciones para poder mejorar el proyecto y que efectivamente se acercara más a lo nosotros habíamos propuesto. Pero no fuimos escuchados. Entonces podríamos decir que éste no es lo que el movimiento estudiantil estaba demandando. De hecho ni el 2011 ni nuestras demandas caben en esta Reforma.
Finalmente, esperamos que en el proyecto de Educación Superior aumente la claridad por parte del Ministro”, aseveró Saavedra.

Según su opinión, este proyecto mantendrá una educación segregada y la lógica de la competencia. Tampoco cumplirá con una de las grandes premisas de su título ya que no se terminará ni con el lucro, ni con el copago ni menos con la selección.

Pese a ello, existen otros ex miembros del movimiento que reconocen que, pese a las limitantes del documento aprobado, sin lugar a dudas es un avance y una victoria. Así lo plantea  Joaquín Walker, ex líder estudiantil del 2010. El abogado, que trabaja en la Fundación Elige Educar, recordó lo importante que fue el movimiento que congregó a los estudiantes. Un cambio en el ambiente, nuevos temas en la agenda y poner a la educación como prioridad en las encuestas fueron resultados, que él, vincula con el aporte de los estudiantes.

“Ciertamente el movimiento estudiantil con su expresión más fuerte en el 2006 y 2011, lograron posicionar temas que no estaban en la agenda pública y hacerle sentido a los ciudadanos en general a través de sus demandas, propuestas y con su diagnóstico sobre que la educación necesitaba cambios profundos.”, expuso el ex presidente de la FEUC.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.