Diario y Radio U Chile

Año XII, 25 de mayo de 2020

Escritorio MENÚ

Organizaciones de DD. HH piden cambiar protocolo policial de manifestaciones

Diversos actores esperan un cambio en el actuar de Carabineros para las próximas actividades del movimiento estudiantil, considerando la dura represión vivida en marchas pasadas. Las solicitudes están dirigidas al alto mando de la institución y al ministro del Interior, Jorge Burgos, aun cuando no existe confianza en que estos promuevan estándares mínimos de DD.HH. en el actuar policial.

Héctor Areyuna

  Lunes 25 de mayo 2015 22:01 hrs. 





Las imágenes de las agresiones de Carabineros durante la marcha en Valparaíso en el pasado 21 de mayo impactaron profundamente a la sociedad civil, a varios sectores políticos y al movimiento social.

La institución policial quedó profundamente cuestionada ante la dura represión ejercida contra estudiantes y trabajadores durante la movilización, excediendo su labor de identificar y actuar ante quienes causan daños y desórdenes.

La directora del INDH, Lorena Fríes aprovechó de reiterar sus cuestionamientos contra la institución, asegurando que ésta continúa mostrando un uso abusivo de la fuerza.

Por esto, según Nicolás Fernández, vocero Confech y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Diego Portales (Feudp), debe apuntarse a las altas autoridades a cargo del actuar policial.

“Si el ministro Burgos o los altos mandos de Carabineros no pueden hacer que cambie este protocolo, tienen que dar un paso al costado. Que cambie un protocolo que viene de dictadura en cómo funciona Carabineros. Nosotros lo vivimos como UDP el 2013 cuando a una estudiante le llegó un balín en el ojo, hicimos un alza de movilización y logramos hacer que salgan los balines de las calles. Creemos que en este caso, si bien es algo muchísimo más grave, es algo parecido, estamos hablando de una violencia tácita y brutal por parte de Carabineros, con hechos tan simples como que la lacrimógena está prohibida en el 95% del mundo”.

En este caso, el grave caso de Rodrigo Avilés, actualmente en coma inducido luego de ser atacado por Carabineros, es uno de los más comentados. El padre del joven, Félix Avilés junto a un grupo de diputados, se reunió con el ministro Burgos para exigir cambios en esta materia.

Estos apuntan a que se derogue el decreto N°1086 firmado en dictadura sobre el accionar de Carabineros en protestas, y que se modifique completamente la legislación en la materia para que, por ejemplo, estos casos no los tramite la justicia militar.

“Yo le solicito públicamente al Ministerio del Interior que efectivamente la conducción de esta conversación concluya en una nueva ley, en un nuevo marco normativo en que el derecho a reunión y la seguridad ciudadana sea efectivo y no sea un chiste, una payasada que se funda sobre este decreto que hemos heredado de la dictadura”.

El abogado de DD.HH., Cristián Cruz afirmó que los altos mandos de la institución están altamente politizados y actualmente se debaten entre dos posibilidades, actuar con cuidado o seguir la llamada “Doctrina Bernales”, inspirada en el ex general director de Carabineros Alejandro Bernales, la cual, a juicio de Cruz, está basada en la mano dura y la represión.

En ese sentido, el abogado también cuestionó el rol que pueda jugar en este caso el ministro del Interior, Jorge Burgos.

“Obviamente que el señor Burgos es una persona en el cual el mundo de los DD.HH. no tiene una confianza por su rol en La Oficina, en el Ministerio de Defensa, pero ahora tiene una oportunidad de redimirse y hacer las cosas bien, porque por el momento no las ha hecho, y lo digo porque él estuvo a cargo como Ministro de Defensa de la reforma al Código de Justicia Militar y abandonó aquello y lo dejó en manos de los militares, específicamente de la Auditoría General del Ejército”.

Según el profesional, los protocolos conocidos, que de todas maneras parece que no se están cumpliendo, “es mera propaganda” ya que existen otros instructivos como el del uso del carro lanza agua, el que según afirmó, apunta a los estudiantes “como sujetos de máxima peligrosidad” y se entrega internamente.