Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 3 de julio de 2022

Escritorio

La incertidumbre que genera la idea de suspender la evaluación docente este año

El ministerio de Educación analiza si más de 16 mil profesores realizarán esta prueba en 2015. Mientras algunos expertos consideran que sería un "premio" para el Colegio de Profesores, otros estiman que el instrumento no es un "aporte" en este momento.

Rodrigo Rojas

  Sábado 1 de agosto 2015 16:14 hrs. 
evaluación

Compartir en

En la última reunión que sostuvo el Colegio de Profesores con el ministerio de Educación, una de las materias que se analizó fue suspender la evaluación docente durante este año.

La razón que entregaron los educadores al ministerio fue focalizar los tiempos perdidos en la recuperación de clases, luego del paro que se extendió por 57 días. Además, el prosecretario del Magisterio, Mario Aguilar, especificó que “es ilógico que si este sistema tendrá cambios importantes se insista este año en un tipo de evaluación que a partir del próximo va a dejar de regir.”

De implementarse esta medida durante el segundo semestre, los profesores tendrían entre 12 a 13 semanas para preparar el portafolio, segmento que equivale a un 60 por ciento de la evaluación docente. Con un mes más, los docentes realizarían la autoevaluación, correspondiente a un 10 por ciento del total.

Las dos partes restantes de la medición la componen la evaluación del equipo directivo, que equivale a un 20 por ciento, y la evaluación de los pares, que equivale a un diez por ciento. No obstante, estas dos etapas no requieren del tiempo de los evaluados.

Debate Académico

Si bien la ministra Adriana Delpiano manifestó que analizarán esta propuesta, desde ya el argumento que entregó el gremio de profesores no tuvo el apoyo de los desarrolladores de esta medición. La directora del proyecto Docentemás de Mide UC, Yulan Sun, señaló que hay causas que admiten suspender la evaluación docente. Hace cinco años con el terremoto o en otras catástrofes, explica Sun, se ha suspendido la medición en algunas regiones del país.

Sin embargo, en esta ocasión, la académica no recibió de forma positiva lo que están pidiendo los maestros: “La solicitud tiene un carácter general. Siempre es una pérdida que no se produzca un sistema de evaluación que tiene por objetivo mejorar la calidad de educación. Este es un sistema que entrega información para orientar la mejora en el caso de que el desempeño acuse debilidades. Hay profesores que tenían un desempeño bajo y en el fondo uno puede presumir que se ven comprometidas seriamente la habilidades de los alumnos”, expuso Yulan Sun.

De la misma forma, el investigador y académico Cristián Cox indicó que “sería un gran error del ministerio de Educación hacerle caso a esta petición”.

En este sentido, el sociólogo declaró que “57 días de huelga son de una gravedad extrema” y destacó que no existe relación entre el paro y lo que se estaba ofreciendo: “Al cabo de un paro de esa naturaleza, premiar al Colegio sin evaluaciones sería multiplicar los problemas”, aseguró el ex decano de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Católica.

Una posición contraria es la que sostiene el académico de la Universidad de Chile Rodrigo Cornejo. Para el co-coordinador para Chile de la Red Latinoamericana de Estudios sobre el trabajo docente, esta evaluación no representa un “aporte para el país en este momento”.

Entre los reparos que plantea Cornejo se encuentra la relación entre los recursos que entrega el Estado para el diseño de esta medición y los beneficios que genera ésta dentro de la comunidad escolar.

Del mismo modo, Rodrigo Cornejo mencionó que la evaluación docente “no implica mejoras para el trabajo” del evaluado. También expuso que “dos o tres meses antes de entregar su portafolio, los profesores se restan de la comunidad, no atendiendo a los apoderado ni recibiendo a estudiantes e, incluso, hay docentes que piden licencia para hacer la evaluación”.

En caso de no realizarse esta medición, serían cerca de 16 mil los profesionales que no se evaluarían este año. A pesar de que no se sabe qué ocurrirá con el test este 2015, desde Mide UC continúan trabajando en él. De suspenderse, otra de las incertidumbres que se deberá solucionar es qué ocurrirá con los cerca de 3.500 millones que entregó el ministerio de Educación por la licitación de este instrumento.

Síguenos en