Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 17 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Jeremy Corbyn: el nuevo líder laboralista que trabajó por la extradición de Pinochet

El diputado Jeremy Corbyn, del ala más izquierdista del laborismo británico, un político antiausteridad en la línea de Podemos o Syriza, ha sido elegido nuevo líder del primer partido de la oposición en el Reino Unido.

RFI y Paula Campos

  Sábado 12 de septiembre 2015 13:42 hrs. 
jeremy-corbyn

Jeremy Corbyn, de 66 años de edad, ganó en la primera vuelta de la votación con casi 60 por ciento de los votos y sucede a Ed Miliband, quien dimitió tras perder las elecciones de mayo, según fuentes del partido laborista.

En sus primeras palabras como líder, ha declarado que la campaña ha demostrado que el partido es “apasionado democrático, diverso, unido y absolutamente decidido en la búsqueda de una sociedad más decente y mejor”.

Además de dar las gracias a Miliband, su predecesor en el cargo, anunció que su primer acto como líder será asistir a la manifestación que se celebrará en Londres y otras capitales europeas, para pedir un mejor trato a los refugiados

Los grupos sindicales del laborismo ya celebran la victoria, toda vez que Corbyn representa un ala más progresista que permite romper con años del dominio del “blairismo”, una corriente más centrista.

Diputado desde 1983, sin haber ocupado nunca un puesto en alguno de los gobiernos laboristas desde entonces, Corbyn logró 25 mil votos, el 59,5 por ciento de los 422 mil emitidos, muy por delante de sus tres rivales. Una de las primeras felicitaciones llegó de España, del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que estimó que la victoria de Corbyn “es una gran noticia, un paso hacia un cambio en Europa para beneficio del pueblo”.

¿Puede batir a los conservadores ?

Corbyn nació en Chippenham, en el sur de Inglaterra, el 26 de mayo de 1949. Empezó su militancia política en el mundo sindical y en 1983 entró en el Parlamento ostentando un escaño, el de Islington Norte, que ha defendido con éxito en ocho elecciones generales.

Sus padres eran activistas que se conocieron en la guerra civil española y creció en una familia con tres otros hermanos, todo varones.

Corbyn es padre de tres hijos y se ha casado tres veces. Su segunda esposa y madre de sus tres hijos, es la chilena Claudia Bracchitta, y la tercera es la mexicana Laura Álvarez, que se dedica a la importación de café según las pautas del comercio justo.

Defiende la gratuidad de las universidades, el fin de la austeridad, mayores esfuerzos para la redistribución de la riqueza y fue uno de los laboristas que más se opuso a la invasión de Irak.

La gran incógnita en torno a Corbyn es si podría batir a los conservadores de David Cameron en las elecciones de 2020. Cuando el diario The Independent le preguntó si era “inelegible”, respondió: “Soy tan elegible como cualquiera. He representado a mi circunscripción 32 años, he sido elegido ocho veces en una comunidad muy diversa”.

Sus vínculos con Chile

El político antiausteridad, como ha sido catalogado en Europa, apoyó en 1999 la campaña para extraditar a España a Augusto Pinochet, convirtiéndose en uno de sus principales adversarios en Londres.

Su segunda mujer y madre de sus tres hijos, la exiliada chilena Claudia Bracchita, es sobrina de Oscar Soto, médico cardiólogo de Allende. De visita en nuestro país se vinculó con políticos locales como Alejandro Navarro, Juan Pablo Letelier e Isabel Allende, por ejemplo.

En una entrevista, el ahora líder de los laboralistas dijo que después de 1973 trabajó en la campaña de solidaridad con Chile, y como concejal en Londres Norte hizo “todo lo que pudo” por ayudar a las familias chilenas exiliadas.

“Durante el arresto de Pinochet formamos un grupo parlamentario informal y una red muy eficiente en Londres, con muy buenos contactos como (Alejandro) Navarro y (Juan Pablo) Letelier. Cuando viajó a Londres una delegación para apoyar la campaña legal contra Pinochet, los invité a todos a mi casa”, explicó.

Jeremy Corbyn  declaró haber defendido con “energía el proceso de extradición”. En ese contexto, reconoció haber estado al tanto de “las presiones a las que estaba siendo sometido el gobierno británico para permitir su regreso, sobre la base de que la democracia chilena sería protegida si Pinochet volvía”.

En el año 2000, Corbyn viajó a Chile para presenciar el juicio de Pinochet por su responsabilidad en la llamada “Caravana de la Muerte”. Época en la que el político redactaba un borrador para pedir a Gran Bretaña desclasificar los archivos sobre la venta de armas a Chile.