Diario y Radio U Chile

Año XII, 19 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Irrupción de Lagos y Piñera “representa el agotamiento de la política de transición”

Analistas políticos se refirieron a las figuras de los ex mandatarios Sebastián Piñera y Ricardo Lagos como potenciales candidatos presidenciales, coincidiendo en que la nula presencia de un proyecto político de la Nueva Mayoría y Chile Vamos posibilita que se verifique sus regresos a los primeros planos. Frente a esto, Carlos Ruiz, académico de la Universidad de Chile señala que “una refundación de la política sigue absolutamente pendiente”.

Gonzalo Castillo

  Miércoles 6 de enero 2016 19:36 hrs. 





En conversación con Radioanálisis, el senador de Renovación Nacional y precandidato presidencial, Manuel José Ossandón fustigó las candidaturas a La Moneda de los ex presidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, asegurando que representan una “visión del pasado” y además demuestran “una debilidad tremenda en la política chilena, que la Nueva Mayoría con todo el poder que tiene, con todos los puesto que tiene, con todo lo que ha hecho, no tenga un líder y tengan que ir a buscar al más antiguo que tenga, los deja muy mal parados”.

A partir de esta reflexión, analistas políticos plantearon sus visiones sobre los regresos de estas figuras políticas, y las condiciones que han posibilitado que se produzcan.

Carlos Ruiz, director del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, atribuyó al “agotamiento de los términos en los que se proyectó la política desde la Transición”, a esta suerte de vacío de liderazgos, situación que se ha acentuado “por la incapacidad de conducción de este propio gobierno, que han terminado dejando a las reformas en un punto de vacío”, por lo que el tema principal para Ruiz no es el regreso de “los viejos estandartes”, sino el escenario que lo permite.

“Lo que ocurre en esa situación de vacío de liderazgo político, en los cuales se imponen discursos que manosean el malestar social que se había instalado en las calles, pero no lo resuelven de una manera sustantiva, es que entonces se impone como alternativa, en ese vacío, el amago del regreso de los mismos de siempre”.

Otra de las variables que hace posible estos regresos, es que en la Nueva Mayoría “no hay proyecto, es básicamente una alianza electoral”, y Ruiz hace hincapié en lo que considera como “el enorme divorcio que existe entre política y sociedad”, que se demuestra en los niveles de desafección de la política, lo que redunda en que hace mucho tiempo que en Chile no existen las mayorías políticas, aseguró el académico de la Universidad de Chile: “En ese contexto se imponen estos amagos de retornos, pero todos se reparten fraccionamientos de credibilidad que son muy vagos, por lo tanto, una refundación de la política sigue absolutamente pendiente”.

Para Ruiz, no solamente este problema radica en la Nueva Mayoría, ya que Chile Vamos también presenta esta carencia de proyecto político, el que, a juicio del académico, incluso es peor: “La derecha nos enseña que siempre se puede estar más mal”.

“A tal punto, que ni siquiera el empresariado la echa de menos, porque las cosas están funcionando, y las embarradas que se ha pegado el empresariado han sido por culpa de ellos, por ejemplo las colusiones. Pero, la verdad es que el modelo funciona sin la derecha”, señaló Ruiz, quien que con un eventual regreso de Lagos a La Moneda  “puede producir un diálogo transversal, desde varias partes. Ahora, no creo que eso sea tan fácil de presentar dentro de la sociedad. Creo que están jugando a cuotas de legitimidad que son muy bajas”

Gonzalo Müller, analista político de la Universidad del Desarrollo, señaló que “el sistema político chileno está en su momento de debilidad máxima”, y que este contexto es el que explicaría, desde su perspectiva, que la gente recurra a liderazgos conocidos: “En general, los nuevos liderazgos necesitan ambientes de confianza y ser capaces de generar confianza de manera rápida, si no se le hace muy difícil avanzar, y por eso es que la ventaja aparente, hasta ahora, la tienen aquellos que ya tienen una trayectoria, y que las personas saben, más o menos con qué se van a encontrar”.

Para Alberto Mayol, sociólogo y académico de la Universidad de Santiago, el surgimiento de estos nombres responden a “un esfuerzo por mantener una estructura anquilosada”, no obstante hace la salvedad que liderazgos y candidatos nuevos no significa una inmediata “inyección de oxígeno al sistema”, y coincidió con Carlos Ruiz sobre la ausencia de un proyecto político en ambas veredas del sistema, que hace difícil que surjan nuevos liderazgos.

“Cuando tú careces de un proyecto es natural que sea muy difícil articular un nombre nuevo asociado a lago, porque si no hay proyecto cómo vas a construir un nuevo liderazgo. Te anclas en aquel que produce un cierto nivel de certidumbre. En un escenario como este hay dos grandes posibilidades: o volver al pasado, que te dé orden y estabilidad, o ir hacia el futuro y necesitas un proyecto. Como no tiene proyecto, el pasado huele mejor que la ausencia de propuestas”.

Finalmente, Carlos Ruiz enfatizó que “siempre las sociedades terminan produciendo nuevos liderazgos e inauguran nuevos ciclos históricos”, y ese es un proceso que está en marcha, y a su juicio, “es inobjetable”.