Diario y Radio U Chile

Año XIII, 16 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Diputados se unen en contra del acoso callejero

A través de la página del Observatorio Contra el Acoso Callejero, los diputados Jackson, Boric, Camila Vallejo y Marcela Sabat hicieron un llamado para que la ciudadanía apoye la sanción del acoso callejero. Los parlamentarios reflexionaron sobre las consecuencias de este tipo de violencia de género, asegurando que en Chile, muchas de estas cosas se permiten por patrones culturales que las califican de floclóricas o coquetas.

Paula Campos

  Martes 2 de febrero 2016 13:37 hrs. 
ACOSO



Desde el Observatorio Contra el Acoso Callejero impulsan la iniciativa legal que busca penalizar los distintos tipos de acoso, entre ellos el callejero.

La campaña visibiliza la situación diaria que miles de mujeres viven mientras caminan por la calle o se desenvuelven en espacios públicos. Así, la definición de esta práctica incluye la connotación sexual, ejercida por un desconocido. Acciones unidireccionales, al no ser consentidas por la víctima. El acosador, tampoco tiene interés de entablar comunicación con la persona agredida.

Los movimientos en defensa de la igualdad de género llevan años defendiendo la libre circulación de hombres y mujeres. Por ello, castigan prácticas como piropos, miradas lascivas, silbidos, bocinazos, fotografías, tocaciones, persecución… etc.

La violencia, indican desde el Observatorio, se ejerce toda vez que la víctima modifica conductas para no ser nuevamente expuesta a este tipo de situaciones. Cambios que van desde planificar un nuevo recorrido, hasta cambiar de forma de vestir, para evitar la vulneración de su espacio privado.

La idea del proyecto de ley es justamente esa, que toda persona transite libremente y con la confianza de no ser violentados, independiente de su contexto, “la edad, la hora del día o el vestuario que ocupa la persona agredida, los derechos humanos no dependen ni se suspenden por detalles del entorno. No hay excusas ni justificaciones para el acoso sexual callejero.

Es violencia de género, pues refleja en el espacio público la desigualdad de poder entre hombres y mujeres, a través del abuso sexual. En la actualidad, la violencia sexual es penada y no tolerada en otras situaciones y contextos (acoso laboral, estupro, violación), pero está pendiente sancionarla cuando ocurre en los espacios públicos”.

Para juntar adeptos en la campaña, los convocantes han generado una red de parlamentarios en apoyo con la causa, así, Camila Vallejo (PC), Giorgio Jackson (RD), Gabriel Boric (IA) y Marcela Sabat (RN) forman parte de sus patrocinadores.

La diputada comunista reconoció que le parece “fundamental que dentro de los cambios políticos y culturales que nuestra sociedad requiere, se fomente y exija respeto entre las personas como un elemento clave para la convivencia. En especial, porque en nuestra sociedad la violencia sexual, tanto física como psicológica, es una realidad más común de lo que muchos imaginan, aunque muchos traten de taparla o lo que es peor, normalizarla”.

Así, declaró haber sido víctima de la práctica, en labores anteriores y, también, en el Congreso: “He sido víctima de acoso callejero, pero en lo restringido a frases de connotación sexual, no he sufrido tocaciones, acorralamiento ni persecuciones en la vía pública. También he sido testigo de acoso sexual callejero y he visto como realizan tocaciones en el Metro o de cómo le han gritado cosas a otras mujeres”.

Marcela Sabat, por su parte, se mostró feliz por la aprobación de la idea de legislar sobre el “Respeto Callejero”: “tenemos un gran vacío legal. No es sancionado, no tenemos una figura jurídica para denunciarlo y segundo, porque es visibilizar una realidad muy escondida por el machismo de esta sociedad. El hombre se siente con el derecho de culpar a las mujeres por estas situaciones y en ese sentido, me incluyo, hemos sentido esa vergüenza y hemos dejado que pase. Hay que aclarar que no es culpa de quien lo sufre, sino del hombre o la mujer que extiende este acoso sin razón más allá que para satisfacer su mente enferma. En términos probatorios, será más difícil, pero es muy serio el proyecto. Entrega una señal cultural los ciudadanos”.

Otro de los que se ha sumado a la causa es Giorgio Jackson. El miembro de Revolución Democrática recalcó la importancia de entender que este “no es solo un tema que afecta a las mujeres, porque “si bien son casos minoritarios, los hombres también pueden ser víctimas de acoso, y esta ley también los incluye a ellos”:

El llamado del parlamentario es a que se trabaje en el fomento de la igualdad, “y uno de ellos es el trato con las mujeres. No digo que los hombres no puedan llegar a ser víctimas de algo así, pero seamos sinceros: esto es algo con los que las mujeres tienen que lidiar día a día. Por lo tanto, si desde el Congreso podemos hacer algo para combatir esta situación, es importante que podamos legislar al respecto”

Gabriel Boric se suma al respaldo. El diputado por Magallanes explicó que el trato que en Chile hay hacia las mujeres no es más que la expresión del rol subordinado que ocupan en la producción de nuestras vidas. “En ese sentido la violencia y el feminicidio son sus expresiones más brutales, pero es algo de todos los días. Creemos que si bien se han presentado un par de iniciativas legislativas, que podrían avanzar en este sentido, hay que tener en cuenta que por un lado, han sido los movimientos sociales los que han demandado esos cambios y por otro, que gran parte de estas demandas han sido descafeinadas por las presiones del empresariado, los sectores más conservadores, la iglesia y la Nueva Mayoría que no tiene la voluntad de defenderlas. Por ejemplo, el proyecto de aborto, que era una respuesta tibia a la demanda del movimiento feminista, hoy peligra: las primeras dos causales han sido desnaturalizadas y la de violación peligra con caerse”.

Pese al apoyo a la legislación, los cuatro parlamentarios coinciden en que el Congreso es otro espacio de discriminación de género. Toda vez que de 120 diputados, solo 19 son mujeres, situación que no representa la igualdad de población que tenemos en Chile.

Testimonios

Además de la promoción de la ley, el Observatorio contra el Acoso Callejero en Chile ha difundido su campaña exponiendo testimonios de las víctimas.

En ellas, la idea de “folclore nacional” o “coquetería” quedan desmanteladas, porque las mujeres se sientes agredidas por el grado de vulneración de las libertades que suponen las situaciones a las que se exponen.

Algunos de los testimonios más gráficos son los siguientes:

ACOSO 1

 

ACOSO 2

 

ACOSO 3

 

ACOSO 4

 

ACOSO 5