Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 17 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Comisión de Probidad aprueba en general regulación de la función parlamentaria

Comisión de Probidad del Senado despachó el sexto proyecto relativo a probidad y transparencia, que regula el ejercicio de la función parlamentaria y define las sanciones en casos de ausencias reiteradas a las comisiones, entre otros aspectos. Expertos señalaron que si bien es un avance, aún quedan áreas por regular de la actividad de los congresistas.

Natalia Figueroa

  Jueves 3 de marzo 2016 20:04 hrs. 
17 de enero de 2016 / SANTIAGO 
En el ex congreso nacional trabaja la comisión de probidad y Transparencia con el fin ver el proyecto de ley que fortalece el carácter público y democrático de los partidos políticos. En la imagen, el senador Ignacio Walker preside la comisión.
FOTOO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE / AGENCIAUNO

Como un avance importante en materia de probidad y transparencia, calificaron parlamentarios y expositores en la Comisión del Senado, el proyecto que regula el ejercicio de la función parlamentaria. Con su aprobación, son seis las iniciativas propuestas para reformar la organización de la institucionalidad pública.

Sin embargo, se mantienen puntos en discusión que se seguirán trabajando en sesiones extraordinarias, según indicó el presidente del Senado, Patricio Walker.

Esto, porque los propios parlamentarios han reconocido que la regulación del lobby, las dietas parlamentarias y la exclusividad a la actividad legislativa han sido los temas más debatidos.

La falta de confianza de la ciudadanía hacia la institucionalidad pública es la respuesta frente a estas prácticas, que han contado con casi nula regulación, según manifestó la cientista político y oficial del área de gobernabilidad del Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas, PNUD, Marcela Ríos.

Además, agregó que un legislador que quisiera dedicarse a la actividad académica no debería sobrepasar las tres horas de clases a la semana, porque es necesario alcanzar la dedicación exclusiva a la función parlamentaria.

“La falta de dedicación exclusiva y las dietas muy altas se producen un problema mayor que sólo mirar las dietas en abstracto, porque si, efectivamente, los parlamentarios tienen un nivel de dieta alta, en comparación a otros países de la OCDE, pero si es dedicación real y fiscalizada, nos parece que no hay una distorsión como la que existe hoy”, señaló.

Mientras que María Jaraquemada, abogada y directora de incidencia del Centro de Estudios Espacio Público, enfatizó en que las sanciones a los parlamentarios que vulneren la norma de probidad debiesen alcanzar al menos el 50 por ciento de sus remuneraciones, puesto que actualmente las multas llegan a un 15 por ciento de la dieta.

También indicó que la inhabilidad parlamentaria debe ser regulada para no incurrir en malas prácticas, como se han conocido en casos de votaciones de proyectos que no alcanzan el quórum solicitado.

“El proyecto es un avance, pero no es la varita mágica para solucionar los problemas de confianza hacia las instituciones”, insistió.

En tanto, el presidente de la instancia, el senador de la Democracia Cristiana Ignacio Walker, solicitó al Gobierno aclarar cuál va a ser la agenda de transparencia para este año.

Una de las necesidades que se plantearon desde la Comisión fue mejorar las comunicaciones desde el Congreso hacia la ciudadanía, a través de la información activa que se publica en los sitios de internet, transparentando la asistencia de los parlamentarios, las votaciones, y los informes presupuestarios como dietas y viáticos.