Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Mauricio Macri, Pedro Almodóvar e Iván Zamorano involucrados en red de paraísos fiscales

Una investigación periodística develó una serie de documentos que demuestran cómo diversas personalidades ligadas al mundo de la político, del arte y el deporte utilizan paraísos fiscales para defraudar impuestos.

Claudio Medrano

  Domingo 3 de abril 2016 19:35 hrs. 
panama-papers


Once millones de documentos fueron filtrados de una de las compañías más reservadas del mundo, la firma legal panameña Mossack Fonseca. Dichos documentos muestran cómo Mossack Fonseca ha ayudado a clientes a lavar dinero, esquivar sanciones y evadir impuestos.

La compañía dice que ha operado de forma intachable durante 40 años y que jamás ha sido acusada de actividades criminales. Los documentos muestran vínculos con 72 jefes de estado actuales y pasados, incluyendo dictadores acusados de saquear sus propios países.

Estos documentos fueron obtenidos por el diario alemán Suddeutsche Zeitung y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por su nombre en inglés).

Dentro de los nombres vinculados al escándalo figuran políticos como el exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, el presidente de Argentina Mauricio Macri; deportistas como Lionel Messi, Michel Platini, Leonardo Ulloa y artistas como Pedro Almodóvar y Jackie Chan.

Los documentos también revelan el supuesto lavado de mil millones de dólares, el cual fue llevado a cabo por un banco ruso y que involucró a colaboradores cercanos al presidente, Vladimir Putin. La operación fue realizada por el Banco Rossiya, que se encuentra sujeto a sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea luego de que Rusia anexara Crimea.

El dinero fue canalizado a través de bancas extraterritoriales, dos de las cuales oficialmente pertenecía a uno de los amigos cercanos del presidente ruso. El concertista de chelo Sergei Roldugin conoce a Putin desde que son adolescentes y es el padrino de una de las hijas del presidente, María.

En papel, Roldugin personalmente ha ganado cientos de millones de dólares en acuerdos sospechosos.
Pero los documentos sobre las compañías de Roldugin indican que: “La compañía es una pantalla corporativa establecida principalmente para proteger la identidad y confidencialidad del verdadero dueño beneficiario de la compañía”.

Los datos sobre Mossack Fonseca también muestran cómo el primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson, tenía un interés no declarado en los bancos de su país que fueron rescatados. Gunnlaugsson ha sido acusado de esconder millones de dólares de inversiones en los bancos de su país usando una firma extraterritorial discreta. Los documentos filtrados muestran que Gunnlaugsson y su esposa compraron la firma extraterritorial Wintris en 2007.

Mossack Fonseca dice que siempre ha cumplido con los protocolos internacionales para asegurarse que las compañías que incorporan no son usadas para evasión de impuestos, lavado de dinero, financación de terrorismo u otros fines ilícitos. La compañía afirma que opera con la debida diligencia y que lamenta cualquier mal uso de sus servicios.

“Por 40 años Mossack Fonseca ha operado de forma intachable en nuestro país y otras jurisdicciones donde tenemos operaciones. Nuestra firma nunca ha sido acusada en conexión con actividades delictivas”.

“Si detectamos actividades sospechosas o malos comportamientos, informamos de forma rápida a las autoridades. De forma similar, cuando las autoridades nos contactan con evidencia de un posible mal comportamiento, siempre cooperamos de manera completa con ellos”.

Mossack Fonseca dice que las empresas extraterritoriales están disponibles a lo largo del mundo y que se utilizan para una variedad de fines legítimos.

Iván Zamorano y Alfredo Ovalle mencionados en los documentos

Hasta el momento dos chilenos han sido mencionados en la investigación: el expresidente de la Cámara de la Producción y el Comercio (CPC) y de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Alfredo Ovalle Rodríguez; y el exseleccionado nacional de fútbol, Iván Zamorano.

Según los datos obtenidos desde Mossack Fonseca, Alfredo Ovalle tenía una sociedad de inversiones en industrias mineras y de alimentos. En 2002, junto a Raimundo Langlois Vicuña, recibieron un poder para administrar el grupo chileno minero Las Cenizas, a través de una empresa panameña llamada Sierra Leona SA, triangulando fondos para volverlos a invertir en Chile.

Por otro lado, el caso de Iván Zamorano se remonta a la década del 90, cuando su carrera estaba en su apogeo y era considerado uno de los 100 mejores jugadores del mundo por la FIFA, lo cual le acarreaba ingentes beneficios económicos. En aquella época, sus finanzas eran gestionadas por la empresa Fut Bam International Ltd., con sede en las Islas Vírgenes Británicas, otro conocido paraíso fiscal.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.