Diario y Radio U Chile

Año XI, 8 de diciembre de 2019

Escritorio

Pescadores de Chiloé: “El bono del gobierno es pan para hoy y hambre para mañana”

Dirigentes de los pescadores de Chiloé criticaron las declaraciones del ministro de Economía Luis Felipe Céspedes que pidió “ser más sensatos con las demandas” para retomar las negociaciones y anunciaron que la movilización continuará “el tiempo que sea necesario”. Hoy se permitió el ingreso de camiones a la Isla Grande.

Claudio Medrano

  Martes 10 de mayo 2016 13:36 hrs. 
chiloe-2-678x330

En punto muerto continúan las relaciones entre el gobierno y los pescadores de la región de Los Lagos en el contexto de las movilizaciones que los trabajadores comenzaron la semana pasada y a la cual se han sumado diversos sectores sociales.

Recordemos que la mesa de negociación se rompió luego que los pescadores rechazaran la oferta del gobierno consistente en la entrega de un bono de 300 mil pesos por tres meses y luego otros dos pagos por 150 mil pesos.

Este pago dividía además a los pescadores clasificándolos según el grado de afectación que han sufrido a causa de la marea roja, solución que fue descartada por los trabajadores que exigen un pago sin segmentación y además de un monto superior al ofrecido por el gobierno.

Para los pescadores el Ejecutivo debe entregar un bono final de un millón ochocientos mil pesos más un bono de término de conflicto correspondiente a 300 mil pesos.

El ministro de Economía criticó esta demanda y sostuvo que “tenemos que actuar de manera responsable, tiene que haber un límite de negociación, no puede ser que cada vez que uno se sienta a negociar existan nuevos puntos”.

Para el dirigente de los pescadores movilizados, Chile Hernández, el paro continuará pese a la actitud intransigente expresada por el gobierno, “la movilización va a seguir hasta las últimas consecuencias, esos $300 mil es pan para hoy pero hambre para mañana”, recalcó.

El dirigente señaló que el movimiento no se dividirá pese al pago hecho por el gobierno a las cuentas de los pescadores afectados e hizo un llamado a los chilotes a no cobrar ese dinero hasta que exista una solución real a las demandas planteadas.

Durante esta jornada se autorizó el ingreso a Chiloé de cerca de 11 camiones con productos que ayudarán a paliar en parte la situación de desabastecimiento que vive la Isla. De todas formas los dirigentes aclaran que solo se trata de camiones que quedaron varados luego del inicio del bloqueo por lo que no se permitirá el acceso de otros vehículos.

La presidenta Michelle Bachelet, en medio de su gira internacional por Suecia, se refirió al conflicto en Chiloé originado por la marea roja.

La mandataria, luego de una actividad protocolar con el primer ministro de ese país, Stefan Löfven, sostuvo que ha estado atenta a la evolución del conflicto en la isla y a qué nuevos instrumentos pueden recurrir desde el Gobierno.

“Tomamos la decisión de entregarles apoyo económico, porque muchos de ellos llevan más de una semana sin ingresos, necesitan comprar comida, pagar las cuentas”, explicó la mandataria en inglés, como indica el protocolo.

Por su parte, el parlamentario por la zona, el socialista Rabindranath Quinteros, criticó la demora con la que el gobierno ha reaccionado ante este conflicto, “se cometió un error desde un comienzo al no haber resuelto esto durante las primeras 48 horas, porque después comienzan a aparecer otras demandas que nada tienen que ver con la marea roja”.

Para el senador esto es un reflejo del excesivo centralismo que existe en nuestro país, que impide que las autoridades regionales otorguen soluciones rápidas a estos conflictos y advirtió que hasta que esto no cambie, situaciones como esta se repetirán en el país.

En tanto, una petición de medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), con sede en Washington, EE.UU., realizó el pasado 6 de mayo el Consejo General de Caciques Huilliches de Chiloé.

La medida busca que el organismo internacional intervenga en el conflicto que ya se prolonga por más de una semana, y que, según ellos, afecta gravemente a comunidades indígenas de la costa occidental de la isla.

La mañana de este martes los pescadores de la comuna de Quemchi, en la Isla Grande de Chiloé dieron a conocer el petitorio con sus demandas.

El documento se compone por 18 puntos, entre los cuales destaca un bono del Gobierno de 300 mil pesos el primer mes y mientras que el segundo mes solicitan la entrega de 250 mil pesos, hasta que finalice la crisis sanitaria.

Entre los puntos también exigen la cancelación de patentes de las empresas salmoneras en las comunas en donde se encuentran los centros de cultivo.

Los habitantes de Quemchi también solicitan que se agilicen la aprobación de los proyectos destinados para la comuna, como la continuidad de caminos, la escuela de Lliuco, el estadio municipal, construcción de postas y rampas. Además solicitan que la mano de obra para estos proyectos sea local.

Otra de las demandas de los habitantes de la zona es el congelamiento y la repactación sin intereses de las deudas con entidades financieras, comerciales y universitarias.

Dentro del petitorio también destaca la solicitud de una universidad estatal acreditada y un helicóptero en la comuna, para que cumpla la función de ambulancia en sectores insulares.