Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 1 de julio de 2022

Escritorio

Ukamau: “Si no tenemos respuesta, vamos a radicalizar nuestras acciones”

El movimiento de pobladoras llamó a la ministra de Vivienda, Paulina Saball, a apurar el proyecto de viviendas sociales en La Maetranza, que beneficiaría a más de 400 familias.

Camila Medina

  Sábado 14 de mayo 2016 11:11 hrs. 
manifestacion_alameda

Compartir en

Luego de movilizaciones y cortes de tránsito en la Alameda, los miembros del movimiento de pobladores Ukamau llamaron la atención del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) ante el atraso en la entrega de permisos, para iniciar la construcción del proyecto en La Maestranza.

Se suponía que  el proyecto autogestionado de viviendas sociales, que beneficiaría a más de 400 familias y prometía ser una innovación en políticas públicas del área, comenzaría a construirse este semestre. Así lo había comprometido el director del Serviu, Alberto Pizarro, a principios de abril.

Sin embargo, los pobladores  organizados en el movimiento Ukamau acusaron que hasta ahora no han recibido ni siquiera la aprobación del proyecto técnico, presentado por los arquitectos en enero de este año.

Doris González, vocera de Ukamau, dijo que el director de Serviu ha actuado como “patrón de fundo” y acusó falta de voluntad política para avanzar en esta emblemática iniciativa.

Además, llamó  a la ministra de Vivienda, Paulina Saball, a que reciba a los vecinos, quienes solicitan una reunión hace más de un año: “Emplazamos al ministerio de Vivienda, y particularmente a la ministra, para que dé una respuesta clara y contundente respecto de este proyecto que lleva tantos años de trabajo y tanto esfuerzo. Es un proyecto de autogestión que muestra una alternativa participativa real desde la organización de los pobladores. Esperamos que el director del Serviu no se olvide sus compromisos, porque si el jueves no tenemos respuesta, vamos a radicalizar mucho más nuestras acciones”, aseguró.

Para el arquitecto del comité de vivienda Ukamau, Cristian Castillo, el problema fundamental es que el proceso no tiene la celeridad que la situación obliga, porque “el Estado no tiene voluntad de resolver el problema a estas 424 familias que no tienen casas”.

“Eso hace que el tiempo para ellos tenga una dimensión diferente a la que tienen los pobladores. El problema principal del Serviu es que desde que retornó la democracia, porque no ha sido distinto en ningún gobierno, se ha acostumbrado a trabajar con la demanda y no con la oferta. Esto significa que ellos no tienen costumbre ni tienen la intención política de trabajar con grupos organizados para resolver sus problemas de vivienda. Cuando tienen que trabajar con la demanda, los pobladores tienen opinión, los familiares, los vecinos, ellos saben la manera en que quieren construir su vida y construir su sueño y ese sueño no es el mismo que el Estado tiene en relación a ellos”, aseguró.

El arquitecto agregó que con esto “el Estado se está perdiendo una oportunidad única para desarrollar conjuntos habitacionales que no conlleven los niveles de deterioro, hacinamiento y segregación en que terminan normalmente”.

En tanto, Lautaro Guanca, vocero de la Federación Nacional de Pobladores, señaló que mientras no se cambie radicalmente la forma en que se generan las políticas de vivienda en el país, no habrá avances sustantivos.

En ese sentido, apuntó a la responsabilidad del Gobierno en la promoción de iniciativas como el decreto supremo 116, que pretendía resolver el problema de muchas familias que tienen un subsidio, pero no un proyecto habitacional donde utilizarlo. “Están sacando de las arcas fiscales recursos directos hacia el capital inmobiliario más especulador, que genera familias sin vivienda, con deudas, engañadas y postergadas. Lo que lograron los vecinos organizados en el último periodo de lucha habitacional fue levantar proyectos de vivienda popular en sus comunas y lo que está haciendo el gobierno es tratar de mantener la agenda privatista y especuladora sobre la vivienda en Chile y mantener la segregación social, la expulsión de los pobladores a las periferias”, señaló.

Los vecinos agrupados en Ukamau exigen además una solución al Serviu para las más de 20 familias que habitan el territorio donde se construirá el proyecto inmobiliario.  Acusaron un error cometido por las autoridades, porque expropiaron justamente el único sector habitado de La Maestranza.

Síguenos en